Artículos de opinión

Cuando los extractivismos y la corrupción se encuentran

Eduardo Gudynas

Jueves, 09 Noviembre 2017

Indígenas avasallados por otros indígenas en Bolivia

JOSÉ LUIS BAPTISTA MORALES

Domingo, 29 Octubre 2017

Argentina: No podemos permitir que nos fumiguen con Agrotóxicos

Movimiento Nacional Campesino Indígena

Martes, 24 Octubre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Con la revelación de que ya tienen 10 propuestas para los problemas del agro, las Farc respondieron al llamado del jefe de negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle, que el domingo les pidio en nombre del Presidente, "más ritmo" en las conversaciones de paz.

En una comunicación fechada en La Habana, donde este pasado lunes 14  se reanudó el diálogo, la delegación de la guerrilla dijo haber estudiado las ideas expuestas en Internet, las Mesas Regionales de Paz y el foro organizado por la ONU y la Universidad Nacional, entre otros escenarios, de los que se marginaron los ganaderos, agremiados en Fedegán, por considerar que su único interlocutor válido es el Gobierno.

Del estudio de tales reflexiones, agregaron las Farc, surgieron sus 'Diez propuestas para una política de desarrollo rural y agraria', que publicarán paulatinamente y de las que este lunes se conoció la primera: "Una reforma rural y agraria integral, socioambiental, democrática y participativa, con enfoque territorial".

Dentro de los 15 "propósitos" de la propuesta, varios llaman la atención. El primero es que, aunque insiste en la redistribución de la propiedad, la insurgencia ya no habla de la erradicación del latifundio per se, sino del que sea "improductivo, inadecuadamente explotado u ocioso".

El mismo matiz se percibe en otros puntos, como el de la "extranjerización de la tierra", donde se plantea su "prohibición", pero también se le abre la puerta al "establecimiento de límites estrictos".

"En lugar de tanta retórica, empecemos con propuestas concretas, a ver cómo avanzamos. Queremos llegar pronto a un entendimiento", dijo a periodistas 'Iván Márquez', jefe negociador de la guerrilla.

EL TIEMPO condensó en 5 ejes los 15 propósitos de la primera propuesta agraria de las Farc y consultó a varios expertos sobre su viabilidad.

Revisar los TLC firmados

Las Farc propusieron la "denuncia (terminación) o revisión de tratados y acuerdos, y de todo tipo de regulaciones de libre comercio, inversión o propiedad intelectual que afecten la soberanía alimentaria (ver más adelante: 'Garantizar la soberanía alimentaria') y las condiciones de nutrición y alimentación de la población".

En este punto también habría un cambio de tono de la guerrilla, al aceptar la existencia de convenios comerciales y, en lugar de oponerse a ellos, pedir su "revisión".

El presidente del Consejo Gremial y de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, opinó que "los TLC son resultado del mercado, es decir, de la oferta y la demanda de productos", mientras que Absalón Machado, del PNUD, aseguró que "se podrían buscar flexibilizaciones y mecanismos que le permitan al país fortalecer su producción interna".

Modelos diferentes pueden coexistir

Dentro de sus ideas, las Farc hablaron de un "estímulo a la economía campesina y en especial a la producción de alimentos, considerando la coexistencia de diferentes modelos de producción, atendiendo regulaciones estrictas de los encadenamientos productivos".

En otras palabras, consolidar la pequeña y la mediana producción de alimentos, en armonía con los grandes jugadores del sector.

El presidente de la SAC dijo que "se justifica la coexistencia de diferentes modelos de producción en la medida en que las condiciones son totalmente diferentes en la Costa Atlántica, los Llanos Orientales, los valles interandinos y las laderas".

Garantizar la soberanía alimentaria

Un tema en el que la guerrilla insiste es en el de la necesidad de desarrollar un "ordenamiento territorial y (una) definición de usos de la tierra que garanticen la protección de los ecosistemas, la sostenibilidad socioambiental, el derecho al agua (...) y la soberanía alimentaria".

Este último concepto, citado un par de veces en el comunicado, promete generar discusión con el Gobierno, pues privilegia la producción local de alimentos sobre lo que dicten la oferta y la demanda en el mercado global.

Rafael Mejía prefiere hablar de seguridad alimentaria y poner el acento sobre las pérdidas poscosecha; según él, el 30 por ciento de lo que se produce no llega al comercio.

Erradicar los latifundios improductivos

La propuesta concreta de las Farc en este punto consiste en la "desconcentración y redistribución de la propiedad sobre la tierra, mediante la erradicación del latifundio improductivo, inadecuadamente explotado u ocioso".

Uno de los propósitos a los que apuntaría esta iniciativa es definir la destinación de las tierras productivas del país, muchas de las cuales están siendo subutilizadas.

Sobre este tema, Mejía aseguró que su sector ha expresado en varias oportunidades "lo peligroso que son el latifundio y el minifundio, pues ninguno de los dos contribuye a la producción agropecuaria".

Esta postura la respaldó Absalón Machado, investigador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), quien dijo que la propuesta de la guerrilla "tiene mucho sentido, porque está orientada a hacer un mejor uso de la tierra".

Limitar la propiedad extranjera

Otra de las iniciativas que presentaron las Farc consiste en la "prohibición o establecimiento de límites estrictos, según el caso, a la extranjerización de la tierra". Esta propuesta llama la atención porque mostraría un cambio en el tono de la guerrilla, que pasó de pedir la prohibición expresa de que la tierra quede en manos de inversionistas foráneos a hablar de poner límites.

Patricia Moncada, investigadora de la Universidad de los Andes, resaltó que en los últimos años "han empezado a aparecer evidencias de compras muy grandes de tierra por parte de extranjeros, bien sean personas naturales o compañías".

Al respecto, Rafael Mejía reiteró que en Colombia "sí debe haber inversión extranjera", pero enfatizó que tiene que "estar registrada".

En el Congreso se tramitan actualmente dos proyectos de ley con los que se busca regular la adquisición de tierra por extranjeros. Uno es de iniciativa del Gobierno.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar