Según las autoridades, la huelga de los campesinos está conjurada en un 96%, pero los campesinos consideran que la negociación no ha avanzado ni siquiera en 5%.

Voceros campesinos aseguraron el sábado que, contrario a lo anunciado por el gobierno, el paro campesino que se inició hace 13 días aún persiste.

"El paro no se ha levantado", dijo por teléfono a The Associated Press César Pachón, el principal vocero de los labriegos, quienes exigen del gobierno mejoras en el sector.

Según Pachón, el Ejecutivo "no ha tomado en serio" el tema de la huelga, tanto que, en su concepto, "sólo hemos podido interlocultar con el ministro de Agricultura", Rubén Darío Lizarralde.


En su cuenta de Twitter, el ministro de Interior, Aurelio Iragorri, escribió: "Nos es grato informar que se ha logrado hoy (viernes) acuerdo para que de manera inmediata #CumbreAgraria levante participación en el paro agrario".

Aunque según Iragorri la huelga de los campesinos está conjurada en un 96%, para Pachón la negociación no ha avanzado ni siquiera en 5%.

Los pequeños cultivadores de papa, cebolla y hortalizas de regiones del centro del país acusan al gobierno de incumplir pactos que tenían como fin reducir los precios de los fertilizantes, solucionar las deudas de los agricultores con bancos y tiendas de suministros, y controlar las importaciones desde países con los que Colombia tiene tratados de libre comercio.

Delegados del gobierno del presidente Juan Manuel Santos sostienen que han cumplido los acuerdos pactados en la huelga anterior, de septiembre de 2013, y que han desembolsado miles de dólares en auxilios a los campesinos.

Los manifestantes han dicho que al menos 42.000 familias viven del cultivo de la papa y otras 12.000 de la cebolla en la región central del país.

Las partes tratan de llegar a acuerdos en la mesa de conversaciones. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha dicho que el presupuesto del despacho de Agricultura en 2014 es de unos 2.680 millones de dólares, el triple que hace cuatro años, y que se están refinanciando las deudas de los cultivadores, por lo cual considera injusta la protesta.

Unos 20.000 indígenas se unieron el miércoles al paro agrario en 17 puntos del país, según Luis Fernando Arias, presidente de la Organización Indígena de Colombia.

La huelga ha dejado varias decenas de heridos y detenidos. El paro agrario persiste a dos semanas de las elecciones presidenciales en las que Santos, un economista de 62 años, buscará reelegirse por cuatro años más.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar