Posts @IPDRS

Venezuela escogió el peor momento para incorporarse al Mercado Común del Sur (Mercosur), ya que actualmente posee más debilidades que fortalezas empresariales, aseguró hoy el economista privado Orlando Ochoa.

"El ingreso de nuestro país a esa organización es un arma de doble filo pues no estamos en condiciones de competir con unos monstruos tan grandes como Argentina y Brasil", precisó a Notimex el coordinador de la asociación civil Pensar en Venezuela (PV).

El pasado 31 de julio, Venezuela ingresó oficialmente como miembro pleno al Mercosur, en una cumbre extraordinaria a la que asistieron el presidente Hugo Chávez y sus colegas de Argentina, Cristina Fernández, de Brasil, Dilma Rousseff, y de Uruguay, José Mujica.

Ochoa destacó que todo proceso de integración representa la apertura de nuevos mercados, sin embargo advirtió que las empresas venezolanas están en desventaja dado que carecen de la necesaria libertad cambiaria, es decir un mercado abierto de divisas.

"Venezuela se apresuró a formar parte de esa organización, sin evaluar antes en qué condiciones competirían nuestras empresas porque sólo tenemos petróleo que ofrecer a países hermanos, como Brasil que es una potencia a nivel económico y a Argentina", añadió.

El asesor financiero recalcó que es conocido en América Latina que Venezuela tiene una industria y agricultura disminuida, con muchos controles y divisas limitadas, lo que ha incidido en la baja producción y productividad del país.

"En estas condiciones, aparte de petróleo, poco podemos ofrecer a los países que conforman el bloque del Mercosur, cuyas economías son más sólidas que la nuestra", señaló el catedrático de la privada Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Tras recordar que la moneda local está sobrevaluada, advirtió que en consecuencia, "será atractivo para nosotros importar de esos países, pero casi que imposible que estos importen nuestros productos porque aparte de escasos son muy caros".

"¿Qué podemos ofrecer a estos países si importamos el 70.0 por ciento de lo que comemos, porque el aparato industrial se encuentra destrozado y las empresas expropiadas por el Estado permanecen improductivas?", se preguntó el experto.

Y contestó: "nada tenemos que vender, pero sí mucho que comprar".

Mencionó que de ganar las elecciones del 7 de octubre próximo, el opositor Henrique Capriles "deberá tomar las medidas para evitar que las importaciones se multipliquen y la dependencia alimentaria termine consolidándose".

"Es preciso diseñar una política que sea capaz de diversificar nuestras exportaciones mediante la promoción de un clima de confianza y seguridad jurídica para que el sector empresarial del país genere más bienes y servicios", finalizó.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar