Posts @IPDRS

Balcones y platabandas (estructuras planas de concreto o cemento en el techo de casas) podrían convertirse pronto en centros productores de frutas y hortalizas en las ciudades de Venezuela, bajo un plan agrícola impulsado por el gobierno nacional.

Es una de las formas de la llamada "agricultura urbana", modalidad que buscaría garantizar la seguridad alimentaria y enfrentar los altos precios de productos básicos, según declaró recientemente el ministro de Agricultura y Tierras, Juan Carlos Loyo.

Quienes dispongan de tales espacios, "pueden registrarse para recibir apoyo financiero" en el marco del programa lanzado por el presidente Hugo Chávez, bajo el nombre de misión "Agro Venezuela".

Según Martha Bolívar, presidenta de la Fundación para la Capacitación e Innovación para Apoyar la Revolución Agraria (Ciara), desde 2010 hay más de 2.800 espacios habilitados en la zona de Caracas para impulsar proyectos de esta naturaleza. El ministro Loyo espera que la cifra se incremente a 10.000 puntos en todo el país.

En otras fronteras

Entrevistada por el canal oficial Venezolana de Televisión, Bolívar señaló que los espacios productivos comprenden los "huertos familiares" en azoteas de edificios, patios y terrenos escolares.

También existe la modalidad de huertos comunitarios, ubicados en espacios baldíos antes utilizados como basureros, pero rescatados con la participación de la comunidad, dijo la funcionaria.

Todo esto ayudaría a fomentar la producción de alimentos básicos en forma local. Actualmente Venezuela depende en gran medida de importaciones para abastecerse.

No se trata de una idea original del gobierno venezolano. La agricultura urbana es un concepto aplicado desde hace años en otros países de Latinoamérica y el mundo. En este caso, la inspiración viene del Caribe.

"La agricultura tiene que ser urbana como en Cuba, aprovechar pequeños espacios, una esquina, un espacio", fueron las palabras de Loyo.

Silva Taboada, coordinadora de proyectos de Agricultura Urbana del IPES, un instituto regional con sede en Perú que busca promover el desarrollo sostenible, le dijo a BBC Mundo que, en efecto, Cuba es pionero en la región, pero que el desarrollo de actividades agrícolas en ciudades es una experiencia de larga data en continentes como Asia y África.

Taboada aseguró que éstas ofrecen amplias ventajas. "En primer lugar, te corta el canal. La agricultura rural tiene un intermediario, hasta que llega a la ciudad, lo cual incrementa los costos. La otra cosas es que las áreas rurales tienden a utilizarse bajo la modalidad del monocultivo y tiene otro destino de comercialización", señaló.

En cuanto a los desafíos que enfrenta este tipo de programa, mencionó el agua.

"Hay restricciones para el uso de agua potable para el riego. Hay experiencias de captación de agua de lluvia en Brasil y Argentina, por ejemplo. Pero en Perú tenemos que usar el agua potable, porque no hay fuente de agua, no llueve", explicó.

Venezuela, otras condiciones

Para Hiram Gaviria, productor agropecuario, ex ministro de Agricultura, periodista y actual diputado opositor en la Asamblea Nacional, la falta de agua en las ciudades - donde escasea con una cierta frecuencia - es uno de los elementos para objetar la idea de una agricultura urbana en Venezuela, si bien no es el único.

"La agricultura urbana es necesaria y funciona en países que tienen limitaciones en cuanto a sus tierras agrícolas, bien porque están sobrepoblados o porque tienen limitaciones de tierras, o sus suelos son desérticos o poco fértiles. Pero ése no es el caso de Venezuela", le dijo a BBC Mundo.

Según Gaviria, los suelos en Venezuela abundan, son buenos, se complementan con un clima benévolo y con suficiente agua. Contrario a China o ciertas zonas de África, producir fuera de las grandes ciudades aquí disminuye, y no incrementa, los costos de producción.

"Es mucho más rentable producir en los Andes venezolanos, los valles de Quíbor (occidente), sur de Aragua o Guárico (centro) que en las grandes capitales, y particularmente, Caracas", añadió.

En su opinión no aplican ventajas de ahorro de costos en materia de transporte, debido a que el combustible es barato, en un país fundamentalmente petrolero.

En cuanto al argumento de la disminución de precios por cuenta de la eliminación de intermediarios, dijo que quienes echan mano de ese criterio están haciendo interpretaciones equivocadas.

"Quienes opinan así están tratando de achacar a intermediarios la realidad de que el país está produciendo cada vez menos. La causa de la caída de producción y del encarecimiento no es ésa: tiene que ver con la falta de una política de estímulo a la producción interna donde se garantice la propiedad, los precios rentable, limitaciones a las importaciones y el control de la inflación", alegó.

Por eso, en su opinión, los anuncios hechos recientemente en materia de agricultura urbana "son de distracción, no son efectivos".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar