Artículos de opinión

Posts @IPDRS

Venezuela entra en su primera semana fuera de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), escenario que su Gobierno descarta represente afectaciones comerciales o políticas.

  El viernes último Caracas salió oficialmente de la entidad formada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, lo cual genera además de expectativa, vaticinios opositores de descalabro económico.

"No existe absolutamente ninguna posibilidad de afectación, porque fueron analizados todos los escenarios y no hay improvisaciones como algunos apurados dicen por ahí", afirmó a la televisión estatal el vicepresidente de Economía Productiva, Ricardo Menéndez.

Según el también titular de Ciencia y Tecnología, se trata de un paso calculado desde hace un lustro, que incluyó la revisión de los casi siete mil códigos arancelarios vigentes y de temas como el abastecimiento y la inflación.

Tampoco hay peligro de conflicto con los miembros de la CAN, con los que se alcanzaron importantes acuerdos en las últimas semanas, apuntó al referirse a cuando este lunes Venezuela comience a transitar al margen de ese organismo, cuyos orígenes datan de 1969 en Cartagena, llamado entonces Pacto Andino.

Para Menéndez, la salida de la CAN abre nuevas oportunidades de verdadera integración y comercio justo, alejado de la influencia de Estados Unidos y otras potencias motivadas por un interés único: dominar mercados.

Convenios bilaterales sustituyen la CAN

Venezuela trabajó con los países de la CAN instrumentos de cooperación bilateral para evitar cualquier daño.

En los casos de Bolivia y Ecuador, resultó relativamente fácil encontrar convenios mutuamente beneficiosos a partir de la afinidad política de los gobiernos y la voluntad común que los hermana en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y el Tratado de Comercio de los Pueblos.

Con La Paz y Quito, más allá de mantener las ventajas arancelarias, agregamos el elemento de la complementariedad de las cadenas productivas, explicó el vicepresidente Menéndez.

De acuerdo con el dirigente, se trata de aprovechar fortalezas de unos para neutralizar debilidades de otros, y así avanzar juntos hacia el desarrollo socioeconómico.

Respecto a Bogotá y Lima, las partes suscribieron prórrogas de 90 días para las reglas de la CAN, en aras de perfilar mecanismos de intercambio comercial.

En el caso de Colombia ayuda la postura asumida a su llegada a la Casa de Nariño por Juan Manuel Santos, quien ha tomado distancia de la política anti-venezolana de su antecesor, Álvaro Uribe.

Santos y Hugo Chávez sostuvieron su tercer encuentro el 9 de abril en Cartagena, donde ratificaron la decisión de potenciar los vínculos económicos.

La extensión con Perú fue firmada el 15 de abril en esta capital entre el canciller anfitrión, Nicolás Maduro, y su par visitante, José García.

Esta prórroga nos garantiza un margen de tiempo para alcanzar un convenio sólido y de nuevo tipo, apuntó Maduro.

Razones para dejar la CAN

Venezuela además de renunciar a la CAN, denunció en 2006 a ese organismo, por considerarlo ajeno a sus principios de integración, soberanía y complementariedad entre los países.

Para el vicepresidente de Economía Productiva, Ricardo Menéndez, hay que partir para entenderlo de la posición de Caracas de rechazar los Tratados de Libre Comercio (TLC) impulsados por Estados Unidos.

"Los TLC son un engaño, una estratagema para que las potencias encuentren mercados en sus recurrentes crisis de superproducción, y Chávez desde el principio fue bien claro sobre su amenaza", explicó.

Hubo países de la CAN que dieron ese paso (Colombia y Perú), abriendo una puerta para la implosión o ruptura del aparato productivo interno, porque aunque el libre comercio es bilateral su impacto en los otros miembros resulta innegable, precisó.

Menéndez ilustró el peligro identificado entonces con el caso de México.

"Con mucho respeto, pero ahí está el ejemplo de México, cuyo aparato agrícola quedó devastado por el TLC con Estados Unidos, y terminaron importando maíz, pese a su tradición en ese sector", dijo.

Por su parte, el canciller Maduro relacionó la salida de la CAN con el escenario imperante en 2006.

Hace cinco año renunciamos a la Comunidad Andina de Naciones porque en el continente reinaba el neoliberalismo, el dogma del pensamiento único, mientras nosotros creemos en el multilateralismo y la integración más allá de lo comercial, sentenció.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar