El tribunal que esta semana condenó a 11 personas a penas de entre 4 y 30 años de cárcel por tomar parte en la masacre de Curuguaty en Paraguay, que en 2012 causó 17 muertes y el cese del expresidente Fernando Lugo, leerá la sentencia íntegra este lunes en Asunción en medio de fuertes medidas de seguridad.

Hasta un millar de policías serán desplegados dentro y fuera del Palacio de Justicia, donde está prevista una concentración de protesta contra las sentencias, que ya fueron criticadas el pasado lunes por grupos de izquierda como el Frente Guasu, el partido de Lugo.

Los condenados estaban acusados de varios delitos, algunos de ellos de las muertes de los 6 policías fallecidos en la masacre. La Fiscalía nunca investigó las de los once labriegos que murieron durante la matanza.

La lectura servirá para conocer los fundamentos en los que se basa la sentencia contra esas 11 personas condenadas, dijo a Efe Marcos Shirakawa, uno de los abogados de la defensa.

Shirakawa añadió que se debe "demostrar por qué se condena a los acusados, a través de las pruebas presentadas, testificales, documentales e instrumentales, y lo que consideró el tribunal para poder condenar".

En la lectura estarán presentes siete de los once condenados, ya que cuatro de ellos recuperaron el martes su libertad al cumplir sus penas (cuatro años de prisión) con la reclusión preventiva que mantenían desde el 2012.

El caso Curuguaty (este) se refiere a un operativo realizado el 15 de junio de 2012 por varios centenares de policías, que acudieron a desalojar a unos 70 campesinos de las tierras que habían ocupado para pedir que se integraran a la reforma agraria.

Durante el desalojo se produjo un tiroteo en el que murieron 11 campesinos y 6 policías.

La matanza de Curuguaty sirvió de base al entonces opositor y hoy gobernante del Partido Colorado para impulsar la destitución del presidente Fernando Lugo en un juicio político tildado de irregular por instituciones como Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)

 

Fotografía: Paraguay.com

Texto: Agencia EFE

Artículo original disponible en: 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar