Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Redes de esperanza: hacia la emergencia de un nuevo sujeto campesino en Loja-Ecuador

Fuente: IPDRS
Autoría: Marco Alvarado Torres
Fecha: Lunes, 28 Marzo 2016

La provincia de Loja, ubicada en el extremo Sur de Ecuador, en la frontera con Perú, es una región montañosa y climáticamente inestable, donde las fuertes inequidades en la estructura agraria, y los fracasos de la modernización capitalista de la agricultura  impuesta desde la década de los 60 del siglo pasado, tienen fuertes consecuencias socioambientales (altos niveles de pobreza rural, emigración, desertificación, entre otros).

A lo largo de la historia, las disputas territoriales en Loja han atravesado dos grandes ciclos. Primero, el de la resistencia de los pueblos originarios (los Paltas) a la invasión española y luego, al despojo de sus tierras ante el avance de las haciendas que impusieron su hegemonía entre los siglos XVIII y XX. Época donde ocurrió un etnocidio: se diezmó la población originaria, se destruyó su mundo simbólico y las particulares formas con las que organizaban el territorio y practicaban una agricultura de montaña en base a su profundo conocimiento del clima local.

Pero en esa dinámica se gestó otro sujeto histórico: El ‘variopinto’[1] campesinado lojano, al que los terratenientes locales llamaron ‘chazos’. Ellos devolvieron el gesto y llamaron ‘alcanfores’ a los gamonales. El enfrentamiento trascendió largamente los apelativos y dio lugar a un segundo ciclo de disputas territoriales: las luchas campesinas por el acceso a la tierra libradas en el siglo XX. En convergencia con eventos históricos –como una terrible sequía en 1968-70 y la Reforma Agraria aplicada en el país entre los años 60 y 80-, los levantamientos campesinos marcaron el fin de las  haciendas y con ellas, la desaparición de la –hasta entonces- todopoderosa oligarquía terrateniente local.

Pero entonces, una nueva forma de dominación empieza a instalarse en la región: la modernización capitalista de la agricultura. A la hacienda le sustituye la expansión del capitalismo. Las organizaciones campesinas históricas que nacieron al calor de las luchas por la tierra[2] experimentan un lento debilitamiento, parte de sus territorios se convierten en enclaves de monocultivos[3]. Pero sobre todo, pierden su mayor fuerza: su gente, obligada a emigrar, pues la sequía,  la crisis económica y la dolarización incitan un éxodo que dura ya casi 70 años.

A pesar de aquello, el campesinado local resiste, a partir de la última década del siglo XX empezó a re-articularse y tejer redes. Intentan impulsar diversas estrategias territoriales: agroecología, finanzas populares, gestión comunitaria del agua, de los territorios ancestrales, y otras alternativas frente a la inviabilidad socioambiental de la modernización capitalista de la agricultura a nivel local y global. La Red Agroecológica Loja RAL, La Red de Finanzas Populares y Solidarias del Sur del Ecuador REFSE, La Regional Sur de la Red de Organizaciones de Gestión Comunitaria del Agua del Ecuador ROSCGAE, La Federación Provincial de Comunas del Pueblo Palta de Loja FEPROCOL, el Comité de Gestión de las Cuencas de Paltas, y varias más, son exponentes de estos procesos.

Sus propuestas tienen memoria: recogen el legado de las luchas y saberes de los Paltas y los chazos durante las luchas anteriores. Y desde allí, nos proponen la soberanía alimentaria, la autonomía territorial y reencontrar a la región con su pasado andino, para descolonizar y reconstruir su identidad regional.

Anuncian también un nuevo ciclo de luchas por el territorio en la provincia de Loja, que inicia a partir del presente siglo[4]. Sus redes traen esperanza. Portan el embrión de un nuevo sujeto campesino, que nos trae la posibilidad de imaginar y construir un proyecto regional alternativo en lo político, social y ambiental.

La emergencia de ese nuevo sujeto histórico requiere entre otras cosas de mayor apoyo para valorizar y generar conocimiento. Me permito aprovechar el espacio que brinda Sudamérica Rural, para invitar a los/las investigadores críticos trabajar sus investigaciones sobre los procesos de la agricultura campesina, en este rincón de los Andes desatendido por la academia. Encontrarán un escenario estimulante

 


[1]Término del historiador Galo Ramón, quien sostiene que el campesinado lojano tiene elementos combinados de las comunidades ancestrales Paltas, aportes de negros, pardos, mestizos, indígenas forasteros y blancos pobres que llegaron a la provincia luego de que la invasión española diezmara a la población indígena local. Ramón, Galo. (2008). La nueva historia de Loja, Volumen I: La historia aborigen y colonial. Quito, Ec.

[2]En Loja se constituyeron organizaciones campesinas como la Federación Unitaria Provincial de Organizaciones Campesinas y Populares del Sur FUPOCCPs, la Unión de Mujeres de la Provincia de Loja UPML o las cooperativas de Centro Loja, que son verdaderos referentes históricos de las luchas locales.

[3]Dután, Hugo y José Poma (1994). FUPOCPS: Contexts potencialidades y estrategias de desarrollo. Loja, Ec: Fupocps.  

[4] Alvarado, Marco (2016). ¿Entre chazos y alcanfores?: Conflicto, poder y territorialidades contra-hegemónicas de la agricultura campesina en la provincia de Loja?. FLACSO-Ecuador: Tesis de posgrado.