Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

El Senado fue convocado para este sábado, a las 10:30, para el tratamiento del proyecto que declara el estado de excepción en cinco departamentos. Los legisladores deben considerar las modificaciones, que los diputados introdujeron este viernes a la iniciativa.

Ñandutí AM confirmó que el senador Miguel Carrizosa, presidente del Congreso, convocará a una reunión extraordinaria a sus colegas.

Los senadores aprobaron el jueves un proyecto presentado por Marcelo Duarte. Rechazaron la iniciativa del Ejecutivo. Los diputados modificaron algunos artículos, principalmente para evitar que miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) puedan acogerse a disposiciones constitucionales que permiten abandonar el país a personas que sean detenidas como consecuencia del estado de excepción.

Los diputados modificaron, principalmente de forma, varios artículos del proyecto del Senado. Si esta cámara se ratifica en su sanción original, el proyecto debe regresar a Diputados.

"Todas las bancadas del Senado tienen la intención de resolver esto lo antes posible", aseguró el senador colorado Martín Chiola consultado por la emisora sobre el tema.

El parlamentario opositor dijo que el Ejecutivo complicó el tratamiento de este asunto, ya que envió un proyecto de ley para crear el estado de excepción. Sostuvo que en este caso, el pedido tiene que seguir todos los pasos de una ley.

Agregó que si se hubiera emitido un decreto, el Congreso hubiera tenido apenas 48 horas para expedirse. En el caso de un proceso normal, el Legislativo tiene 30 días para el tratamiento.

Asesores del Ejecutivo argumentaron este viernes que se resolvió elaborar un proyecto de ley para dar participación a los parlamentarios en este asunto, considerado de gran importancia.

En la práctica, con la aprobación de esta ley, el Congreso otorga un plazo de 30 días al Ejecutivo para obtener resultados concretos en su campaña contra el EPP.

"Esperamos resultados. No podemos permitir que siga muriendo gente inocente", agregó.

El estado de excepción regirá en cinco departamentos: Concepción, San Pedro, Alto Paraguay, Amambay y Presidente Hayes.

 

A la par de intervenir con la fuerza pública cinco departamentos en el intento de atrapar a los integrantes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), es necesario que el Gobierno y la sociedad civil adopten medidas que tengan por objetivo sacar a sus habitantes de la pobreza a la que la injusticia los ha condenado. La miseria es el caldo de cultivo de los extremistas que buscan una salida desesperada por el camino de la violencia.

 

Los muchos años de abandono y las falsas promesas a los campesinos son los que han creado el clima propicio para que el EPP encontrara adeptos, para gestar la lucha armada y convencer a unos cuantos de que solo por esa vía es posible buscar el cambio para que haya una mayor justicia social en la distribución de la riqueza.

El proceso que desemboca en la actual situación montó ya una compleja estructura, que incluye el apoyo de los que no han ingresado a la clandestinidad de los montes, pero cooperan en la logística para la supervivencia de los que sí lo han hecho. Los que están fuera de algún tipo de acción directa en el área de influencia del EPP están también involucrados de manera pasiva porque el temor les impide adoptar una posición contraria a la de los armados.

En ese terreno cada vez más complejo es que se insertan las fuerzas del orden a las que la declaración de estado de excepción otorga facultades extraordinarias. La urgente misión que llevan y la ansiedad por alcanzar resultados que atenúen las críticas a la incapacidad del Gobierno, sin embargo, no deben hacer perder de vista que esa medida transitoria es apenas un componente de un trabajo que debe ser mucho más abarcante y profundo.

El ataque de los efectos no tiene que hacer perder de vista la lucha contra las causas que han configurado el movimiento de delincuentes que secuestran, extorsionan, asesinan y crean una atmósfera de zozobra en las regiones donde operan.

Es necesario, por lo tanto, que a la par de la tarea represiva se implementen también programas sociales que marquen de manera eficaz la presencia real del Estado en los departamentos de Concepción, San Pedro, Amambay, Alto Paraguay y Presidente Hayes, además de otros, inclusive.

Lo que va a desmontar los espíritus rebelados contra la injusticia histórica no será la aniquilación física del EPP, sino el logro de aquellas reivindicaciones largamente postergadas. Con mejores niveles de salud, educación, vivienda, precios de los productos agrícolas y posesión efectiva de la tierra, los agricultores pobres y empobrecidos abandonarán la idea de lanzarse a proyectos que solo ahondarán su mala calidad de vida.

Los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como la sociedad civil - ganaderos, maestros, la Iglesia, ONGs, trabajadores de la cultura, profesionales diversos y otros sectores organizados- deben diseñar un plan global que tenga por objetivo sacar a la gente de su pobreza, darles motivos para soñar con esperanzas su futuro y ser personas dignas con acceso a las conquistas de la sociedad globalizada. Esto es lo que les sacará de la cabeza las ganas de involucrarse en la aventura sin futuro de la ilegalidad.

 

 

El mandatario presenta al Congreso un proyecto de ley para emitir la medida en el norte del país, tras un ataque atribuido a un grupo armado que dejó cuatro muertos

E1 Gobierno paraguayo presentó este jueves al Congreso un proyecto de ley que declara el estado de excepción en el norte del país tras la muerte de un policía y tres civiles en un ataque atribuido a un grupo armado de izquierda que opera en esa región.

"Me alegra que haya un gran sentido de coincidencia con los señores parlamentarios de la necesidad de devolver a la ciudadanía la tranquilidad", afirmó el jefe de Estado, Fernando Lugo, tras una reunión con las autoridades del Legislativo.

El gobernante explicó que también ha pedido "un tratamiento de urgencia" del proyecto de ley "para que las fuerzas militares tengan amplia libertad" para apoyar a la policía y capturar a los miembros del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguay (EPP) .

El estado de excepción puede ser declarado en Paraguay por el Congreso o el Ejecutivo, aunque siempre con la aprobación del primero, restringe las garantías constitucionales y puede tener una duración máxima de 60 días.

Fuentes legislativas explicaron que la medida podría ser aprobada hoy mismo en la sesión ordinaria del Senado, para convocar por la tarde a una sesión extraordinaria de la Cámara de Diputados.

El presidente de la cámara alta y del Congreso, Miguel Carrizosa, dijo que la petición del Ejecutivo abarca cinco departamentos (provincias) : los de Concepción, San Pedro, Amambay, Alto Paraguay y Presidente Hayes, estos últimos en la región occidental o Chaco.

"Esta gente no anda con vueltas, está entrenada por las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), tiene relación con el narcotráfico, está bien pertrechada y todos coincidimos en que hay que tomar medidas más severas" , señaló Carrizosa.

El EPP, una escisión del extraparlamentario Partido Patria Libre (PPL) y que emplea técnicas de las FARC, según la Fiscalía, actúa en los montes de Concepción y el vecino departamento de San Pedro, donde en los últimos dos años ha secuestrado a dos conocidos ganaderos.

Por esos hechos obtuvo un rescate global de alrededor de 800 mil dólares y ninguna de sus principales líderes fueron capturados,de acuerdo con las autoridades, que también responsabilizan a ese grupo armado de otros asesinatos, ataques a fincas agrícolas y a puestos policiales y militares.

En la última incursión que se le atribuye fueron acribillados ayer un suboficial de Policía y tres peones que se habían internado en un área boscosa de una hacienda del distrito de Horqueta, 380 kilómetros al norte de Asunción, para investigar la desaparición de reses.

El ataque obligó además a Lugo a suspender su viaje a Bolivia, donde debía participar este jueves en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático.

En otro enfrentamiento a tiros, ocurrido el pasado día 14, resultaron heridos un policía, un civil y un presunto miembro del EPP, que sigue prófugo, cerca de una hacienda de Agua Dulce, 320 kilómetros al norte de Filadelfia, localidad de la zona central del Chaco paraguayo, en Alto Paraguay.

 

FOTO: El presidente paraguayo, Fernando Lugo (i), y el presidente del Congreso, Miguel Carrizosa (d), anuncian la petición para un estado de excepción (Foto: EFE )

http://www.eluniversal.com.mx/notas/674849.html

 

Unos 12.000 kilos de carne vacuna fueron repartidos el martes a pobladores empobrecidos como "cortesía" de un grupo guerrillero que tiene secuestrado al productor agropecuario Fidel Zavala y cuyo hermano fue el encargado de hacer el reparto personalmente.

La carne fue entregada a pobladores de dos aldeas de indígenas en el norteño departamento de Concepción y a los habitantes de un barrio pobre de Asunción.

Diego Zavala supervisó en la capital la entrega de la carne en bolsas de polietileno a unas 6.000 personas en el club de fútbol Resistencia, en el barrio Ricardo Brugada, en las cercanías del palacio de Gobierno.

"Esta carne de primera calidad es una cortesía del EPP (Ejército del Pueblo Paraguayo ) que nosotros donamos voluntariamente; la distribución se hizo con orden porque tuvimos la cooperación de la Pastoral Social, de la iglesia Católica", dijo en conferencia de prensa el hermano del secuestrado.

Agregó que las reses faenadas fueron transportadas en un camión refrigerado y unos diez carniceros hicieron los cortes.

Según explicó Diego Zavala, el inusual obsequio forma parte de las negociaciones para la liberación de su hermano Fidel, de 46 años, secuestrado por el EPP desde el 15 de octubre pasado. El rescate fue establecido en 5 millones de dólares.

Zavala explicó que el costo total de la carne donada en los tres lugares fue de 120.000.000 guaraníes (25.800 dólares).

"Cumplimos nuestra parte, esperamos que el EPP haga su parte y mi hermano Fidel pronto vuelva a casa", acotó.

Guillermina Benítez, una vecina del barrio, comentó en idioma guaraní su satisfacción "porque comer carne no es cosa de todos los días por su alto precio. Rezamos por Fidel Zavala para que termine pronto su secuestro".

Sin embargo, la dirigente política María del Rosario Riveros, ex presidenta del club Resistencia, señaló que el EPP "llenará el estómago de la gente pobre por un día pero no podrá comprar su conciencia".

En tanto, en la aldea indígena Redención, en Concepción, a 440 kilómetros al norte de Asunción, la jefa Jacinta Pereira reveló en guaraní que fue José Villalba, hermano de Osvaldo Villalba, comandante del EPP, quien lo llamó por teléfono para coordinar la distribución de la carne bovina que se hizo el martes a unas 360 personas, componentes de 60 familias.

"Estamos muy felices porque carne casi nunca comemos, somos muy pobres", especificó.

José Villalba no pudo ser contactado pero recientemente en una entrevista telefónica con la AP negó que fuera integrante del EPP pero admitió su simpatía por la ideología de la agrupación liderada por su hermano "porque en Paraguay hace falta una revolución".

En la comunidad Boquerón, a 100 kilómetros al este de Concepción, el cacique Mamerto Garcete dijo que sólo cinco reses recibió porque no tuvo tiempo de reunir a todos los indígenas diseminados en pequeñas aldeas en el interior de la selva, por lo que otras cinco reses fueron obsequiadas a pobladores no aborígenes de la zona.

Copyright 2010 The Associated Press.

 

Foto: Diego Zavala, hermano del secuestrado productor pecuario Fidel Zavala, saluda a la gente que hace fila para recibir carne obsequiada a nombre de un grupo guerrillero en Asunción, Paraguay, el martes 12 de enero de 2010. Fidel Zavala fue secuestrado por el Ejército del Pueblo Paraguayo, EPP, que pidió a su familia distribuir carne de vacuno a pobladores empobrecidos. (AP Foto/Jorge Saenz)

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/138831/regalan-en-paraguay-carne-vacuna-a-los-pobres-por-orden-de-grupo-guerrillero/

 

El autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) se mueve en la zona de Concepción y parte de San Pedro. El enfrentamiento en el que murieron cuatro personas fue en la considerada franja "de influencia" del grupo criminal.

El 7 de febrero de 2006 en la localidad de Puentesiño, departamento de Concepción, fue emboscado y asesinado el policía Oscar Noceda, por un grupo del EPP, que le salió al paso mientras el uniformado estaba transitando la zona.

También en el 2006, pero a los 18 días de abril, otra vez un grupo que se identificó como del EPP atacó una comisaría en Concepción que estaba ubicada en la zona de Hugua Ñandú. Esa vez asaltaron el destacamento y luego lo quemaron.

El 16 marzo de 2008, atacan y queman maquinarias agrícolas en la estancia Santa Herminia en Kurusú de Hierro, en Concepción. Este grupo armado también se identificó como parte del grupo de marginales que operan en el departamento.