Sudamérica Rural Suscribase

Somos parte de

Artículos de opinión

Agronegocio: práctica y discurso

Enrique Castañón Ballivián

Jueves, 03 Agosto 2017

El caso de Bosque Tsimane

Ismael Guzmán T.

Martes, 18 Julio 2017

Envíe su artículo

Contáctenos

Av. 20 de octubre # 2396, casi esq. Belisario Salinas
Edif. María Haydee. Piso 12
Telf. 591-2-2115952
Casilla Nº 9052
Contacto: ipdrs@sudamericarural.org
La Paz – Bolivia
NIT: 169994029

Convivir con el agua escasa

Fuente: IPDRS
Autoría: Elizabeth Vargas Solá (*)
Fecha: Lunes, 21 Marzo 2016

Convivir con el agua escasa

Elizabeth Vargas Solá[1]

Uno de los efectos previstos del cambio climático es la escasez de agua, principalmente debido al cambio en el patrón de lluvias (retraso, concentración de lluvia en pocos meses, bajas precipitaciones) y el descongelamiento de glaciares andinos, realidad que ya experimentamos en Bolivia.

Esta situación es preocupante si consideramos la disponibilidad, acceso, usos múltiples, el uso de aguas por industrias extractivas y contaminación de las aguas. En Cochabamba, persiste la desigualdad en el acceso al agua, en el área urbana un 35% de los hogares carecen de conexiones domiciliarias y en el área rural un 63% de la población. En cuanto al agua para la producción agropecuaria, la mayor parte de la agricultura campesina es todavía “temporal” es decir depende las lluvias; y aunque actualmente Cochabamba es el departamento con más sistemas de riego en el País, el cambio climático está ocasionando mayor demanda de riego.

Sobre las industrias extractivas, no es desconocida la gran cantidad de agua que usan por ejemplo en la minería e hidrocarburos, según Colectivo CASA la minera San Cristóbal usaba 42 y 50 mil metros cúbicos de agua para procesar 40 mil toneladas de mineral por día; sumado a ello estas industrias vierten sus aguas contaminadas a los ríos y lagunas. La contaminación del agua por tanto, es otro de los grandes problemas; las vertientes, ríos y lagunas siguen siendo contaminadas por aguas residuales domésticas, de industrias extractivas y de otras actividades, obras y proyectos (AOPs). La muerte masiva de peces y otros vertebrados, ocurrida recientemente en la Laguna Alalay de Cochabamba es una muestra de los extremos a los que se puede llegar por la contaminación de las aguas.

La situación de escasez actual y futura, conlleva grandes desafíos para la compleja problemática del agua. Uno de esos desafíos es lo que plantea de la Agenda del Agua de Cochabamba; el tránsito del “vivir del agua al convivir con el agua”, a lo cual añadiría “….convivir con el agua escasa”. Convivir con el agua escasa implica superar la apropiación y acaparamiento, impulsar políticas que promuevan el uso eficiente del agua y una mayor responsabilidad en el control de la contaminación de las aguas.

Superar la apropiación y acaparamiento, significa avanzar hacia nociones del agua como bien común, como un don de la naturaleza para todos. La promoción de políticas que promuevan el uso eficiente del agua, por ejemplo en aparatos que consumen agua, en hogares, edificios, industrias y en la agricultura. En cuanto a la mayor responsabilidad en el control de la contaminación, se trata simplemente de hacer cumplir la normativa ambiental vigente, así se dará al menos un paso significativo.

Que el Día Mundial del Agua, 22 de marzo, sirva para avanzar en ese tránsito hacia la convivencia con el agua escasa, asumiendo la responsabilidad que toca a las authoridades pero también a cada uno de los ciudadanos y ciudadanas.



(*) La authora es Ingeniera Agrónoma y Antropóloga