Posts @IPDRS

Washington D.C., 24 de octubre de 2018.- DPLF lanza hoy la versión actualizada de su “Manual para defender los derechos de los pueblos indígenas y tribales.” Publicado originalmente en el 2009, esta versión actualizada del Manual busca ofrecer a las personas y pueblos indígenas y a las organizaciones que los representan, información y herramientas que puedan contribuir a la defensa de sus derechos.

Entre la segunda quincena del mes de octubre y la primera quincena del mes de noviembre, se realiza la siembra de soja en Paraguay. Se inicia la zafra 2018 y a la par las denuncias y los conflictos en el campo. En este artículo compartimos un breve resumen de los casos denunciados en los últimos días vinculados a los conflictos que genera la expansión del agronegocio.

“Con jeep ocupan sojaty en Caaguazú” señala el titular de una publicación de la página JaguareteInfo, a continuación relata que “paraguayos autoconvocados realizaron una ocupación simbólica en un Jeep portando banderas paraguayas en el Departamento de Caaguazú”. En otra publicación el mismo portal señala “En Jaguarete detienen siembra de soja” agregando que la coordinadora de asambleas populares de Jaguarete Forest “detuvo en masa la siembra de soja en la zona que según versiones está siendo financiada por empresarios brasileros”.

Expertos debaten en Seminario Internacional

En el marco del Seminario Internacional “Los derechos ambientales en la agenda de los gobiernos locales y los movimientos sociales” referentes locales e internacionales analizaron el impacto del agronegocio en la vida y la salud de las personas.

Según coincidieron los panelistas los efectos del modelo de agronegocios y particularmente la extensión del monocultivo de soja en la región del Cono Sur de América acarrea graves impactos sociales, ambientales y de salud para las poblaciones de esta región.

(Harare, 16 de octubre de 2018) Las semillas campesinas son un patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad. Constituyen la base de la producción alimentaria mundial y permiten que las campesinas y los campesinos produzcan y que los consumidores y ciudadanos encuentren una alimentación saludable y variada. Nos permiten resistir, conservar nuestras culturas ancestrales y defender nuestra identidad campesina.

Foto: PROBIOMA

Foto: PROBIOMA.

El día de ayer, 15 de octubre, en el seminario ¿Por qué no queremos transgénicos en Bolivia?, realizado en La Paz, varios investigadores y población en general expusieron los argumentos económicos, ambientales y culturales para decir no a los transgénicos, como parte de la política agraria, que desde los gobiernos se justifica principalmente tras la búsqueda de seguridad alimentaria y desarrollo económico de la ruralidad de Sudamérica.