Posts @IPDRS

El rechazo del Congreso paraguayo a la decisión que tomaron Argentina, Brasil y Uruguay establece un nuevo escenario que genera un conflicto jurídico y político. 

El canciller de Brasil, Antonio Patriota, anunció que un grupo de "alto nivel" se reunirá este mes para volver a analizar el ingreso de Venezuela dentro del Mercado Común del Sur (Mercosur).

El rechazo del Congreso paraguayo a la decisión que tomaron Argentina, Brasil y Uruguay establece un nuevo escenario que genera un conflicto jurídico y político. 

El canciller Patriota compareció ante la Comisión de Relaciones Exteriores de Brasil para explicar el alcance de la situación. Reconoció que el retorno del gobierno paraguayo y una posible reevaluación del ingreso de Venezuela están siendo considerados por los representantes del Mercosur y de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur). 

La principal preocupación es qué ocurrirá cuando Paraguay vuelva a ser readmitido dentro del bloque con todos los derechos, tras las elecciones de abril de 2013. 

"Existe un grupo de alto nivel de Unasur que ya se reunió tres veces en Lima (Perú), y se debe reunir una vez más ahora en septiembre, que convalidará esas cuestiones. No tengo una respuesta precisa", remarcó. A renglón seguido, indicó que "el mandato del grupo de alto nivel es validar y monitorear la situación interna de Paraguay con la intención de solucionar la situación en un plazo breve". 

El pasado 31 de julio, los presidentes Cristina Fernández (Argentina), Dilma Rousseff (Brasil) y José Mujica (Uruguay) aprovecharon la suspensión que dieron a Paraguay, para aprobar el ingreso de Venezuela en el bloque. 

Sin embargo, el Congreso rechazó el protocolo de adhesión del gobierno de Chávez y el presidente Federico Franco anunció que ratificará la decisión y remitirá la determinación a los demás países del bloque regional. 

Parlamentarios brasileños admitieron que hay un dilema tras el rechazo del Congreso de Paraguay. El canciller Patriota volvió a defender la decisión tomada por los mandatarios del bloque.

 

 

La suspensión de Paraguay del Mercosur y de la Unasur no afecta a la economía paraguaya ni a la población, afirmó el miércoles el ministro de Relaciones Exteriores brasileño, Antonio Patriota.  

"No hay en las informaciones de las que dispongo señal de que Paraguay esté teniendo alguna penalización económica en razón de su suspensión" de la Unasur y el Mercosur, dijo Patriota, cuestionado en una comparecencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados.

"Paraguay continúa vendiendo sus productos, recibiendo inversiones extranjeras, incluso de sus socios regionales, como era la intención", expresó. "La decisión de suspensión no afecta los intereses del pueblo paraguayo ni los beneficios de Paraguay como socio y beneficiario del Mercosur", añadió.

Cuando Paraguay fue suspendido de los organismos regionales, tras la destitución del presidente Fernando Lugo en junio por parte del Congreso, "fue dicho muy claramente que no se trataba de penalizar al pueblo paraguayo, a la nación paraguaya, y que las relaciones comerciales, los créditos, las inversiones, los contactos entre los sectores privados, y hasta las relaciones consulares proseguirían", afirmó.

El objetivo de la suspensión de Paraguay "fue declarar que hubo ruptura democrática y que eso impedía el desarrollo de la cooperación para la integración", dijo el canciller brasileño.

Patriota expresó el "más firme deseo de que la sanción dure lo menos posible y al más breve plazo podamos tener contactos plenos".

El 29 de junio, Argentina, Brasil y Uruguay suspendieron a Paraguay del Mercosur hasta las elecciones de abril de 2013, en respuesta a la destitución de Lugo de la presidencia, y decidieron incluir a Venezuela en el bloque regional. 

En todo el territorio brasileño existen cerca de 305 etnias indígenas que hablan 274 lenguas. Los datos del Censo Demográfico 2010 fueron divulgados el miércoles, día 10, por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística - IBGE. Entre otras informaciones, el análisis registra un total de 896,6 mil  indios viviendo en toda el área nacional.

Por primera vez el órgano investigó cuántas etnias existen en los diferentes pueblos, utilizando como base para el análisis de definición de las comunidades las afinidades lingüísticas, culturales y sociales. La mayor concentración es la etnia Tikúna, con un 6,8% de la población indígena.

La mayoría de los indios vive en el área rural, un 63,8%, hecho que reveló una situación inversa de la del Censo de 2000, período en el cual un 52% de la población indígena estaba viviendo en el área urbana. La mayor concentración indígena está localizada en la región norte del país, con un total de 342,8 mil indios, mientras la menor está en la región sur, con 78,8 mil indios.

También fueron identificadas 505 tierras indígenas que corresponden a un 12,5% del territorio brasileño. Más de la mitad de los indios, un 57,7%, viven en esos territorios, la tierra indígena Yanomami, ubicada entre los estados de Amazonas y Roraima es la mayor de todas y cuenta con una población de 25,7 mil indígenas.

 

 

Un tribunal federal ordenó este martes suspender las obras de la gigantesca represa de Belo Monte, en la Amazonía brasileña, debido a que los indígenas no fueron escuchados antes de que se iniciaran las obras, informó la autoridad judicial este martes.

El Tribunal Regional Federal de la 1era Región (TRF1) acogió una apelación de la fiscalía de Pará, estado donde se construye la obra, y dispuso la paralización inmediata de los trabajos hasta tanto las comunidades nativas sean escuchadas en el Congreso, dijo una fuente del organismo a la AFP.

La justicia "ordenó parar las obras porque los indígenas no fueron escuchados antes de que iniciara la construcción", explicó la fuente.

En el 2005, cuando el Congreso aprobó el proyecto de Belo Monte, exigió que se realizaran los respectivos estudios ambientales, pero la norma determina que los indígenas sean escuchados antes de que se autoricen los trabajos y con base en dichos estudios.

Los indígenas -que se oponen a la represa por el alto impacto en actividades como la pesca, si bien la hidroeléctrica se construye fuera de sus territorios- deberán ser escuchados en el Congreso para que la construcción de la tercera mayor represa del mundo pueda ser reiniciada, explicó la fuente.

La decisión podrá ser apelada por Norte Energía, consorcio constructor de la obra, ante una instancia superior. Consultada por la AFP, la empresa dijo que espera la notificación del fallo para responder jurídicamente.

El TRF1 fijó una multa de 500.000 reales diarios (unos 250.000 dólares) en caso de que la empresa desacate la orden, que fue celebrada como una victoria por los indígenas.

"Esa fue una decisión histórica para el país y para los pueblos (del río) Xingú. Fue una gran victoria que muestra que Belo Monte no es un acto consumado. Estamos muy felices y satisfechos", afirmó Antonia Melo, coordinadora del Movimiento Xingú Vivo, en declaraciones a la prensa. 

El presidente Hugo Chávez recibió la bienvenida como nuevo miembro del Mercado Común del Sur, en una cita extraordinaria ayer en Brasilia a la que asistieron sus colegas de Brasil, Dilma Rousseff; de Argentina, Cristina Kirchner, y de Uruguay, José Mujica. 

Rousseff, quien ejerce la presidencia pro témpore del grupo creado en 1991, saludó la adhesión de Venezuela en medio de la crisis internacional, y dijo que su inclusión convierte al bloque en una "potencia energética y alimentaria mundial.

"Considerando los cuatro países más ricos del mundo, Estados Unidos, China, Alemania y Japón, el Mercosur es la quinta economía (....) La presencia de Venezuela aporta mucho en ese sentido", destacó Rousseff en un discurso ante la prensa.

Chávez, quien se declaró libre del cáncer que le diagnosticaron en 2011, reapareció de buen semblante en su primer viaje desde enero para concretar una aspiración de seis años. Y es que Venezuela -primer productor sudamericano de crudo- ingresó al bloque tras la suspensión temporal de Paraguay, el otro socio fundador, ante la destitución sumaria del ex presidente Fernando Lugo en junio. El Senado paraguayo bloqueaba desde 2006 la adhesión de Caracas.

Paraguay está suspendido del Mercosur hasta los comicios de abril de 2013.

"Más allá de la críticas" de quienes cuestionan el ingreso venezolano "nos interesa muchísimo salir del modelo petrolero, impulsar el desarrollo agrícola de Venezuela (...), el desarrollo industrial", además del turismo, destacó Chávez en el mismo acto.

"El Mercosur es sin duda la locomotora más grande que existe para preservar nuestra independencia y acelerar nuestro desarrollo integral", añadió.

En el mismo acto, la mandataria argentina, Cristina Kirchner, dijo que la inclusión de Venezuela transforma al Mercosur en un "polo de poder".

"La incorporación de Venezuela cierra definitivamente la ecuación de lo que va a ser este siglo XXI: energía, minerales, alimentos, ciencia y tecnología. De las cuatro tenemos" los cinco miembros del Mercosur, señaló.

Lejos de la polémica por la forma en que se concretó el ingreso venezolano, Chávez envió un mensaje claro de su potencial como socio al firmar ayer un acuerdo con Brasil por 900 millones de dólares para la adquisición de 20 aviones comerciales E-190 del fabricante brasileño Embraer.

El acuerdo, que prevé la entrega a fin de año de las primeras seis aeronaves, es el primero que suscribieron los dos países tras el bloqueo estadunidense de la compra de 24 aviones brasileños de combate Supertucanos por parte de Venezuela.

Con el nuevo socio, el producto interno bruto del Mercosur representará 83.2 por ciento del de toda Sudamérica y su población sumará 270 millones de personas (70 por ciento del total de la subregión).

La alta demanda de alimentos y bienes de Venezuela, que importa buena parte de lo que consume, aumenta sensiblemente las opciones de comercio con Brasil y Argentina, grandes proveedores mundiales de alimentos.

Caracas se convertirá oficialmente en socio pleno del Mercosur el 12 de agosto y tendrá hasta 2016 para ajustarse a las reglas comerciales, incluidas las normas, nomenclatura y tarifa externa común. Pero la expectativa de Brasil es que Venezuela inicie antes de 2013 la desgravación tarifaria para el comercio interbloque.