Posts @IPDRS

Según fuentes parlamentarias, que solicitaron el anonimato, al parecer la elección de nuevas autoridades en ambas Cámaras del Parlamento tuvo como "moneda de cambio" el acuerdo para llevar adelante la compra de las 22.000 hectáreas de tierra del brasileño Ulisses Rodrigues Teixeira.   

La versión coincide plenamente con las últimas llamativas  manifestaciones del ministro secretario de la Presidencia, Miguel Angel López Perito, quien, en primer lugar, afirmó que la adquisición de la estancia "Paso Kurusu" (de Teixeira) nunca había sido descartada por el Gobierno y acusó a la prensa de publicar mentiras acerca de la adquisición, lo que motivó el congelamiento del proceso de compra.   

El mismo López Perito ahora habla de la posibilidad de comprar las tierras de Teixeira, pero por la vía de la expropiación, lo que necesariamente tiene que pasar por una aprobación del Congreso.   

De esta forma, el pacto para la elección de los nicanoristas Víctor Bogado en Diputados y Oscar González Daher en el Senado habría tenido, entre sus puntos de acuerdo, la aprobación parlamentaria para la expropiación del inmueble.   

Una expropiación dejará al arbitrio de los legisladores el precio que deberá pagarse por las tierras a Teixeira y no se descarta que hasta el monto de la operación se haya acordado en el pacto electoral de ambas Cámaras del Congreso, así como el mismo presidente de la República, Fernando Lugo, acordó en un documento, ya un año antes de la compra, el monto de 31 millones de dólares por dichas tierras.   

López Perito sostuvo que se conversará con Contrataciones Públicas (donde hay un nuevo titular en remplazo de Max Rejalaga, quien también cuestionó el proceso de compra de las tierras de Teixeira) para saber exactamente en qué etapa de la compra se suspendió el proceso, para luego avanzar en el Parlamento estudiando otras vías de compra, entre ellas la expropiación.   

Tierras para la reforma

El ministro López Perito, al tiempo de reafirmar que la compra de las tierras de Teixeira nunca fue descartada por el Gobierno,  alegó que "para la reforma agraria se necesitan 1.000.000 de hectáreas de las cuales ‘Paso Kurusu' posee apenas 22.000 hectáreas".

Lo que no menciona López Perito es que las tierras de Teixeira, entre los departamentos de San Pedro y Amambay, poseen unas 15.000 hectáreas de bosques nativos que por ley no pueden ser tocados. Es decir que de las 22.000 hectáreas, el 63% no sirven para la instalación de un asentamiento. Se invertirán unos 150.000 millones de guaraníes en una propiedad de cuya superficie solo el 37%  es apto para una colonia. Salvo que el interés real sea concretar como sea la compra y deforestar de paso las 15.000 hectáreas de bosques.

 

Foto: Arboles caídos dentro de la estancia Paso Kurusu. Uno de los objetivos reales de la compra del inmueble sería la deforestación de 15.000 hectáreas de bosques nativos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar