Artículos de opinión

Posts @IPDRS

Con nuestro ritmo actual de emisiones de gases, el cambio climático se convierte en el ``multiplicador de amenazas'' que podría duplicar el precio de los granos para el 2050 y hacer que millones de niños más estén desnutridos, dijeron expertos el miércoles.

Incluso si dejáramos de emitir gases de efecto invernadero hoy el mundo enfrentará un gran incremento en los precios de los alimentos en este siglo.

Más allá del 2050, cuando los expertos en cambio climático prevén que las temperaturas podrían aumentar hasta 6.4 grados Celsius (11.5 grados Farehnheit) sobre los niveles que hubo en el siglo XX, el planeta muestra un panorama ``desalentador'' para la agricultura, dijo el investigador Gerald Nelson del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI, por sus siglas en inglés).

Los especialistas del destacado instituto, con sede en Washington, dijeron que introdujeron 15 posibilidades de población y crecimiento de ingresos en modelos de clima en supercomputadoras, y descubrieron que el ``cambio climático empeora el bienestar humano futuro, especialmente entre la población mundial más pobre''.

El estudio divulgado en la conferencia anual sobre cambio climático de las Naciones Unidas, que se realiza actualmente en la ciudad turística de Cancún, en el Caribe mexicano, señala que los precios aumentarán impulsados por una combinación de factores: una desaceleración en la productividad de algunas regiones causada por el calentamiento y el cambio de los patrones de lluvias, así como un aumento de la demanda por el aumento de la población y el ingreso.

Al parecer el cambio ya comenzó. Tras un viaje a la India, el agrónomo Andrew Jarvis dijo que los productores de trigo comenzaban a notar que el calentamiento hacía madurar sus cultivos demasiado rápido.

Para la mayoría de los agricultores del mundo tratar de adaptarse a esos cambios ``representará retos mayúsculos'', dijo el IFPRI en su reporte del miércoles.

La investigación señala que habrá alteraciones climáticas para las zonas agrícolas de gran parte del Africa subsahariana, el sur de Asia y partes de Latinoamérica, incluyendo México. Según algunas combinaciones de modelos climáticos y posibilidades, la región centro-oeste de Estados Unidos denominada el cinturón del maíz también ``podría experimentar una reducción significativa en su potencial de productividad'', dijo Nelson.

``A diferencia del siglo XX, en el que los precios reales de la agricultura se redujeron, la primera mitad del siglo XXI posiblemente experimentará aumentos en los precios reales de la agricultura'', agregó el IFPRI en su reporte.

Incluso con una ``mitigación perfecta'', es decir, la eliminación completa e inmediata de los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, los precios reales del grano podrían aumentar debido a una mayor demanda y otros factores.

Sólo si se aplican de inmediato grandes reducciones a las emisiones de gases de efecto invernadero y se destinan miles de millones en fondos para ayudar a los agricultores a adaptarse a un clima cambiante se podrían evitar graves escaseces de alimentos, agregó Nelson.

El escepticismo imperó hoy en el segundo día de sesiones de la Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático (COP-16), que tiene lugar en este balneario del Caribe mexicano.La organización ecologista Greenpeace volvió a expresar en el foro su preocupación ante la falta de compromisos concretos de naciones desarrolladas sobre la disminución de gases contaminantes.

En un documento distribuido en la Cumbre se señala que muchos países desarrollados se escudan en la posición de Estados Unidos respecto a su falta de voluntad para adoptar una ley climática y no hacer nada por alcanzar un acuerdo coherente sobre la preservación del clima en el planeta.

En tal sentido, Greenpease recordó que se lleva 20 años esperando que Washington actúe para impedir los efectos que provocan el cambio climático, en tanto falta una acción mas enérgica del resto de países poderosos para destrabar las discusiones y adoptar el compromiso vinculante que se necesita.

Tras reconocer que naciones emergentes (China, Brasil, India y Suráfrica) están pasando de la retórica a compromisos serios para evitar la deforestación, en Europa, con la excepción de Noruega, no se asume el reto de reducir emisiones al 30 por ciento, sin importar los pasos de otros Estados.

La organización ambientalista expresó su satisfacción ante el hecho de que muchos países invirtieron por segundo año consecutivo, desde el 2009, más fondos para producir energía renovable, que para generar electricidad a partir de combustibles fósiles.

Mientras el académico Alejandro Guevara, especialista en recursos naturales de la Universidad Iberoamericana, estimó que es muy difícil llegar a un acuerdo para ratificar el Protocolo de Kyoto, por las reglas de juego existente en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero.

De la misma manera, un representante de Granada, quien habló a nombre de los pequeños Estados insulares, expuso que se espera que en Cancún al menos se arme el terreno propicio para completar lo que de seguro quedará inconcluso aquí y puedan llegarse a compromisos tácitos en la próxima COP-17, de Suráfrica, en el 2011.

Otro delegado que asiste a las sesiones de la Conferencia de las Partes del Protocolo de Kyoto consultado por reporteros, aseguró que hasta el momento sólo ha visto como acuerdo en Cancún: la admisión de la Asociación del Sur de Asia para la Cooperación Regional, como observadora de la COP-16.

Los 12 Mandatarios de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reunirán entre el 3 y 4 de diciembre en Mar del Plata, Argentina, al margen de la Cumbre Iberoamericana, para decidir el nuevo Secretario General del bloque.

  Como posible sucesor del fallecido ex presidente argentino Néstor Kirchner en ese cargo, se maneja en medios diplomáticos al actual presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien entregará el mando del gobierno a Dilma Roussef el 1 de enero de 2011.

Otro de los nombres que suenan es el del ex presidente uruguayo Tabaré Vásquez, opción hecha pública por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, durante la visita a Guayaquil del actual mandatario de Uruguay, José Mujica, el pasado 16 de noviembre.

"Quedamos en reunirnos el 3 y 4 en Mar del Plata, en la Cumbre Iberoamericana, hacer una reunión de UNASUR para ya tener dos o tres nombres para el nuevo secretario general", indicó Correa el pasado viernes en Georgetown, Guyana.

Voceros de Lula mencionaron que entre los planes de éste no aparece liderar la secretaria de la Unasur.

Sin embargo, esta opción no estaría descartada e, incluso, el propio Lula mencionó el viernes que continuará realizando política activa, aunque no precisó cómo.

En su discurso el viernes, Lula llamó a fomentar la integración latinoamericana y fortalecer el organismo regional del cual él es considerado uno de sus padres.

En breves declaraciones a la prensa en Georgetown, al concluir la IV Cumbre del bloque regional, el presidente venezolano, Hugo Chávez, aclaró que necesariamente los candidatos a ese importante cargo no tendrían que ser ex presidentes y dio a entender habría una opción mayor para escoger.

  • Casi 200 gobiernos buscan un 'heredero' para el Protocolo de Kioto
  • Se percibe como una transición hasta la 'reunión definitva', Sudáfrica 2011
  • En el horizonte, las relaciones entre EE.UU y China para conseguir avances

    "Cancún me deprime un poco". Así se ha referido Al Gore, ex vicepresidente de Estados Unidos y uno de los máximos exponentes de la lucha contra el cambio climático, a la Cumbre contra el Cambio Climático (COP16) que empieza hoy en esta ciudad mexicana y que se celebrará hasta el próximo 10 de diciembre.

    Tras el fracaso de la última reunión (Copenhague 2009), la de Cancún llega marcada por un ambiente de transición, aunque según los expertos hay pocas esperanzas de progresos reales, pero se confía en que se puedan sentar las bases para la reunión definitiva que se celebrará el año que viene en Durban (Sudáfrica).

    Frente a las exageradas expectativas del encuentro celebrado el pasado año en el país nórdico, muchos analistas anticipan que, gracias al 'bajo perfil' del encuentro en Cancún, es posible que exista margen de maniobra para sentar las bases de un futuro tratado sobre la protección del medio ambiente y que pueda sustituir de manera efectiva al Protocolo de Kioto, que expira en diciembre de 2012.

    Las perspectivas no son nada halagüeñas, porque el problema "no sólo no desaparece, si no que cada vez va a peor", lamenta Al Gore. Y los datos le dan la razón.

    El problema no desaparece, si no que cada vez va a peor

    Según la Organización Meteorológica Mundial, los niveles de concentración en la atmósfera de los gases causantes del efecto invernadero han alcanzado su máximo desde el inicio de la Revolución Industrial.

    El objetivo de Naciones Unidas es que en la Cumbre de Cancún se consiga, por lo menos, cierto impulso. "De lo contrario la gente va a perder la fe en el sistema", subraya Rajendra Prachauri, director del Panel de la ONU sobre Cambio Climático.

    Encuentro de transición hasta Durban 2011

    Mientras, los participantes perciben esta reunión como un encuentro de transición entre Copenhague y la que puede ser la Cumbre 'definitiva' sobre cambio climático que se celebrará en Durban (Sudáfrica) en diciembre de 2011.

    La cumbre sudafricana está considerada como la última oportunidad para entablar una estrategia común para proteger el medio ambiente. Si fracasa esa reunión, es posible que los países empiecen a desarrollar estrategias unilaterales o bilaterales y sin ningún tipo de consenso internacional.

    Pero en el horizonte ante cualquier tipo de acuerdo se supervisan las relaciones entre Estados Unidos y China. El gigante asiático y el resto de economías emergentes sólo asumirán el coste de reducción de emisiones si ven que Estados Unidos lo hace primero.

    Un "mar de cambios"

    A pesar del pesimismo reinante, el enviado especial del Banco Mundial para el cambio climático, Andrew Steer, percibe un "mar de cambios" con el comportamiento de los países en desarrollo sobre la importancia de reducir el calentamiento global a través de un cambio en sus políticas energéticas.

    Steer recuerda que en 1990 sólo un 10 por ciento de las naciones en desarrollo consideraban el cambio climático como un pilar básico de desarrollo. En los últimos dos años, esta cifra ha aumentado al 80 por ciento.

    Además, WWF han emitido informes de alabanzas sobre la predisposición de países como China, India, Sudáfrica y Brasil a la hora de combatir el calentamiento global. Es posible que estas políticas cristalicen en Durban, el próximo mes de diciembre, para poner estos compromisos definitivamente por escrito.

  • Ecuador y Colombia restablecieron hoy (26) sus relaciones diplomáticas, interrumpidas desde 2008, anunciaron sus respectivos presidentes, Rafael Correa y Juan Manuel Santos.

      En conferencia de prensa durante la IV cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), los mandatarios informaron que antes del próximo 24 de diciembre, serán nombrados los embajadores para que ocupen el cargo, antes de los feriados de Navidad y Año Nuevo.

    El Jefe de Estado ecuatoriano expresó que este viernes era un día de fiesta para Latinoamérica, mientras el colombiano mostró también su júbilo ante la normalización de los vínculos bilaterales.

    El restablecimiento de las relaciones forma parte de una negociación, que tuvo su capítulo más reciente la pasada semana, cuando se reunieron los cancilleres para abordar temas del conflicto común.

    El 3 de marzo de 2008 el ejército colombiano bombardeó un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano.

    Correa consideró el hecho, ejecutado sin previo aviso, como una violación a la soberanía nacional, por lo que decretó la ruptura de las relaciones diplomáticas.

    El entonces mandatario colombiano Álvaro Uribe justificó la operación como un ataque sorpresa para la captura de uno de los líderes de las FARC.

    Tras meses de conflicto verbal, en septiembre de 2009, los dignatarios aprobaron una declaración conjunta, donde establecieron compromisos a fin de llegar a un acercamiento definitivo.

    Esto llevó a la creación de la Comisión de Asuntos Sensibles para la discusión de los temas que llevaron a la agudización del conflicto.

    Entre ellos se incluía el desciframiento de datos hallados en una computadora del un jefe de las FARC y el proceso judicial en Ecuador contra el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ministro de Defensa durante el bombardeo.