Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Las semillas transgénicas fueron modificadas para mejorar su rendimiento y eliminar su capacidad reproductiva (no se multiplican) por lo que deben ser compradas una y otra vez. En Bolivia, la legislación nacional prohíbe la producción, importación, distribución y comercialización de Organismos Genéticamente Modificados-Transgénicos con excepción de la soya. Acá te presentamos 7 datos actualizados sobre el impacto de los transgénicos en Bolivia y el mundo.

1.- En el 2005, el gobierno del presidente Carlos Mesa aprobó la producción y comercialización de soya transgénica resistente al herbicida glifosato. Para ello tuvo que pedir a la policía que desaloje a periodistas y representantes de organizaciones campesinas que se hicieron presentes en el Ministerio de Desarrollo Sostenible, durante la reunión del Comité de Bioseguridad, entidad responsable de tal aprobación. (FOBOMADE).

  1. La investigación del doctor Gilles Seralini publicada el año 2012 consistió en alimentar a 200 ratas de laboratorio con maíz transgénico y agua de Roundup de Monsanto. Al terminar la investigación las ratas habían desarrollado múltiples tumores. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año alrededor de Un Millón de personas sufren intoxicaciones agudas en el mundo y aproximadamente unas 220 Mil mueren debido al uso de los agroquímicos. Si bien recientes estudios afirman que los cultivos orgánicos en el país cuestan 30% más que los transgénicos en estos, no contemplan los daños que implican a futuro a la salud pública.
  2. El uso de semillas transgénicas NO supone disminución del hambre, Bolivia actualmente se encuentra entre los 5 países con índices más altos de sub alimentación de Latino América. Sin embargo ocupamos el puesto número 11 en volúmenes de producción mundial de soya (Probioma), lo que indica que la producción de alimentos diversificados de transgénicos no está suponiendo un cambio en la alimentación de la población.
  3. El uso de transgénicos en Bolivia NO supone la soberanía alimentaria el año 2014 durante el primer semestre Bolivia importó alimentos en un valor de 359 millones de dólares. Se importaron: Manzanas: 22 mil toneladas, arroz: 11 mil toneladas, almidón de maíz: 3 mil toneladas, papa: 2500 toneladas, almendras con cáscara, leche evaporada, frutas frescas, tomates y lentejas. En diez años (2003-2013) Bolivia gastó cerca de 1000 millones de dólares en importaciones de trigo y harina. Por lo que aún somos dependientes de otros mercados con productos que eran y pueden ser producidos en el país como ser el trigo y la harina. (Erbol)
  4. La plantación de productos transgénicos en el país está suponiendo un aumento en la deforestación nacional. Bolivia ya se encuentra  entre los 6 países con mayores tasas de  deforestación del mundo, que entre el 2000 y 2012, ha  deforestado una área de 2.986.700  de hectáreas de bosques. La deforestación supone un impacto directo al cambio climático. (Fundación Solón y Probioma
  5. Productos transgénicos en Bolivia que no son soya. Pese a la restricción legal se estima  que en Bolivia hay cultivos ilegales de maíz transgénico estimados en 40.000 hectáreas. Todo el algodón en Bolivia es transgénico. Hay denuncias de arroz transgénico sin embargo aún los datos no se han cuantificado. Hay denuncias de plantaciones de trigo transgénico. El año 2012 solamente el 0,4% de plantaciones de soya eran de semillas convencionales. (Probioma)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar