Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

En días pasados el gobierno ha dado inicio a dos procesos de consulta pre legislativa a los pueblos indígenas referidos a anteproyectos de ley que les afectan directamente; los que crean el Ministerio de Asuntos Indígenas y el Consejo de Pueblos Indígenas, y aquel que crea el Ministerio de Cultura y Patrimonio .

El proceso de consulta referido a las dos primeras iniciativas fue convocado por el Ministerio de Desarrollo Social el 29 de mayo pasado (Resolución exenta 275 de Ministerio D.O. el 24 de Junio pasado), desarrollándose las primeras jornadas para su implementación en diferentes regiones del país el 3 de septiembre pasado. De acuerdo a lo señalado por el Decreto que convoca este proceso este se regirá exclusivamente por el procedimiento establecido para la consulta a los pueblos indígenas por el Decreto Supremo N° 66 de 2013 que aprobó el Presidente Piñera antes de terminar su mandato.

Con la finalidad de resguardar los territorios ancestrales y promover actividades de buen vivir que garanticen el bienestar del conjunto de la población, representaciones territoriales Mapuche y organizaciones sociales, sostuvieron encuentros y diálogos para establecer planes de desarrollo y defensa de los derechos de las comnunidades.

Durante varios meses comunidades y organizaciones de diferentes territorios Mapuche de la zona cordillerana y lacustre de la Araucanía sostuvieron diversos diálogos con el fin de analizar la mejor forma de reforzar la lucha por un desarrollo en que las propias comunidades sean protagonista en defensa de la soberanía alimentaria, la cultura, espiritualidad y las formas de economía local presentes en esos lugares.

¿Cómo se formulan las políticas públicas indígenas? ¿Cuáles son los paradigmas en los que se han sustentado sus contenidos? ¿Cuáles son los valores y principios que prevalecen en la agenda? ¿Cuáles son las visiones que operan desde las sociedades dominantes? ¿Cuál es el rol que han jugado efectivamente los pueblos indígenas en la toma de decisiones (si lo han jugado)? Estas y otras interrogantes adquieren especial relevancia a la luz de los hechos ocurridos en el último tiempo en la Región de la Araucanía en Chile, y que habla de situaciones aún no resueltas.

Dos meses después que un comité de ministros cancelara los permisos ambientales al controvertido proyecto hidroeléctrico HidroAysén, que incluía la construcción de cinco represas en la Patagonia occidental, directivos de la empresa chilena Colbún anunciaron su decisión de continuar con la iniciativa.

Bernardo Larraín Matte, presidente de Colbún, que controla un 49% del megaproyecto que desarrollará Endesa —empresa española de propiedad de la italiana Ente Nazionale per l’Energia Elettrica (ENEL)— anunció este 17 de agosto que “reformulará aspectos del proyecto”.

Días antes, la empresa había impugnado la decisión del comité de ministros de invalidar una resolución parcial tomada en mayo del 2011 por el gobierno del expresidente Sebastián Piñera (2010-2014) que daba luz verde al proyecto. HidroAysén presentó ante el Tribunal Ambiental de Santiago el primero de varios recursos con los cuales busca revertir lo obrado por las actuales autoridades.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, destacó el papel de los pueblos originarios y los agricultores familiares en la preservación de especies.

Al inaugurar el V Seminario Regional de Agricultura y Cambio Climático, con participación de autoridades latinoamericanas de Agricultura y Planificación, Bárcena recordó que la región ha sido centro de origen de especies como el maíz y la papa.

Bárcena subrayó “el tremendo rol que han jugado los pueblos originarios y los agricultores familiares, seleccionando y manejando estas variedades generación tras generación”.