Artículos de opinión

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Después de las movilizaciones en el campo de enero y de este mes es probable que por un tiempo las aguas se tranquilicen. A nivel gremial se evalúa que es momento de que las organizaciones representativas de los productores "trabajen" en la relación con el gobierno trasladándole los planteos del sector.

El presidente de la Federación Rural, Fernando Dighiero, dijo a El País que hoy se evaluará en la gremial las movilizaciones del 24 de febrero pasado, aunque ya reconoció que fueron "menos numerosas" que las de enero. "Es momento de bajar la pelota al piso y dejar que las gremiales trabajen", consideró.

La conveniencia de adherir a las movilizaciones había sido muy debatida en el seno de la Federación. Dighiero señaló que la organización tomó la decisión de respaldar las movilizaciones y dejó en libertad a su dirigencia de concurrir o no a las distintas concentraciones.

Marcos Algorta, productor lechero de San José que estuvo detrás de la organización de las marchas de enero y del 24 de febrero, señaló a El País que "esto no se pinchó", y destacó que el 24 se logró que se realizaran concentraciones en la mayoría de los departamentos y que se sumaron más sectores productivos. Algorta dijo que los productores que leyeron las distintas proclamas no están agremiados y que no sabe si efectivamente la Federación Rural apoyó las marchas. Pero enfatizó que la Asociación Agropecuaria de San José sí lo hizo. Algorta reconoció que las movilizaciones no pueden ser permanentes porque los productores deben ocuparse de sus establecimientos, pero insistió en que el nivel de adhesión fue importante y que se incorporaron horticultores, ganaderos y agricultores a las diferentes movilizaciones.

Consultado respecto a si las medidas adoptadas para el sector lechero por el gobierno (un crédito puente de US$ 66 millones para cuatro empresas de la industria láctea) pudo incidir en la voluntad de movilizarse de los productores, comentó que el sector sigue teniendo motivos para protestar. Consideró una "vergüenza" el costo de la electricidad y de los combustibles en Uruguay (que podrían ser 10% más bajos). De todas formas, señaló que el crédito puente supone una ayuda, y que los impulsores de las movilizaciones no quieren transmitir la imagen de que se oponen a todo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar