Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Después de años de espera, de llevar a cuestas el fantasma de la violencia y de aguardar por una respuesta del Estado, hoy 5.617 víctimas del conflicto armado que ha golpeado a Norte de Santander, gozan ya de una indemnización por el daño causado, además de otros beneficios complementarios.

De este número, al menos 450 son niños y adolescentes que a su corta edad tuvieron que ser testigos y padecer en carne propia los horrores de la violencia.

Y es que según las estadísticas de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, desde hace un año, cuando entró en vigencia la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, el Gobierno ha invertido un total de $35.170 millones en Norte de Santander para la reparación de cientos de personas que tuvieron que sufrir el flagelo del desplazamiento forzado, masacres y desapariciones, a cargo de los grupos al margen de la ley que operan en el departamento.

A la fecha, 4.913 declaraciones de víctimas han sido radicadas ante la sede de la Unidad en la región, con el fin de recibir los beneficios que otorga la ley para aquellos que desde 1985 han padecido los rigores de la violencia.

Otras 22.437 personas han hecho solicitudes de atención humanitaria para lo cual el Estado destinó una inversión de $20.364 millones.

Pero si bien el desafío de la reparación integral en Norte de Santander es grande, en proporción con el número de víctimas que dejó la arremetida paramilitar de finales de los años 90 y comienzos del 2000, y las que sigue dejando el conflicto armado en el país, las directivas de la Unidad de Víctimas reconocen que la cifra de beneficiados a la fecha en esta región es considerable.

Además, por cuanto, cerca de mil personas, de las 5.617 indemnizadas, ya cuentan con un plan de reparación integral, que surge después de la compensación monetaria y que permite que los beneficiaros puedan impulsar sus propios proyectos productivos.

Según la entidad, los principales sectores de inversión en los que han mostrado interés las víctimas reparadas son: vivienda, negocios, educación y terrenos rurales para la producción agrícola y pecuaria.

En Colombia, la cifra de víctimas indemnizadas en la actualidad alcanza las 160.000, de las cuales más de 85.000 cuentan con un plan de atención, asistencia y reparación integral.

Avanza la restitución

A la par con el pago de indemnizaciones y las garantías de reparación para las víctimas de la violencia en Norte de Santander, el proceso de restitución de tierras que se estableció en la misma Ley de Víctimas ya empieza a dar sus primeros frutos en la región.

A la fecha, en el departamento se han fallado dos procesos individuales de restitución de tierras que favorecen a igual número de familias oriundas de Tibú, uno de los municipios más afectados del país por la presencia de grupos al margen de la ley, y quienes en su momento tuvieron que abandonar sus predios por cuenta del conflicto.

Estos procesos incluyen al departamento como uno de los primeros en donde las solicitudes para recuperar bienes y predios se hacen realidad.

Actualmente la Unidad de Tierras tiene radicadas otras 64 demandas ante los dos jueces de restitución y se espera que antes de mitad de año se conozcan nuevos veredictos.

Otros 10 procesos se encuentran en trámite de reposición ante los magistrados de tierras.

El número de solicitudes interpuestas por las víctimas para la restitución de bienes, desde que se puso en marcha la Unidad de Tierras, alcanza las 1.986, correspondientes a 99.584 hectáreas de tierra despojada.

Entre tanto, ocho municipios ya fueron microfocalizados por el Gobierno dadas las garantías que presentan para empezar con la restitución (Ver gráfico).

Día de la memoria y la solidaridad

A propósito de las víctimas, hoy se conmemora en todo el país el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado, para lo cual se han organizado diversas actividades en homenaje a este sector de la población.

A las 8:00 de la mañana, la gobernación de Norte de Santander convocó una marcha que partirá del parqueadero del palacio de la Cúpula Chata hasta el Teatro Municipal y a la que se espera se unan cientos de cucuteños.

Entre tanto, en el Teatro, la Unidad de Víctimas tiene preparado un acto simbólico que incluye un recital, una oración a cargo del obispo de Cúcuta, monseñor Julio César Vidal, entre otras intervenciones.

El departamento de derechos humanos de la Central Unitaria de Trabajadores y varias organizaciones sociales, de mujeres y de víctimas también tienen previsto para hoy a las 9:00 de la mañana una misa en la catedral San José y posteriormente se concentrarán en el parque Santander para un plantón en memoria de los desaparecidos y fallecidos como consecuencia de la violencia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar