fbpx

 

  

Posts @IPDRS

La pandemia abrió de par en par las consecuencias de la crisis del capital sobre la vida de los trabajadores. Esta crisis política, económica, social y ambiental no la causamos nosotros, sino por las empresas del capital y por un Estado empresarial represivo. Pero somos nosotros los que pagamos la factura y sufrimos las consecuencias.

Somos más de 13 millones de desempleados y unos 40 millones de personas que vivimos del trabajo informal o precario. El Brasil regresó al Mapa del Hambre, como resultado de acciones que desconocen las necesidades reales del pueblo y para garantizar las desorbitadas ganancias del Capital que no tiene patria y menos aún el sentido de humanidad. Las exportaciones de productos brasileños no tienen nada que ver con la solidaridad con los pueblos de otros países, sino con la codicia, aunque el pueblo brasileño no tenga qué comer.

Este es el escenario que vuelve a exponer a los más pobres al hambre y también trae problemas a los sectores medios, ya que el precio de los alimentos se ha incrementado a un ritmo alarmante, ya que el agronegocio produce commodities, los supermercados especulan con el hambre y las empresas promueven el uso de alimentos artificiales que solo enferman a la población.

En 2018 – dos años después del golpe al gobierno de Dilma Rousseff – Brasil ya contaba con 10,3 millones de brasileños que vivían en la pobreza o la pobreza extrema (según datos del IBGE), y el hambre no es solo en la ciudad. Estos números ya son infinitamente más altos e imaginemos cómo serán los pobres en el próximo período sujetos a la subida de los precios de los alimentos.

La falta de control de los centros de acopio de alimentos regulados por el Estado, la existencia de un Plan de Cultivo exclusivo para el agronegocio, así como los vetos de apoyo y medidas de fortalecimiento a la Agricultura Familiar y Campesina, que se encarga de producir alimentos de verdad, es que ha agravado la situación del hambre en Brasil

La crueldad de las empresas e industrias alimentarias está presente en todas partes, en el campo, en las aguas, en los bosques y en la ciudad. Ya sea en la introducción de agrotóxicos en el modelo productivo, o en la forma en que se presentan los alimentos ultra procesados ​​que no tienen la capacidad de nutrir el cuerpo y la mente humanos. La basura de las industrias se tira en la boca de nuestros niños, y la clase trabajadora ha sido la más afectada en todo esto, con menos tiempo para preparar la comida en los grandes centros urbanos.

En este escenario, las mujeres han sido las más golpeadas, históricamente son las responsables de la alimentación de las familias y por eso tienen que lidiar para combatir el hambre, buscando formas de poner comida en la mesa, lidiando con la falta de empleo, ya que fueron ellas las que más perdieron sus empleos debido a las crisis y aún enfrentan un serio aumento de la violencia. Los jóvenes, especialmente la juventud negras, continúan muriendo en las afueras de las ciudades y sin oportunidades de producir en sus territorios. Los pueblos y comunidades tradicionales tienen sus territorios atacados aún más, como una forma de que el capital recupere sus tasas de ganancia.

La naturaleza también se ha visto gravemente amenazada y con ella la vida humana. Imágenes de animales salvajes muriendo por fuego impactan al mundo entero, nuestros bosques están siendo destruidos con la única función de mantener la acumulación capitalista materializada en su forma atrasada en el agronegocio brasileño. La resistencia es necesaria y debe darse entre todos los que creen en una sociedad más justa, donde todos puedan comer y vivir con dignidad.

Seguimos afirmando que la agricultura familiar y campesina es la base de la soberanía alimentaria de una nación. Por eso luchamos en el campo y en la ciudad por la defensa de los territorios indígenas, quilombolas, campesinos, pesqueros, de los Fondos y Fecho de Pasto, por la construcción de políticas que contemplen desde la producción hasta el consumo. Rechazamos la expansión agrícola y minera que avanza sobre áreas de producción de alimentos y sobre bosques y biomas.

Para combatir el hambre en Brasil, nos comprometemos:

1- Dar seguimiento a todas las acciones de solidaridad humana que han ayudado a salvar vidas, compartiendo lo poco que tenemos, paliando la situación de hambre de muchas familias, especialmente los niños. Nuestra solidaridad es de clase, activa y orgánica para que los pueblos se organicen para cambiar su realidad de vida.

2- Luchar por el derrocamiento de los Vetos de Bolsonaro a la Ley Assis de Carvalho, propuesta en Proyecto de Ley (PL 735/2020) – como paso fundamental para ampliar la producción de alimentos saludables por parte de la Agricultura Familiar y Campesina y poder poner este alimento a disposición de quienes más lo necesitan, garantizando ingresos a los pueblos, especialmente mujeres y jóvenes.

3. Luchar por la reanudación de la construcción de centros de acopio públicos de alimentos URGENTES, para que el Estado regule los precios y no deje faltar artículos básicos para los pueblos de su país, como frijoles, arroz, entre otros. Construir un sistema de suministro de alimentos. Sabemos que los acopios públicos que regulan los precios en baja temporada y en situaciones de problemas climáticos son determinantes para el mantenimiento de la alimentación de los pueblos.

4 – Enfrentar a este gobierno que ha decretado abiertamente el hambre del país. ¡FUERA BOLSONARO! La liberación de la Ayuda de Emergencia, que hasta ahora ha hecho una diferencia en la vida de las personas, no fue a voluntad del gobierno federal, que, en la primera oportunidad que tuvo, negó el apoyo a los agricultores para que siguieran produciendo alimentos (Veto proyecto de ley – PL 735). Reafirmar el derecho al pleno empleo y a un ingreso digno es materializar el derecho a alimentarse bien, con seguridad y soberanía alimentaria.

5 – Luchar para que todas las políticas públicas orientadas a la construcción de la Soberanía Alimentaria tengan la capacidad de atender las distintas demandas de los pueblos y comunidades tradicionales, jóvenes y mujeres, como una forma de garantizar un desarrollo económico, social y ambiental basado en la agroecología e igualdad de condiciones para todos. Es necesario retomar el Programa de Adquisición de Alimentos (PAA), fortalecer el Programa Nacional de Alimentación Escolar (PNAE), ampliar el acceso al agua para el abastecimiento humano y para la producción de alimentos con cisternas y ampliar la red de restaurantes populares.

Nosotros, Movimientos Populares, Entidades y Sindicatos del campo y de la ciudad seguiremos luchando y alimentando la esperanza. Defendemos un Programa de Renta Básica Permanente, Programa de Producción de Alimentos Saludables, la derrocada de los Vetos a la Ley Assis Carvalho, Programas de Compra de Alimentos con donación a quién necesita, Programa de Generación de empleo, Abastecimiento del agua y valorización del Sueldo Mínimo.

Por eso, en este Día Mundial en Defensa de la Alimentación, tenemos la responsabilidad de dirigirnos a la sociedad brasileña para expresar nuestra gran preocupación por el agravamiento del hambre en nuestro país.

La producción de alimentos depende de la preservación ambiental y la biodiversidad de los biomas. Para mantener los bosques en pie, necesitamos de los pueblos del campo, de las aguas y de los bosques, vivos y en sus territorios. No es solo fuego, es capitalismo y destrucción. ¡Quiten las manos de nuestras riquezas! ¡¡Soberanía nacional y popular ya!! ¡Fuera Imperialismo!

¡Alimentar la esperanza para alimentar a la gente!

Fotos: Joka, Jonas Santos, Dowgls Silva, Wellington Lenon

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar