Artículos de opinión

Feminismo campesino

Brigitte Baptiste

Martes, 26 Septiembre 2017

Tipnis = Agua

ELIZABETH VARGAS SOLÁ

Domingo, 17 Septiembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El gobierno colombiano a través del ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural informó que gracias a los recursos que son canalizados por el gravamen del cuatro por mil fue posible duplicar el presupuesto para nuevas viviendas campesinas en 2014.

En ese orden de ideas los recursos para la vivienda de los campesinos subirá a 500.000 millones de pesos, llevando soluciones a más colombianos de las áreas rurales que hoy viven en condiciones de pobreza y que adolecen de un techo digno.
 
El ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde explicó que el beneficio implica una adición de 223.000 millones de pesos frente al presupuesto inicial que era de 280.000 millones, escenario que permite atender a la población más vulnerable del país rural.

“Los nuevos recursos se constituyen en uno de los primeros beneficios de la extensión del impuesto a las transacciones financieras, más conocido como el cuatro por mil, que en 2014 será destinado exclusivamente para atender las necesidades del sector agropecuario”, comentó el funcionario.

Según el jefe de la cartera agropecuaria, con la adición será viable entregar vivienda a 34.000 hogares de manera adicional en 2014 dando respuesta desde la tribuna estatal a la petición de los campesinos en las diferentes regiones dentro de la construcción del Gran Pacto por el Agro y el Desarrollo Rural.

Para el Ministro, el nuevo plan de vivienda campesina se erige como un incentivo adicional, no solo a los labriegos que hoy están en los campos sino para aquellos que decidieron volver al terruño en donde todo quedó abandonado por la violencia y las presiones de los grupos armados al margen de la ley.

Así las cosas 4.390 familias desplazadas serán beneficiadas y por tal motivo el ejecutivo destinó 80.000 millones de pesos para contratar la construcción de estas casas a más tardar en el mes de abril para entregarlas entre septiembre y noviembre de 2014. Cabe precisar que los programas especiales como los de población víctima de la violencia y los damnificados por los desastres naturales, las soluciones de vivienda de interés social rural serán financiadas en su totalidad por el ejecutivo. Para otras modalidades el Ministerio de Agricultura pondrá el 80 por ciento de los recursos mientras que el 20 por ciento restante vendrá de las entidades territoriales.

Metas cumplidas

El ministro de Agricultura, Ruben Darío Lizarralde aseveró que al final del cuatrienio el gobierno legará fácilmente a las 120.000 viviendas que demandarán recursos por 1.4 billones de pesos.

A la fecha el gobierno ha entregado 40.975 viviendas, ha contratado 42.240 y en proceso de contratación están 36.790 soluciones.

Es oportuno indicar que del 40 por ciento de novedades o siniestralidad que consistía básicamente en la desviación de recursos o corrupción se pasó a cero en los últimos tres años, mostrando eficacia y un beneficio tangible para los campesinos que no tienen o no tenían casa.

Al revisar las cifras de déficit habitacional es apenas visible que el gran lío está en el campo toda vez que mientras el déficit de vivienda urbano es de 1.8 millones de viviendas, el del sector rural asciende a 2.2 millones. Según el Ministro, la ampliación de la cobertura es también un tema para resaltar por cuanto de una presencia estatal en  19 departamentos en 2011 se pasó a 31 departamentos atendidos en 2013.

La credibilidad de dichos proyectos se nota igualmente en los proyectos presentados por las entidades territoriales en vista que de 142 proyectos presentados en 2011 se llegó a 733 en 2012 y 2013 marcó todo un record porque fueron presentados 1.757 proyectos.

“Queremos compartir estas buenas noticias plasmadas en estas cifras pues no en vano el 90 por ciento de lo que se entregará en agosto de 2014 está contratado, quedan algunos ajustes y lo ideal es cumplir, superando las metas trazadas en favor de los colombianos del campo que no tienen una casa ”, concluyó el señor Lizarralde.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar