Posts @IPDRS

No solo habrá escasez de tomate, cebolla y papa. A este ritmo, comeremos peor y habrá hambre en el país, advierte el ingeniero agrónomo Freddy Jara, ex director del Instituto Agroecológico Latinoamericano.  

Jara nos cuenta que las  tierras dedicadas a la soja (3.250.000 hectáreas) son las más aptas, las más ricas en minerales y nutrientes. “Están en manos de grandes productores que no producen alimentos básicos para nosotros”.

Nos explica que es la agricultura o la horticultura familiar las que siguen produciendo nuestros alimentos. Y en este sector, “no hay invernaderos, sistema de riego, caminos estables, comercialización segura, subsidios, nada. Todo está organizado para grandes productores de granos transgénicos y grandes ganaderos, esa es la realidad, la cruda realidad”.

 

A este paso, cada vez habrá más escases de alimentos, incuidas las verduras. “No solamente tomate y cebolla. Hay épocas del año, se viene repitiendo ya hace muchos años, en que todo se trae de afuera”.

Y este gobierno de Horacio Cartes “es aún peor. Viene con pantallazos, con “sembrando oportunidades”, aparataje de publicidad, noticia, lata parara todos los días en los asentamientos campesinos.  Las líneas de apoyo  supuestamente llegan, si llegan, desde una dirección que es familiar o individual, descartando a las organizaciones, a los comité,  descartando toda forma de administración y producción colectiva. En el campo, como en la ciudad, solos no saldremos adelante”.

Aparte de este escenario de abandono de la agricultura familiar campesina, Freddy Jara, técnico de la Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas (MCNOC), advierte la existencia de unas 500 mil familias sin tierras.

“Destierro, hacinamiento en las ciudades, imposibilidad de producir los propios alimentos. Esto es dejar en mano de las grandes corporaciones nuestros destinos”, asegura. Si esto sigue así, “comeremos cada vez peor y pasaremos hambre”.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar