Artículos de opinión

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

El caso de Bosque Tsimane

Ismael Guzmán T.

Martes, 18 Julio 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Los Jóvenes Rurales en las Políticas de Juventud en América Latina; los últimos en la fila?

Fuente: IPDRS
Autoría: Daniel Espíndola
Fecha: Miércoles, 04 Mayo 2016

Hace años que trabajo en juventudes y especialmente en el medio rural, he apoyado organizaciones de jóvenes, entidades gubernamentales, organismos internacionales, he fundado y coordinado algunas redes en el tema, en todo este tiempo he visto como las juventudes rurales son escasamente abordadas en los “planes nacionales de juventud”.

A finales de los 80 era casi inexistente la mención y por supuesto la existencia de planes de juventudes rurales, en el mejor de los casos había referencias muy generales, por supuesto algún caso aislado si tenía cierta presencia el sector rural en dichas políticas de juventud.

En los 90 aumenta la sensibilidad sobre el tema y comienza a evidenciarse más preocupación y algunos programas o líneas de acción se planifican, muchas de las veces coordinados con los Ministerios de Agricultura y/o con los institutos de desarrollo rural.

En los 2000 se observa un crecimiento importante de las menciones, algunas acciones y definición de algunos programas específicos, en la década que estamos promediando se mantiene esa mayor preocupación, pero aún es muy insuficiente el tratamiento directo o las articulaciones con las institucionalidad rural para el desarrollo de programas nacionales de relevancia con el sector de las nuevas generaciones rurales.

Porque de este avance real, pero insuficiente?

La perspectiva muy urbana de las políticas de juventud es muy evidente, al mismo tiempo que la articulación con las instituciones de desarrollo rural por lo general son poco productiva y cuando lo son tienen una impronta muy productivista y centran sus atenciones más en los factores económicos de la producción que en los derechos y necesidades integrales de los sujetos jóvenes.

Por supuesto que los avances logrados permiten tener más esperanza y confianza que se seguirá avanzando, desde el casi desconocimiento, al reconocimiento y a la atención parcial, podemos pronosticar que le continuará una etapa de profundización y con ella compensar los déficit anteriores y realmente hablar de políticas de juventudes y todas las juventudes en nuestros países.

Actualmente hay casos muy interesantes en varios países de la región, que tienen un conjunto de resultados y lecciones aprendidas que sería muy oportuno ser conocidas por todos los institutos de juventud y por la institucionalidad rural.

Sería muy importante una actualización de estrategias, una revisión de metodologías y enfoques, el trabajo en redes actualmente que permiten las TIC y los diversos organismos internacionales en juventud, especialmente la OIJ son ambientes ideales para dicha profundización.

Los jóvenes rurales son un porcentaje muy importante de toda la población joven y están en los territorios que tienen una significación cultural, social, política y económica muy relevante, espero que prontamente podamos reconocer más avances y que tenga en los propios jóvenes rurales a los actores centrales de dichos avances.