Posts @IPDRS

Bajo el tema Ámbitos de convergencia: Cultura, género y derechos humanos, la publicación de este año nos invita a reflexionar sobre aspectos de la desigualdad de género como que las mujeres y niñas constituyen las tres quintas partes de los mil millones de personas más pobres del mundo, siendo las mujeres quienes integran las dos terceras partes de los 990 millones de adultos del mundo que no pueden leer y las niñas el 70% de los 130 millones de niños que no asisten a la escuela.

Planificar cuántos hijos/as tener y cuándo tenerles es un derecho humano reconocido, pero que aún no está vigente, sobre todo entre las personas más pobres indica UNFPA. Las estadísticas en este sentido son elocuentes: En 56 países en desarrollo, el promedio de alumbramientos entre mujeres más pobres es de 6, en comparación con 3,2 entre las mujeres en posición económica más holgada.

En Paraguay, las cifras nos revelan que 28% de los nacimientos ocurridos en los últimos cinco años fueron no planificados o no deseados y existe al menos un hijo de diferencia entre la fecundidad real y la fecundidad deseada. Otro aspecto de la desigualdad en nuestro país es la brecha existente entre el número de hijos/as en mujeres rurales y mujeres urbanas: mientras a nivel rural llega a 4,5 hijos/as por mujer, en zonas urbanas alcanza a 2,9 hijos/as por mujer.

Está demostrado que el crecimiento de la población más alto es en los países pobres, los que a su vez están esforzándose por satisfacer las necesidades de sus habitantes en materia de empleo, educación, salud y otros servicios, pero aún con una gran deuda pendiente para las poblaciones más vulnerables. En ese sentido, vale recordar que nuestro país, tiene la tasa de crecimiento urbano más elevada de Sudamérica, que según el Informe llega a 2,8, superando inclusive a Bolivia (2,5) y a Ecuador (2,1).

De acuerdo a estadísticas recientes, los anticonceptivos pueden prevenir cada año 2,7 millones de defunciones de recién nacidos, colaborar a reducir la pobreza, a frenar el crecimiento demográfico, a mitigar la presión sobre el medio ambiente y a promover una mayor estabilidad en el mundo. Además, el acceso a la planificación de la familia fortalece la autonomía de las mujeres, puede salvar sus vidas y colabora a que se desarrollen y ejerzan plenamente sus derechos humanos.

Tener en cuenta aspectos como éste a la hora de elaborar políticas públicas en materia de equidad de género y salud sexual y reproductiva, conlleva adquirir conocimientos sobre las culturas en las que trabajamos, utilizar una "lente cultural" como instrumento de planificación y de, esta manera, incorporar enfoques analíticos y operacionales respetuosos de la diversidad y la multiculturalidad.

 

www.ppn.com.py/html/noticias/noticia-ver.asp?id=47320

Aparecer en la última foto del más desprestigiado presidente estadounidense de la historia, George W. Bush, lejos de atraerle alguna simpatía, sólo le ha valido burlas y ser acusado de incoherente por propios y extraños, además de no solucionar ninguna de las humillaciones que el Paraguay sigue sufriendo en la región y que tanto Lugo como su entorno sólo han logrado acentuar con poses inapropiadas y declaraciones ridículas.
HUMILLACIÓN CONTINÚA

Una vez más, el gobierno del Paraguay, ahora con Fernando Lugo se ha visto avasallado por las maniobras militares brasileñas en la frontera con Paraguay. "Se ha dispuesto que las Unidades Militares del Paraguay, sin detrimento de sus prácticas habituales y cotidianas, se mantengan atentas al desarrollo de dichos ejercicios fronterizos", se asegura en un comunicado más de retórica que capaz de traducirse en la práctica, emitido por el Ministerio de Defensa de Paraguay.

Brasil comenzó esta semana la denominada Operación Frontera Sur II. Se trata de un despliegue bélico que implicará a 10.000 militares, carros de combate, aviones, barcos, municiones reales y que se hará en toda la frontera Sur-Oeste del Brasil, con Uruguay, Argentina y Paraguay.
Estos ejercicios son habituales, tanto como los que realizan los Estados Unidos en varias areas del territorio paraguayo, ante la mirada impotente de las autoridades.
La situación no parece que vaya a cambiar con el gobierno del obispo Fernando Lugo, quien incluso depende de la aviación brasileña para realizar sus viajes, y cuyo gobierno incluso asesina campesinos paraguayos en defensa de terratenientes brasileños, en su mayoría traficantes de soja transgénica.
El predominio brasileño en Paraguay es una constante desde 1870, cuando el país fue invadido por una coalición entre Argentina, el Brasil y Uruguay sufragados por el imperio inglés en beneficio del libre cambio en Sudamérica

RETÓRICA HUECA

Toda la retorica hidronacionalista del obispo Fernando Lugo ha demostrado ser apenas pirotecnia populista, cuando a la hora de la verdad termina condecorando al embajador del Brasil. El embajador brasileño Pecly Moreira fue condecorado ayer por el Gobierno del obispo Fernando Lugo, en medio de una supuesta tensión en la frontera este del país, colindante con Brasil.

Brasilia considera una extensa franja de territorio paraguayo limítrofe como territorio brasileño, por estar habitado por traficantes de soja transgénica, subsidiarios de Monsanto, nacidos en Brasil. Todas sus ganancias, por otro lado, van a parar en los bancos de ese pais.
Los brasileños se apoderaron de grandes extensiones de esas tierras cuando fueron rematadas por organismos paraguayos que deberían haberlas dedicado a reforma agraria. El principal responsable del negociado fue el jerarca de la dictadura de Stroessner Juan Manuel Frutos, referente de la Liga Mundial Anticomunista, vinculada a la Secta Moon al igual que el dueño del diario ABC color, Aldo Zucolillo.

www.lanacion.com.py/noticias-210412.html

Asunción, 30 Oct (Notimex).- La Cámara de Senadores de Paraguay aprobó hoy el proyecto que crea la "Comisión especial de desarrollo social", para atender la crisis generada en los sectores rurales de esta nación sudamericana.
La nueva instancia fue planteada por el vicepresidente primero del cuerpo legislativo, Oscar Denis, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).
Entre sus funciones están recibir, estudiar y procesar las denuncias de conflictos entre campesinos, agricultores mecanizados y ganaderos, con la responsabilidad de buscar soluciones a los problemas.
Los conflictos más grandes se registran en el departamento de San Pedro, al norte de Paraguay, donde campesinos sin tierras siguen perturbando a grandes productores agrícolas, afectando cultivos, dañando maquinarias y amedrentando, en especial a brasileños.
El objetivo de los potenciales invasores ilegales de inmuebles es la tenencia de tierras que están siendo explotadas por colonos extranjeros y nacionales, algunos para labrar y otros sencillamente para depredar los excelentes bosques existentes.
La petición de las organizaciones campesinas presentadas tiempo atrás al gobierno del ex mandatario Nicanor Duarte, y reafirmada a la nueva administración del presidente Fernando Lugo, se refiere a la demanda de 1.5 millones de hectáreas para ubicar a 200 mil familias.
Los representantes de la Cámara de Senadores encomendaron a su presidente, Enrique González Quintana, del Partido Unace, a discutir con líderes y vicelíderes de bancadas para la constitución consensuada de la comisión.
Según un vocero del alto organismo legislativo, con esta determinación, los senadores tratarán de constituirise en el nexo entre los campesinos sintierras, las entidades gubernamentales y los órganos de la justicia involucrados en la búsqueda de una salida al conflicto.

senderodelpeje.com/sdp/contenido/2008/10/30/65983

El Gobierno paraguayo y los grupos de campesinos "sin tierra" acordaron este sábado la creación de una comisión para buscar una salida al conflicto generado por las ocupaciones de haciendas, principalmente de productores brasileños de soja, en el departamento de San Pedro (centro).

El anuncio fue realizado tras el encuentro que mantuvieron los ministros de Interior, Rafael Filizzola, y de Ambiente, José Luis Casaccia, con dirigentes de los "sin tierra" en el distrito de Capiibary, en San Pedro, 350 kilómetros al este de Asunción.

La reunión se llevó a cabo un día después de que la tensión en esa región, un de las más pobres del país, subiera de tono tras el arresto de cinco labradores durante un enfrentamiento con la policía.

"Vamos a trabajar para dar una respuesta a los reclamos que hacen las organizaciones (...). El Poder Ejecutivo va a mantener su promesa de hacer cumplir la ley con firmeza, por igual para todos", dijo Filizzola tras el encuentro.

Los campesinos argumentan que en el pasado grandes extensiones de tierra fueron cedidas o arrendadas a personas no sujetas a la reforma agraria, entre ellas colonos brasileños, y que los cultivos mecanizados como el de la soja depredan los bosques y contaminan el medio ambiente.

"Yo tengo que dar algunas ideas a las autoridades nacionales", manifestó el gobernador de San Pedro José "Paková" Ledesma al indicar que durante la reunión se expondrá la problemática campesina de esa localidad a fin de plantear alternativas de solución.

Campesinos apresados

El pasado viernes fueron detenidos cinco labradores paraguayos, que según fuentes policiales, ocuparon brevemente una hacienda de un productor brasileño de soja en el departamento de San Pedro.

Los detenidos fueron el dirigente campesino Florencio Martínez y otros cuatro labradores, quienes habrían formado parte del grupo que invadió en la víspera la hacienda del empresario brasileño Tranquilo Favero, uno de los principales productores de soja del país.

El procedimiento de arresto estuvo encabezado por el fiscal Alcides Corbalán, quien precisó a periodistas que los arrestados podrían ser imputados en las próximas horas por "incitación a cometer hechos punibles y perturbación de la paz pública".

Además, el agente del ministerio Público destacó que intentaron persuadir a los labradores, agrupados en la Organización Lucha por la Tierra (OLT), para desistir de la medida de fuerza, pero que los mismos se rehusaron a obedecer a las autoridades.

La tensión en las regiones agrícolas de la nación sudamericana motivó el pasado jueves la emisión de un comunicado por parte del vicepresidente y presidente en ejercicio, Federico Franco, en el que se sustenta que "el Gobierno garantiza el derecho a la propiedad privada y el derecho de los productores a sembrar en sus tierras".

Además, resaltó que las autoridades están "tomando todas las medidas conducentes a hacer efectivo esos derechos" y advirtió que "la violencia no es ni será aceptada bajo ningún concepto como un mecanismo para reclamar derechos o exigir soluciones".

Los campesinos argumentan que en el pasado grandes extensiones de tierra fueron cedidas o arrendadas a personas no sujetas a la reforma agraria, entre ellas colonos brasileños, y que además, los cultivos mecanizados como el de la soja depredan los bosques y contaminan el medio ambiente.

 

 

www.telesurtv.net/noticias/secciones/nota/35474-NN/gobierno-paraguayo-y-sin-tierras-acuerdan-comision-para-conflicto/

Por PEDRO SERVIN

The Associated Press

 ASUNCION --

Campesinos sin tierra dieron un plazo de 72 horas al gobierno para que expulse a colonos brasileños de tierras que supuestamente están destinadas a la reforma agraria pero que por diversas razones fueron adquiridas por los agricultores extranjeros dedicados al cultivo de la soja.

 Paraguay es el tercer productor de la oleaginosa en Sudamérica y sexto en el mundo.

Sin embargo, en el distrito General Resquín, departamento de San Pedro (a 340 kilómetros al norte de Asunción), unos 100 campesinos no aceptaron la tregua e invadieron el martes unas 1.500 hectáreas impidiendo la cosecha de maíz.

"Ya no queremos esperar; estamos cansados de reuniones y más reuniones que no resuelven nada", dijo a periodistas el dirigente campesino Anselmo Villagra.

El grupo de Villagra invadió la propiedad del empresario importador de automotores y campeón paraguayo de carreras de automóviles Francisco Gorostiaga, afirmando que el predio le fue regalado por la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) a una mujer y ella lo transfirió a Gorostiaga.

"Significa que es terreno fiscal", explicó Villagra, agregando que parcelarían la propiedad para "crear un pueblo".

Aparentemente, Gorostiaga alquiló su finca a colonos brasileños.

El vicepresidente paraguayo Federico Franco, en conferencia de prensa anticipó el martes que la tensión en el campo "será solucionada antes que ocurra algo peor, antes que explote con consecuencias lamentables. El ministerio del Interior fue autorizado a evitar enfrentamientos entre campesinos y propietarios de establecimientos sojeros".

Elvio Benítez, líder del grupo Productores de San Pedro-norte, de izquierda, anunció la noche del lunes último en el pueblo Lima que "el presidente Lugo no debe temer a Brasil porque la tierra es de los paraguayos".

Afirmó que diferentes agrupaciones de labriegos sin tierra resolvieron otorgar un nuevo plazo pero sólo hasta la noche del jueves para que el gobierno "comience a recuperar la soberanía paraguaya", expresó en idioma guaraní.

Benítez aseguró que "en el departamento de San Pedro tenemos a la vista unas 15 fincas productoras de soja, en poder de brasileños, que vamos a ocupar y resistir hasta el final si el gobierno no desaloja a los usurpadores".

Añadió que su movimiento no aceptará que la fiscalía y otras autoridades judiciales sólo defiendan a los extranjeros y no a los reclamos sociales de los paraguayos.

La posición campesina cuenta con el respaldo del gobernador de San Pedro José Ledesma, quien explicó que "las reivindicaciones son justas".

Alberto Alderete, director del estatal Instituto de Desarrollo Rural y la Tierra (Indert), confirmó que "los brasileños que gestionaron la titulación de sus tierras antes del 29 de diciembre de 2004, no serán desalojados".

Juan Néstor Núñez, presidente de la patronal Asociación Rural, no obstante, advirtió que "estamos al borde de enfrentamientos armados. Las autoridades deben desarmar a los campesinos".

Hizo alusión a las escopetas, machetes y rifles de diferentes calibres que los labriegos exhiben durante sus incursiones ilegales en haciendas privadas.

Núñez indicó que "unas 20 empresas productoras de soja en el Alto Paraná (a 320 kilómetros al este de Asunción, en la frontera con el estado brasileño Paraná) siguen sin poder cosechar los granos. Ninguna autoridad nacional interviene", se quejó.

www.elnuevoherald.com/256/story/306647.html