Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Desde el pasado 31 de marzo al 2 de abril se llevó a cabo, en la ciudad de Valencia (España), el Foro Mundial sobre el Acceso a la Tierra y a los Recursos Naturales (FMAT 2016). Ya que fue el acceso a la tierra el eje temático central del encuentro, el Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS) asistió y compartió la iniciativa "Movimiento Regional por la Tierra y Territorio" durante el evento.

Con una masiva concurrencia, entre delegaciones extranjeras y asistentes locales, el FMAT recibió a un gran número de especialistas agrarios y funcionarios públicos de diferentes partes de América, Europa y África. Asimismo, algunas organizaciones rurales enviaron a sus representantes, quienes manifestaron sus agendas reivindicativas participando de alguno de los trece talleres paralelos que el evento dispuso.

Un acuerdo de los organizadores fue que en la declaración no se haga mención de ningún país, persona u organización; esto no sólo por las implicancias políticas que pudiesen desatar, sino por lo inabarcable de las problemáticas agrarias y la imposibilidad de dar mención a todos los demandantes. De inicio, la audiencia notó la presencia mayoritaria de oradores, antes que oradoras, y el acrecentar la cantidad y calidad de participación de mujeres fue un factor permanente de las plenarias y los talleres.

La declaración final se centró en la necesidad de redistribuir los recursos naturales y seguir denunciando el acaparamiento de la tierra en todos los países. Diversos análisis señalaron la importancia estratégica de los bosques y aguas, así como la necesidad del sostenimiento de los ecosistemas. Asimismo, se mostraron que cada vez son menos las opciones que los jóvenes ven en el campo. Esta problemática aceleración de los procesos migratorios tendrá que ver con la refuncionalización de la fuerza de trabajo para el capital y el mercado. No obstante a que las mujeres se quedan en las tierras y hacen frente a los embates del cambio climático, no son funcionales a ningún capital, su rendimiento es prácticamente nulo y por eso su aporte económico no es bien valorado.

Además, existió un énfasis en el análisis de la aplicabilidad de las Directrices Voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, principalmente de su calidad “voluntario”, como muchos observaron, pues deberían tener carácter obligatorio o convertirse en mandatos para los diferentes países. Al respecto, se dijo que la aplicación va evolucionando de acuerdo a la voluntad política de los gobiernos y la relación de éstos con quienes detentan el poder económico y concentran la propiedad de los recursos naturales.

El IPDRS,en marco de su participación, presentó la iniciativa del Movimiento Regional por la Tierra y Territorio en el taller “Fortalecer las organizaciones campesinas, indígenas y de pescadores. Ampliar las alianzas en la sociedad”. Éste fue el último de las tres jornadas de trabajo, en el que varios representantes de organizaciones y coordinadoras de sectores nacionales, mostraron sus experiencias, señalando al acaparamiento de la tierra, como un motor de alianza y articulación.

Durante su participación, el IPDRS enfatizó en la necesidad de escuchar las voces de los campesinos e indígenas, consultarles qué están haciendo y cómo lo hacen, en lugar de sobreentender su lugar en los esquemas de nuestros análisis. Por otra parte, se puso como una necesidad el tener una noción de acceso a la tierra más dinámica y que nos permita ver las nuevas estrategias, sin estabilizarnos en la legislación como única posibilidad pues, por la experiencia boliviana, sabemos que aún los territorios colectivos consolidados son vulnerables y los Estados siguen arbitrando la disputa por las riquezas territoriales entre los pueblos indígenas y los grandes intereses del capital transnacional.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar