Posts @IPDRS

“Nos encontramos ante un nivel de desigualdad sin precedentes que amenaza con perpetuar las diferencias entre ricos y pobres hasta hacerlas irreversibles”. Esta es la conclusión del informe “Gobernar para las élites: secuestro democrático y desigualdad económica”, presentado ayer por la ONG Intermón Oxfam.

El documento entrega un sorprendente panorama frente a la distribución de la riqueza en un mundo donde el dinero sigue concentrándose en manos de muy pocas personas, mientras concluye que el 1% de las familias del planeta poseen casi la mitad (el 46%) de la riqueza mundial.

“El 10% de la población mundial posee el 86% de los recursos del planeta, mientras que el 70% más pobre (más de 3.000 millones de adultos) sólo cuenta con el 3%”, se lee en el informe que además registra que durante el año pasado 210 personas entraron en la lista de multimillonarios que superan los US$1.000 millones, formado por 1.426 personas.

Sólo por dar un ejemplo, Oxfam menciona el caso estadounidense donde asegura que el 1% más rico de la población ha acaparado el 95% del crecimiento económico posterior a la crisis financiera entre 2009 y 2011, mientras que el 90% con menos recursos se ha empobrecido en este período.

Entre los países donde se ha acrecentado la brecha de desigualdad, durante los últimos 30 años, aparecen Indonesia, China, India, Pakistán y Nigeria. Allí el 10% más rico de la población ha acumulado una participación en la renta de sus países del 40%.

En cuanto a Latinoamérica, considerada históricamente la región más desigual del mundo, el informe destaca algunos avances en la reducción de la inequidad ligados al incremento en el gasto en políticas de protección social y de reducción de la pobreza y al reciente aumento de la recaudación fiscal, destacando especialmente el caso de Brasil.

“Entre 2002 y 2011 la desigualdad de ingresos ha disminuido en 14 de los 17 países (de América Latina) de los que hay datos comparables. En este período, alrededor de 50 millones de personas se han incorporado a las clases medias, de modo que por primera vez en la historia de este continente hay más personas de clase media que viviendo en la pobreza”.

Oxfam concluyó que tanto Colombia como Países Bajos son las únicas dos naciones del mundo en donde la brecha de la desigualdad no se ha mantenido constante en los últimos 30 años.

Ricardo Fuentes, jefe investigador de la ONG, detalló en entrevista con RCN Radio, que para el caso colombiano el 20 % del ingreso nacional se lo lleva el 1% más rico del país.

Para la ONG este panorama global de desigualdad económica “extrema” se ve traducido en un “secuestro” de los procesos democráticos por parte de las élites.

“La falta de control en las instituciones políticas produce su debilitamiento y los gobiernos sirven abrumadoramente a las élites económicas en detrimento de la ciudadanía de a pie. Los sondeos de Oxfam reflejan que la mayoría de la población cree que las leyes y normativas actuales están concebidas para beneficiar a los ricos, pero la desigualdad extrema no es inevitable y puede y debe revertirse lo antes posible”, concluye el documento en su introducción.

Para lograr esta situación, Oxfam identifica como acciones claves los avances en protección social, el empleo digno, la educación, una recaudación de impuestos más efectiva y la garantía de contar con servicios públicos.

La publicación aparece justo una semana antes de que comience en Suiza el Foro Económico Mundial de Davos, donde líderes políticos de al menos 90 países intentarán aportar soluciones para disminuir problemáticas mundiales como la desigualdad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar