Artículos de opinión

Posts @IPDRS

El presidente Fernando Lugo no pretende presentar ningún proyecto de ley para limitar la cantidad de tierras por persona como se hizo en Argentina, afirmó ayer el asesor jurídico del Ejecutivo, Emilio Camacho. Señaló que la preocupación es que un extranjero tenga un extenso inmueble en la frontera.

El Congreso de Argentina aprobó el jueves pasado la Ley de Tierras, que establece límites a la posesión de tierras por  extranjeros. Ante las versiones de que esta decisión podría emularse en Paraguay, Camacho salió ayer al paso y aclaró que no existe ningún interés del Ejecutivo ni del presidente  Lugo de enviar al Congreso una ley similar.

Comentó que sí está vigente en el Paraguay la ley  que impide a los extranjeros tener inmuebles en una franja fronteriza de 50 Km, pero aclaró que no se aplicará en forma retroactiva esta disposición, que tiene su origen en el año 2005 con el gobierno colorado de Nicanor Duarte Frutos.

"A mí no me consta ningún proyecto que pretenda emular lo de Argentina", expresó el asesor jurídico en los pasillos del Palacio de López al ser consultado por los periodistas acreditados.

No es xenofobia, dice

Camacho opinó que limitar la extensión de tierras para los extranjeros no constituye un acto de xenofobia sino de ejercicio de soberanía  del Estado.

Comentó que los países más capitalistas del mundo tienen leyes que limitan las tierras como Brasil, Estados Unidos de América y ahora Argentina.

Recordó que Paraguay tenía una ley en el año 1940 sobre limitación en franja fronteriza pero se levantó en 1973 cuando se firmó el 26 de abril el Tratado de Itaipú para la construcción de la represa hidroeléctrica binacional paraguaya-brasileña.

Indicó que si un estado no puede ejercer su soberanía, entonces deja de ser Estado. "Es simple el tema, es la más elemental teoría del Estado, es la teoría alemana que tiene 200 años de vigencia", expresó.

"No puede ser que un extranjero tenga 1.200.000 hectáreas y que el Estado no pueda ni proteger su frontera", concluyó.

1.000  Ha.

El Congreso argentino aprobó el jueves pasado un proyecto de ley que limita la cantidad de tierras que puede tener un extranjero en el vecino país.

La norma, que comenzó a debatirse en agosto pasado, establece que el porcentaje de tierras en poder foráneo no deberá superar el 15% del territorio nacional y que los extranjeros no podrán comprar más de 1.000 hectáreas por región.

El texto aprobado no prevé retroactividad y, por tanto, no vulnera derechos adquiridos, de ese 15 por ciento.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar