Posts @IPDRS

Unas 8 patrulleras con al menos 40 policías arrasaron tres casas durante la madrugada de hoy en el asentamiento de Kaguare'i. Realizaron tiros al aire, tumbaron puertas y dispararon gas lacrimógeno al interior de las viviendas. Cinco agricultores fueron detenidos, uno de ellos fue imputado hace unas semanas, por oponerse a las fumigaciones irregulares de un sojero.

En estos momentos las bases de la Federación Nacional Campesinas (FNC) del distrito de José Fassardi del departamento de Guairá, donde se ubica el asentamiento, se movilizan alrededor del juzgado y la fiscalía de la ciudad de Villarrica, capital del departamento.

Amparados en la madrugada, ocho patrulleras con al menos 40 policías atropellaron violentamente tres casas de familias agricultoras ubicadas sobre la Línea 18 de la comunidad, donde habitan cerca de 500 familias.

El amedrentamiento, la violencia desmedida y el robo caracterizaron al operativo, dirigido por autoridades policiales de Villarrica, explicó Marcial Gómez, secretario adjunto de la organización campesina nacional.

Antes de entrar a las casas las rodearon, realizaron disparos intimidatorios al aire, echaron las puertas y arrojaron gas lacrimógeno dentro de las casas. Arrestaron a cinco miembros de la comunidad.

El trasfondo es una lucha de hace tiempo, desde diciembre, la gente se opone al envenenamiento de la comunidad por parte de productores sojeros, especialmente Klaus Escher, a cuyo pedido respondió el fiscal Víctor Manuel Vera imputando a 16 agricultores por “coacción grave”, semanas atrás, según el relato del dirigente de la FNC.

Esta acusación fiscal el juez local Jorge Garcete lo convirtió en orden de allanamiento, que se concretó en la madrugada de hoy. Lo llamativo es que entre los cinco detenidos, sólo uno formaba parte de los 16 imputados, los demás no están dentro de la acusación y dos de ellos, incluso, son menores de edad, dijo Gómez.

El referente campesino comentó que además de estas acciones, la policía esposó a Águeda Martínez y la sometió a los rigores del gas lacrimógeno. También robaron pertenencias de las familias afectadas, como celulares e implementos de agricultura, se lee en la denuncia realizada por la organización en su cuenta de Facebook.

Como antecedente al conflicto, además, Gómez recordó que hace dos semanas el ex comisario de la comandancia de Villarrica, Juan Almada, denunció que fue sacado de su cargo porque se negó a responder al pedido del productor sojero Klaus Escher, de reprimir con celeridad a los campesinos que habían impedido que las fumigaciones sigan.

En una entrevista, el comisario Almada dijo que le había explicado al sojero que, como jefe policial, debía seguir el protocolo, citar a la Policía Ecológica, para que ésta verifique la observancia de las normas ambientales de parte del sojero. A lo que el mismo habría respondido “Reikua'áta hina”.

“A simple vista, era evidente que (el sojal) no cumplía con el requisito”, explicó en la entrevista el comisario destituido. También dijo que no se prestaría a estar “garroteando a campesinos”. (Base Is)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar