Posts @IPDRS

El presidente Evo Morales, quien participó en el gabinete ampliado de Coroico, donde recogió hojas de coca para llevarlas a la reunión de la Comisión de Estupefacientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Viena Austria, no descartó la posibilidad de masticar la hoja milenaria frente a los presidentes de varios países por segunda vez como lo hizo el año 2010 en Nueva York.

Paralelamente en Bolivia, diferentes organizaciones sociales afines al Gobierno, iniciarán la mañana de este lunes en inmediaciones de la plaza Villarroel, la jornada del acullico en defensa de la hoja de coca y su despenalización, el evento empezará en la mañana y durará hasta horas de la tarde y se realizará simultáneamente en los nueve departamentos. 

"Siempre ‘pijchamos' (mascamos) en todas partes, es normal (...). Sabe el mundo que nunca va a acabar con el ‘pijcheo'. Ahora estamos en una zona productora tradicional de hoja de coca como es Coroico, Los Yungas de La Paz, vine aquí por la hoja de coca para llevar hasta Viena y mostrar la hoja de coca, nuevamente para mostrar que esa hoja de coca no hace daño a la salud humana, sino más bien es una medicina", manifestó Morales horas antes de iniciar su viaje a Viena.

Morales, presidente de las seis federaciones de  cocaleros del trópico cochabambino, asistirá acompañado de representantes de los cocaleros del norte paceño y del trópico de Cochabamba, entre ellos el presidente de la Asociación Departamental de Productores de Hoja de Coca de La Paz (Adepcoca), Ernesto Cordero, también, lo acompañará el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, en reemplazo del canciller David Choquehuanca, de quien, dijo, tiene otros compromisos.

En junio de 2011, el Gobierno de Bolivia presentó su denuncia a la Convención sobre Estupefacientes de 1961, con la finalidad de readherir a la misma, pero con una reserva referida a que se despenalice el masticado de la coca.

Ese paso se cumplió el 29 de diciembre de 2011, cuando el presidente Morales envió una carta al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, en la que pide la adhesión de Bolivia a la Convención a partir del 1 de enero de 2012. A la vez, puso en consideración de la comunidad internacional una reserva con respecto al uso cultural y medicinal de la hoja de coca.

Con más de 60 pronunciamientos en contra, Bolivia quedaría fuera del instrumento y tendría que repensar una nueva estrategia si quiere volver a ser parte de la Convención.

Campesinos de todo el país marchan a favor de la coca

Hoy se desarrollarán movilizaciones en defensa del consumo tradicional de la coca en distintas regiones de Bolivia. En La Paz, una masiva marcha culminará en la plaza Villarroel con un pedido a la Asamblea: declarar el 12 de marzo como Día Nacional del Acullico.

Según estimaciones de Omar Ramírez, secretario de actas la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), la marcha (que partirá desde la Estación Central) contará con la participación de más de 50 mil personas, entre campesinos, productores de coca, indígenas y representantes de otros sectores de la sociedad. Asimismo, se tiene programado que el presidente Morales asista a la concentración y que pronuncie una declaración al respecto.

El propósito de esta movilización es el de reivindicar el uso lícito de la hoja de coca, para decirle al mundo que esta planta "en su estado natural no es una droga, no es un estupefaciente y no es dañina para la salud", explicó Ramírez, en una declaración difundida ayer por la emisora gubernamental Patria Nueva.

La concentración, que se desarrollará en la plaza Villarroel con la participación no solo del Primer Mandatario, sino también de grupos folklóricos, culminará con una solicitud a la Asamblea Plurinacional: que el 12 de marzo sea declarado Día Nacional del Acullico de Coca en Bolivia.

Esta movilización forma parte de una estrategia nacional con miras a la reunión de la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas, que se desarrollará el 13 y 14 de marzo en Viena.

En esta reunión, una comisión boliviana, a la cabeza del presidente Morales, presentará los argumentos del Gobierno respecto a su decisión de denunciar a la Convención sobre Estupefacientes firmada en Viena en 1961, que penaliza el masticado de la hoja de coca o acullico.

Esta denuncia significó la salida de Bolivia de dicho acuerdo.  Sin embargo, el país ya pidió su reincorporación, pero con una reserva: que se deje de considerar a la hoja de coca en su estado natural como un estupefaciente, legalizando en este sentido su consumo. 

Para que el país pueda volver a formar parte del tratado, necesita el apoyo de al menos un tercio de los 184 países miembros. Los estados tienen hasta el 31 de diciembre de 2013 para manifestar su apoyo o rechazo a la posición boliviana.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar