Artículos de opinión

Posts @IPDRS

Más vale un no acuerdo que un mal acuerdo:
Las miles de soluciones están en manos de los pueblos

Foro Global por la Vida, y la Justicia Social y Ambiental
4 al 10 de diciembre de 2010

Los miembros de La Vía Campesina de más de 30 países de todo el mundo juntamos nuestras miles de luchas en Cancún para exigir a la Cumbre sobre Cambio Climático (COP 16), justicia ambiental y respeto a la Madre Tierra, para denunciar los ambiciosos intentos de los gobiernos, principalmente del Norte, de comercializar todos los elementos esenciales de la vida en beneficio de las corporaciones trasnacionales y para dar a conocer las miles de soluciones para enfriar el planeta y para frenar la devastación ambiental que hoy amenaza muy seriamente a la humanidad.

 

Tomando como principal espacio de movilización el Foro Alternativo Global por la Vida, la Justicia Social y Ambiental, nosotras y nosotros celebramos talleres, asambleas, reuniones con nuestros aliados y una acción global que llamamos los miles de Cancún y que repercutió por todo el planeta y hasta en las mismas salas del Moon Palace de la COP 16. Esta acción del 7 de diciembre, tuvo como expresión de nuestra lucha una marcha de miles de miembros de La Vía Campesina acompañados por los indígenas Mayas de la península mexicana y nuestros miles de aliados de organizaciones nacionales e internacionales.

 

La movilización hacia Cancún inició desde el 28 de noviembre con tres caravanas que partieron desde San Luis Potosí, Guadalajara y Acapulco, que recorrieron los territorios más simbólicos de la devastación ambiental pero además de las resistencias y las luchas de las comunidades afectadas. El esfuerzo de las caravanas fue un trabajo conjunto con la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, el Movimiento de Liberación Nacional, el Sindicato Mexicano de Electricistas y cientos de pueblos y personas que nos abrieron las puertas de su generosidad y solidaridad. El 30 de noviembre arribamos con nuestras caravanas a la Ciudad de México, celebramos un Foro Internacional y una marcha acompañados de miles de personas y cientos de organizaciones que también luchan por la justicia social y ambiental.

En nuestra jornada hacia Cancún, otras caravanas, una de Chiapas, otra de Oaxaca y una de Guatemala, después de muchísimas horas de viaje, se unieron en Mérida para celebrar una ceremonia en Chichen Itza y finalmente llegar a Cancún el 3 de diciembre para instalar nuestro campamento por la Vida y la Justicia Social y Ambiental. Al día siguiente, 4 de diciembre, abrimos nuestro foro y así dimos inicio a nuestra lucha en Cancún.

¿Por qué llegamos a Cancún?

Los actuales modelos de consumo producción y comercio han causado una destrucción medio ambiental de la cual los pueblos indígenas, campesinos y campesinas somos las principales víctimas. Así que nuestra movilización hacia Cancún y en Cancún es para decirle a los pueblos del mundo que necesitamos un cambio de paradigma de desarrollo y economía.

Hay que trascender el pensamiento antropocéntrico. Hay que reconstituir la cosmovisión de nuestros pueblos, que se basa en el pensamiento holístico de la relación con el cosmos, la madre tierra, el aire, el agua y todos los seres vivientes. El ser humano no es dueño de la naturaleza, si no que es parte de todo lo que tiene vida.

Ante esta necesidad de reconstituir el sistema, el clima, la madre tierra, denunciamos

1. Que los gobiernos continúan indiferentes ante el calentamiento del planeta y en vez de debatir sobre los cambios de políticas necesarias para enfriarlo, debaten sobre el negocio financiero especulativo, la nueva economía verde y la privatización de los bienes comunes.

2. Las falsas y peligrosas soluciones que el sistema capitalista neoliberal implementa como la iniciativa REDD+ (Reducción de emisiones por deforestación y degradación); el MDL (Mecanismo de Desarrollo Limpio), la geoingeniería, representan comercialización de los bienes naturales, compra de permisos para contaminar o créditos de carbono, con la promesa de no talar bosques y plantaciones en el Sur.

3. La imposición de la agricultura industrial a través de la implementación de productos transgénicos y acaparamiento de tierras que atentan contra la Soberanía Alimentaria.

4. La energía nuclear, que es muy peligrosa y de ninguna manera es una verdadera solución.

5. Al Banco Mundial, al Fondo Monetario Internacional, a la Organización Mundial de Comercio por facilitar la intervención de las grandes transnacionales en nuestros países.

6. Los impactos que ocasionan los tratados de libre comercio con los países del Norte y la Unión Europea, que no son más que acuerdos comerciales que abren más las puertas de nuestros países a las empresas transnacionales para que se adueñen de nuestros bienes naturales.

7. La exclusión de los campesinos y pueblos indígenas en las discusiones de los temas trascendentales en la vida de la humanidad y de la madre tierra.

8. La expulsión de Compañeros y compañeras del espacio oficial de la COP 16 por su oposición a los planteamientos de los gobiernos que apelan por un sistema depredador que apuesta por exterminar a la madre tierra y a la humanidad.

No estamos de acuerdo con la simple idea de "mitigar" o "adaptarnos" al cambio climático. Se necesita justicia social, ecológica y climática, por lo que exigimos:

1. Retomar los principios de los acuerdos de Cochabamba del 22 de abril del 2010 como un proceso que realmente nos lleve a la reducción real de la emisión de gases de carbono con efectos invernaderos y para lograr la justicia social y ambiental.

2. La Soberanía alimentaria en base a la agricultura campesina sustentable y agroecológica dado a que la crisis alimentaria y la crisis climática son lo mismo, ambas son consecuencias del sistema capitalista.

3. Es necesario cambiar los estilos de vida y las relaciones destructivas del medio ambiente. Hay que reconstituir la cosmovisión de nuestros pueblos originarios, que se basa en el pensamiento holístico de la relación con el cosmos, la madre tierra, el aire, el agua y todos los seres vivientes.

La Vía Campesina como articulación que representa a millones y millones de familias campesinas en el mundo y preocupados por la recuperación del equilibrio climático llama a:

1. Asumir la responsabilidad colectiva con la madre tierra, cambiando los patrones de desarrollo de las estructuras económicas y desapareciendo a las empresas transnacionales.

2. Reconocemos a gobiernos como el de Bolivia, Tuvalu y algunos mas, que han tenido la valentía de resistirse ante la imposición de los gobiernos del Norte y de las corporaciones transnacionales y hacemos un llamado para que otros gobiernos se sumen a la resistencia de los pueblos frente a la crisis climática.

3. Tomar acuerdos obligatorios de que todos los que contaminen el ambiente deben rendir cuentas por los desastres y delitos cometidos contra la madre Naturaleza. De igual forma obligar a reducir los gases de carbono en el lugar donde se genera. El que contamina debe dejar de contaminar.

4. Alertamos a los movimientos sociales del mundo sobre lo que acontece en el planeta para defender la vida de la madre tierra porque estamos definiendo lo que será el modelo de las futuras generaciones.

5. A la acción y a la movilización social de las organizaciones urbanas y campesinas, a la innovación, a la recuperación de las formas ancestrales de vida, a unirnos en una gran lucha para salvar a la madre tierra que es la casa de todos y todas contra el gran capital y de los malos gobernantes, es nuestra responsabilidad histórica.

6. A que las políticas de protección a la biodiversidad, soberanía alimentaria, manejo y administración del agua se basen en las experiencias y participación plena de las propias comunidades.

7. A una consulta mundial a los pueblos para decidir las políticas y las acciones globales para detener la crisis climática.

¡Hoy!, Ahora mismo llamamos a la humanidad para actuar inmediatamente por la reconstitución de la vida de toda la madre naturaleza, recurriendo a la aplicación del "cosmovivir".

Por eso, desde las cuatro esquinas del planeta nos levantamos para decir: ¡No más daño a nuestra Madre Tierra! ¡No más destrucción al planeta!. ¡No más desalojos de nuestros territorios! ¡No más muerte a los hijos e hijas de la Madre Tierra! ¡No más criminalización de nuestras luchas!

No al entendimiento de Copenhague. Si a los principios de Cochabamba.

¡Redd NO! ¡Cochabamba SI!

¡LA TIERRA NO SE VENDE, SE RECUPERA Y SE DEFIENDE!

GLOBALICEMOS LA LUCHA, GLOBALICEMOS LA ESPERANZA

Delegación de la Vía Campesina a Cancún, 9 de diciembre de 2010

No dejen de visitar nuestra página oficial: http://www.cloc-viacampesina.net/ ó http://www.viacampesina.org/

Cierra la cumbre de cambio climático con enorme incertidumbres sobre sus resultados. Pero ni las aguas esmeralda, ni la arena casi transparente, ni el desorden o las enormes distancias que hay que recorrer para moverse en esta cumbre de cambio climático han distraído el eje central de todas las discusiones. ¿Quién va a pagar los costos de las innumerables acciones que hay que tomar para detener el calentamiento global y el cambio climático?

La primera respuesta directa viene de los países emergentes que piensan que la cuenta más grande debe ser pagada por los países que ya se desarrollaron en base a los combustibles fósiles y que ahora deben repartir parte de sus riquezas. El Grupo de los 77 (al que pertenece Argentina) pide el 1,5% del PBI de los desarrollados, alrededor de 600.000 millones de dólares por año que irían a un fondo a repartir proporcionalmente al número de habitantes, niveles de contaminación y necesidad de reconversión. Los desarrollados dicen que es imposible sacar un solo dólar de sus finanzas en el medio de la crisis económica que están atravesando y que hay que apelar al sector privado.

Ahí surge una propuesta desde las Naciones Unidas de implantar un impuesto al transporte de mercancías y personas. Algo que impondría, por ejemplo, un aumento en los pasajes de avión o en el transporte de containers por vía marítima. Esto, de acuerdo al primer ministro de Etiopía Meles Zenawi, podría sumar unos 10.000 millones de dólares al año. También se sigue hablando de un impuesto a las transacciones financieras internacionales que ronda desde hace años, pero las potencias se oponen a una medida general y apuntan a algunas medidas más específicas sobre el dinero del juego y el entretenimiento.

De todos modos, se está muy lejos de la promesa realizada el año pasado en Copenhague por parte de la Unión Europea y Japón de un fondo de entre 20.000 y 30.000 millones de dólares por año hasta el 2020 y a partir de ese momento 100.000 millones al año. Liu Zhen Min, el negociador número dos de China, dijo a Clarín que "cumplir con ese compromiso es crucial para cualquier avance en las negociaciones. Si ese dinero no aparece, no podemos hablar de nada más". Yeon Sung Shin, el representante de Surcorea también llamó a que aparezca el dinero. Pero el negociador estadounidense Todd Stern dijo que este año su país había aportado apenas 1,7 millones y un crédito para proyectos de tecnologías verdes por 300 millones de dólares.

Evo Morales, el presidente boliviano, directamente llamó a "terminar con este capitalismo que nos está matando" como la única vía para conseguir los fondos que necesitan los países en desarrollo.

Para ayudar a los países en desarrollo a hacer uso de los múltiples fondos e instrumentos disponibles para el financiamiento del clima, el sitio web de referencia, www.climatefinanceoptions.org, fue lanzado en la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático en Cancún.

Las cuestiones del financiamiento del clima tienen gran importancia en la agenda de Cancún. La plataforma web Climate Finance Options (CFO, Opciones Financieras del Clima en español), concebida como la página para obtener información sobre el financiamiento climático, ayudará a los países en desarrollo en sus esfuerzos por identificar las fuentes críticas de financiamiento para combatir el cambio climático.

"Los países en desarrollo necesitan tener acceso a la información sobre las posibles fuentes de financiamiento, ejemplos inspiradores de mejores prácticas, resultados de las investigaciones y las herramientas para una mejor toma de decisiones de inversión. La página Climate Finance Options proporciona una ventana a esa información", dijo Warren Evans, director del Departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial.

En el marco de las negociaciones mundiales sobre el cambio climático, el Grupo del Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) han realizado conjuntamente la plataforma web de conocimiento, en estrecha cooperación con la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

"Para que la ayuda del clima sea más eficiente, es fundamental para los países tener acceso, secuenciar, e integrar efectivamente las fuentes de financiamiento para el clima a nivel nacional. El PNUD se complace de poder trabajar en conjunto para proporcionar la plataforma CFO y ayudar a los países a navegar por el complejo de fuentes de financiación a través de una ventanilla única", dijo Veerle Vandeweerd, director de Medio Ambiente y del Grupo de Energía del PNUD.

Los países en desarrollo a menudo se enfrentan a un vacío de información en su búsqueda en torno a los fondos para apoyar sus necesidades de desarrollo de cambio climático. Esas necesidades son cada vez más exigentes y demandan enormes cantidades de flujos financieros -100 billones de dólares para adaptación y 175 billones de dólares para la mitigación por año en los países en desarrollo para el año 2030-. Muchos países en desarrollo ya están tomando medidas de sus escasos recursos propios.

La plataforma CFO ofrece una serie de servicios. Se documenta y analiza los tipos de fondos disponibles, qué cantidad está disponible para qué, los criterios para acceder a ellos, cómo el dinero se rige y administra. La plataforma también proporciona ejemplos y prototipos de casos exitosos en los que los distintos fondos se mezclaron para obtener el máximo impacto. Y el CFO es un centro de conocimiento con una amplia gama de literatura sobre el tema y las herramientas para que los desarrolladores del proyecto puedan analizar sus propios proyectos y puedan tomar decisiones más informadas.

 

  • El Gobierno de México trabaja para consolidar más proyectos productivos en este segmento, detonando la participación de sistemas de financiamiento.
  • La agricultura familiar tiene una relación directa con la naturaleza, ya que se convierten en guardianes de su entorno, por lo que esta actividad representa una manera efectiva de producir alimentos al tiempo que se protege el medio ambiente, señalan en el Foro.

El Subsecretario de Desarrollo Rural de la SAGARPA, Ignacio Rivera Rodríguez, aseguró que la agricultura familiar o de pequeña escala está llamada a ser protagonista en el reto de la seguridad alimentaria y en las acciones para mejorar las prácticas agrícolas que lleven a disminuir las afectaciones por el cambio climático.
Con respecto a las políticas públicas implementadas por el Gobierno Federal sobre este rubro, afirmó que se trabaja para consolidar más proyectos productivos dentro de este segmento, detonando la participación de sistemas de financiamiento.

Durante sus actividades en eventos paralelos a la Convención Marco de Naciones Unidas de Cambio Climático (COP16), celebrada en México, Ignacio Rivera aseguró que el 90 por ciento de la actividad productiva en el sector agrícola es de mediana y pequeña escala, de ahí la importancia de enfocar acciones para detonar el desarrollo en una parte importante de la población del país.

Ante el hecho de que el 75 por ciento de los pobres del mundo viven en el campo, lo que significa que la mayoría de ellos o son agricultores o están relacionados con esta actividad, sostuvo que este dato es un punto de referencia del importante potencial que el sector rural tiene, a través del desarrollo de la agricultura sustentable.

En la Conferencia Internacional, "Agricultura Familiar, Sistema Financieros Rurales y Cambio Climático", el Subsecretario señaló que hay estudios que indican que un peso invertido en la agricultura familiar tiene mucha eficiencia, dada la condición para adaptarse a los mecanismos de productividad y sistemas de servicios.
En México, agregó, la estructura productiva en el campo refleja que aproximadamente el 10 por ciento de los productores son de escala grande, lo que indica que el 90% es de pequeña y mediana escala; mediante un ejercicio de estratificación de los productores se encontró que el 60 por ciento son de mediana escala (con superficie de 5 a 10 hectáreas) y 30% son de pequeña.

Ante representantes de organismos internacionales y de asociaciones campesinas, el Diputado Electo de Brasil, Acid de Couto, explicó que actualmente su país desarrolla políticas públicas para los proyectos de agricultura familiar, toda vez que hace 40 años se vieron incrementados los asentamientos urbanos por la migración de gente del campo a las grandes ciudades y, con esto, los efectos sociales que esto representa.
Señaló que la agricultura familiar tiene una relación directa con la naturaleza y esto es sinónimo de cuidado, ya que se convierten en guardianes de su entorno, por lo que esta actividad representa una manera efectiva de producir alimentos al tiempo que se protege el medio ambiente.

Por su parte, la especialista de Estados Unidos, Karen Johnson, indicó que en su país vienen trabajando en el tema y un ejemplo de ello es la celebración de contratos por cinco años con los pequeños agricultores para que de manera alterna siembren y cuiden árboles, lleven a cabo acciones para el mejoramiento de los suelos y realicen la rotación de cultivos, entre otras medidas, por lo que reciben incentivos de parte del gobierno.
Afirmó que es importante la participación de todos en estas medidas, ya que el 90 por ciento de los desastres naturales se deben a efectos del cambio climático.  

Por último, el Director General de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), José Manuel Torres, indicó que la parte forestal está directamente vinculada con la actividad agrícola, por lo que se desarrollan líneas de trabajos transversales que lleven a un desarrollo sustentable en las comunidades rurales del país.

Las investigaciones, dijo, han demostrado que los ecosistemas que funcionan correctamente reducen el impacto del cambio climático, algunos de ellos son los bosques que regulan el suministro de agua o los manglares que protegen las áreas costeras de oleadas o del aumento del nivel del mar.

Fuente: Coordinación General de Comunicación Social. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, (SAGARPA).

 

Sumándose al gran número de actividades de movilización que se realizan en el marco de la Cumbre sobre el Clima, la COP 16, organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales y pueblos indígenas promoverán, desde mañana hasta el próximo 10, el Fórum Internacional sobre Justicia Climática - Diálogos de los Pueblos. El evento se realizará en Cancún, México, en el mismo lugar donde se realizó la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas.

El espacio creado a partir de hoy (4) será de "información, discusión, análisis y formulación de propuestas y estrategias" sobre los cambios climáticos en el marco de la justicia climática, orientada a una población históricamente excluida del debate emprendido en la COP16. Durante los cinco días de encuentro serán realizados paneles, mesas temáticas, plenaria, una marcha conjunta, estrategias en torno del Tribunal de Justicia Climática, además de actividades autogestionadas y momentos culturales.

El primer día del programa tendrán inicio los paneles generales. "El cambio climático: reflejo de una crisis global" y "Agravamiento de la crisis climática: el papel del libre comercio, de las trasnacionales y de las instituciones financieras internacionales". En este momento, los participantes serán llevados a analizar las distintas posturas ante el futuro del planeta y de la humanidad.

La segunda parte del domingo (5) y todo el lunes (6) serán dedicados a los debates sobre los cambios climáticos y la justicia climática, enfocando la situación de los bosques, de la agricultura, de la soberanía alimentaria, de los pueblos indígenas y de los derechos de la madre tierra.

La programación del martes merece ser destacada, pues será un importante momento de unión entre los pueblos indígenas, campesinos y campesinas, movimientos y organizaciones sociales para denunciar las falsas soluciones a los cambios climáticos. En las calles de Cancún, los manifestantes saldrán en marcha con el fin de exigir que sus voces sean oídas.

Para que las manifestaciones no queden concentradas sólo en México, la población mundial está siendo llamada a movilizarse y apoyar a los que están luchando muy cerca de los tomadores de decisiones. Sea por medio de promoción de festivales, exposiciones, o debates en las escuelas, comunidades y poblados, lo importante es apoyar la causa.

En los días 8 y 9 serán destacados los paneles sobre mega-proyectos, migración, justicia de género, militarización, ciudad, transporte, sostenibilidad, agua, represas y desastres. Estos momentos de debate serán seguidos por reuniones para formular estrategias de corto plazo relativas a los cambios climáticos.

Durante todos los días en que se desarrollará el Fórum Internacional, los participantes serán puestos al día, sobre los que está sucediendo en la Cumbre de las Naciones Unidas y tendrán acceso a las informaciones sobre la situación en que se encuentran las negociaciones oficiales. De esta forma, será posible acompañar, casi en tiempo real, que propuestas son viables y cuales son falsas soluciones, además de saber cómo quedará formada la agenda climática mundial

En el cierre del evento, el día 10, se trabajará en la creación de propuestas alternativas y en el documento final, que serán divulgados a la prensa, a fin de que se conozca la posición de las organizaciones, movimientos, pueblos indígenas y campesinos/as.

Más informaciones en el sitio: www.dialogoclimatico.org