Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

En el marco de la tramitación de la ley de protección de glaciares, miembros de la Coordinación de territorios en defensa de los glaciares, concurrieron a la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados con el objetivo de manifestar sus reparos frente a la iniciativa del Ejecutivo, la que califican como “contradictoria”.

“Este proyecto también vulnera los derechos humanos, vulnera el derecho al agua, y de ahí se desprende la violación de muchos derechos debido a la carencia del agua, ya que al no proteger los glaciares, se está generando un posible escenario de escasez de agua, lo que impacta directamente en el derecho a la vida, el derecho a la salud, el derecho a la alimentación, el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación”, explica Constanza San Juan, vocera de la organización.

“Venimos a la comisión dentro de una estrategia que hemos definido como Coordinación de territorios (en defensa de los glaciares) en donde hace ya varios meses decidimos lo que tenemos que hacer con la ley de protección de glaciales que se está tramitando en la comisión de Medio Ambiente (de la Cámara Baja) es rechazarla”, enfatiza la licenciada en Historia.

¿Cuáles son los fundamentos del rechazo?

Esta ley finalmente esta ley no protege los glaciares. Comenzó como una moción de protección, sin embargo, tras presiones del Consejo Minero que se pueden ver claramente en la historia de la ley, éstas fueron aceptadas por el gobierno, el que termina presentando indicaciones sustitutivas al proyecto de ley original, cambiándole totalmente el sentido, teniendo hoy día un mal llamado proyecto de ley de protección de glaciares, cuando en verdad debiese ser una ley de destrucción de glaciares, o de resguardo de la minería. Rechazamos esta ley porque nos pone en amenaza ya que legaliza y regulariza la intervención de los glaciares, y aparte vulnera los derechos humanos básicos.

Ustedes como representantes de la sociedad civil son la contraparte del proyecto, ¿son los únicos que están defendiendo los glaciares, o hay una institucionalidad que haga el contrapeso?

No hay una contraparte institucional, como podría ser el ministerio de Medio Ambiente, lo que hay es que dentro de la comisión de Medio Ambiente (de la Cámara) quedan unos pocos diputados que iniciaron la moción parlamentaria que pedía la protección de los glaciares, que hoy están realizando fuertes denuncias sobre estos cambios que hizo el gobierno. Están diciendo que esta es una ley minera, más que una ley de medio ambiente.

“Lo que sí se puede hallar hoy día son muchas contradicciones de instituciones del gobierno que no están apoyando, pero en el fondo, no pueden tapar la realidad del país” –explica Constanza San Juan.

“La semana pasada –agrega– la DGA acaba de lanzar el Atlas del Agua de nuestro país, y en él se da cuenta que gran parte del país está en sequía, y por tanto no se entiende cómo la DGA está defendiendo un proyecto que no protege la mayor fuente hídrica de nuestro país y reserva de agua dulce, tanto para el presente como para el futuro”.

¿Qué sentido tiene para el Gobierno promover una ley que no protege los glaciares?

Nosotros hablamos luego de estudiar la historia de la ley, tras lo cual nos hemos encontrado con que la ley que requería el Consejo Minero o la minería, contiene las indicaciones acogidas por el gobierno, tal cual como la minería lo requiere.

¿Cuáles son los intereses de la minería?

Hoy la mayor parte de la gran minería está explotando y destruyendo los glaciares, por tanto, su interés es que no todos los glaciares sean protegidos e incluso han dicho que no son potenciales hídricos de las cuencas, cuando eso no es una realidad; hoy día la mayor parte de nuestro país se abastece de los glaciares y éstos son las reservas estratégicas de aguas futuras.

Según denuncia la Coordinación de territorios, “la ley de glaciares del Ejecutivo establece de forma tramposa que los glaciares estarán ‘protegidos’ bajo tres posibilidades: la primera es que éstos deben encontrarse en una Región Virgen; la segunda, es que esa localización debe corresponder a un Parque y Reserva Nacional; por último, que debe mediar una declaración de ser Reserva Estratégica Glaciar (REG). Existe una cuarta posibilidad que es bajo el escenario de que un glaciar no encaje dentro de ninguna de las tres opciones anteriores”, asegura un documento de la organización defensora.

¿Cuántos glaciares hay en Chile y cuál es su ubicación?

De acuerdo al Inventario Nacional de Glaciares, en Chile se encuentran registrados 24.114 glaciares, los que se localizan a lo largo de todo el territorio. No obstante, ese catastro podría estar incompleto, de manera que no es posible determinar cuántos existen. Lo que sí se sabe es que debido a su privilegiada ubicación geográfica, Chile aglutina el 91 por ciento de los glaciares de Sudamérica.

¿Quiénes están ejerciendo las presiones en este proyecto de ley, podríamos estar frente a una nueva ley de Pesca?

Tal como dijo el diputado Hugo Gutiérrez (en la comisión) al escuchar nuestra exposición, aquí es posible hacer la analogía con ese proceso de la ley de Pesca; qué importante es que él lo haya dicho. Nosotros suscribimos esa aprensión, ya que a simple vista se ve con este proyecto de ley. La presión la está haciendo Codelco y el Consejo Minero que aglutina a las transnacionales y grandes empresas mineras de nuestro país; obviamente, como decimos nosotros, tras ver la ley, lo que sospechamos es que el gobierno acusó recibo de la presión y hoy día los máximos defensores de esta ley que no protege los glaciares es el gobierno de Michelle Bachelet, en la persona del ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier y el director de la Dirección General de Agua, Carlos Estévez.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar