Sudamérica Rural Suscribase

Somos parte de

Artículos de opinión

François Houtart, extraordinario ser humano

Gustavo Pérez Ramírez

Jueves, 22 Junio 2017

Cinco Reflexiones sobre el fin de la guerra en Colombia y la dejación de armas de las FARC

Achiote Colectivo Agrario Abya Yala

Viernes, 09 Junio 2017

Mirarse en el espejo de la soberanía alimentaria

Ruth Bautista Durán

Miércoles, 07 Junio 2017

Envíe su artículo

Contáctenos

Av. 20 de octubre # 2396, casi esq. Belisario Salinas
Edif. María Haydee. Piso 12
Telf. 591-2-2115952
Casilla Nº 9052
Contacto: ipdrs@sudamericarural.org
La Paz – Bolivia
NIT: 169994029

Mafalda

Mafalda dirá que no quiere jukysy cuando proteste por la sopa que su madre le sirve para comer. Sucede que la obra más renombrada de Joaquín Salvador Lavado, Quino, será traducida alal guaraní, el idioma más hablado de Paraguay, donde es cooficial junto con el español. El primero de los 10 tomos de historietas de humor crítico ya está en imprenta y verá la luz el 9 de junio en la Feria Internacional del Libro de Asuncién de la mano de la editorial paraguaya Servilibro.

serafina

Se presentó un libro que sistematiza las ponencias y los respectivos debates a lo largo de 2016 en el auditorio de la Escuela de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Nacional de Asunción, como parte del tercer año de conversatorios “Pensamiento crítico en el Paraguay”.

De acuerdo a reportes oficiales el consumo de leche en Bolivia se duplicó en la última década. El año 2007 era de 27,9 litros por año, y en 2014, de acuerdo con datos oficiales, alcanzó a 58,4 litros, entretanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda ingerir 160 litros de leche al año.

Es evidente que en Venezuela hay un deterioro económico y una profunda crisis democrática que se matiza con el uso de la violencia desde diferentes frentes. Esto reaviva y visibiliza la vulneración de los Derechos Humanos de sectores más vulnerables, como el de los indígenas.

 

El 30 de abril, un grupo de rancheros armados con rifles y machetes atacó un asentamiento de cerca de 400 familias de la tribu gamela, en el estado de Maranhão, en el noreste de Brasil. De acuerdo con el Consejo Indigenista Misionero, un grupo de activistas, veintidós indígenas resultaron heridos, entre ellos tres niños. A muchos les dispararon por la espalda o les cortaron las muñecas.