Artículos de opinión

Posts @IPDRS

En el marco de las II Jornadas GeoRaizAL 2018. Geografía política de las dinámicas territoriales de la implementación de los acuerdos de paz de la Universidad Externado de Colombia se presentó el Informe 2017 sobre Acceso a tierra y territorio en Sudamérica del Movimiento Regional por la Tierra.

Los colaboradores del Informe en Colombia, Flavio Rodríguez y Milson Betancurt, han coincidido que el material contribuye a lograr una mirada comparada de las luchas de acceso a tierra y territorio en la región. Para el caso colombiano esta lucha tiene un nuevo escenario, pues las tierras baldías, por ejemplo, podrán ser obtenidas por empresas extranjeras, de acuerdo a una normativa reciente, se profundiza las condiciones para el acaparamiento de tierras en Colombia.

“La gente cría la vida, cría el entorno, pero hay tenemos el modelo de desarrollo agroindustrial (…) que no solo está envenenando los suelos sino también el saber, el conocimiento…” menciona Lorenzo Soliz, como parte de las reflexiones que nos permite reflejar el fértil debate generado en el convite “Incremento en las  importaciones de plaguicidas en Bolivia, ¿Incremento de la dependencia agroquímica?”, realizado en el IPDRS este 9 de agosto, a partir de la socialización de avances de investigación sobre los plaguicidas en Bolivia en general y la situación de sus usos en el municipio de San Pedro (Santa Cruz), municipio con las mayores extensiones de producción de soya transgénica en el país.

Johanna Jacobi, responsable en Bolivia del proyecto “Hacia la sustentabilidad alimentaria” de la Universidad de Berna, inicialmente nos acercó a datos generales en cuanto a la importación de pesticidas en el país, los cuales para el periodo 2005-2016 presentan un crecimiento alarmante de 400%, esto obviando lo ingresado por contrabando.

El Grupo Semillas en alianza con el IPDRS prepara un curso sobre la protección de las semillas en la región. El curso virtual iniciará en marzo de 2019 y recogerá un escenario nuevo marcado por el Acuerdo de Paz en Colombia y las luchas campesinas en la región. Esta alianza interinstitucional ha estado en el marco del Encuentro de copartes de Fastenopfer. 

Germán Vélez, director del Grupo Semillas, en una primera reunión de trabajo con Interaprendizaje, el área de formación virtual del Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica marca una preocupación nodal sobre la producción intelectual de las semillas no solo como normativa global sino como categoría que amenaza el patrimonio cultural de los pueblos. El mercado de semillas hoy está marcado por el capitalismo y la biotecnología, ¿cómo hacerle frente a las normas? ¿cómo abordarlas? ¿aceptamos las normas de propiedad de las semillas? ¿sí o no? ¿qué hacer con el control de las semillas nativas?, interroga Vélez.

Actualmente, Colombia está desarrollando una Ruta étnica en el marco del Plan Semilla. Ésta se aplicará en diez resguardos indígenas y deberá garantizar la disponibilidad, la conservación de semillas y la revisión de ciertos esquemas de calidad impuestos por el mercado de acuerdo a la perspectiva de los pueblos indígenas y campesinos.

Con ese apunte, la generación de espacios para el posicionamiento local y la profundización del ejercicio de los recursos y derechos campesinos ha de ser una tarea importante para Colombia y la región. De ahí que en una alianza colaborativa el Grupo Semillas y el IPDRS aportarán al debate sobre la protección de semillas en diálogo con organizaciones sociales, instituciones estatales y no estatales, universidades, comunidades campesinas, afros e indígenas sudamericanos.

Este 10 de julio en el IPDRS, tuvo lugar el convite: “Cartografías Textiles: Pedagogía para disoñar planes de vida territorial”. A través de una perspectiva metodológica, Isabel González Arango compartió con el público, integrado fundamentalmente por mujeres, una serie de experiencias en torno a las prácticas textiles como narrativas de denuncia y reparación, creadas por mujeres que fueron víctimas directas del conflicto armado en Colombia.  Esta inspiradora exposición, permitió reconocer el potencial del textil como método y documento, para conocer la realidad a través de prácticas corporales y enfrentar los retos del presente y el futuro de nuestros territorios.

En la población de Yura, pueblo capital del Jatun Ayllu Yura que actualmente trabaja sus estatutos para consolidarse como territorio autónomo, se realizó un taller de manejo del sistema de comunicación digital que se encuentra en marcha desde el año 2017.