Posts @IPDRS

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) recomendó la creación de "fondos" de alimentos para enfrentar el incierto panorama que se plantea en la producción mundial por la sequía, inundaciones e incremento de precios.

Al presentar el Panorama de la Inserción Internacional de América Latina 2011-2012, la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, dijo que, además del impacto climático, se observan cambios estructurales en los patrones alimenticios y migración del campo a las ciudades que provoca una reducción de la producción. En esa situación, planteó, "¿quién va a producir los alimentos?"

Dijo que ya China propuso a diversos países latinoamericanos la posibilidad de financiar la producción de alimentos para conformar reservas estratégicas sin el compromiso de venderles precisamente a ellos. "China planteó como una de las cosas que más le interesa hacer con América Latina y el Caribe es una gran reserva alimentaria, porque están muy claros ellos y el mundo entero de que uno de los temas de fondo del futuro van a ser los alimentos. Si, por ejemplo, nosotros en América Latina tenemos 80 por ciento de la población viviendo en ciudades, ¿quién va a producir los alimentos?, ¿quién va a producir ese tipo de productos para ese 80 por ciento? Y en China se está dando la migración campo-ciudad, 45 por ciento de la población ya vive en ciudades y esto va creciendo. Por eso China vino a ofrecer que se creara esta gran reserva alimentaria mundial con financiamiento chino y no necesariamente para venderles a ellos solamente."

Al respecto el director de la división de Comercio Internacional e Integración, Osvaldo Rosales, dijo que si bien se consideran "shocks transitorios", puede llegar a darse el caso de que se presenten varios en una década y "cuando eso acontece, tienen efecto en la pobreza, en el índice de precios, la canasta básica y eso obliga a que los gobiernos lleven a cabo una política de compensación. Y siendo así, da sentido a la propuesta china de crear fondos de reserva y hacer frente a los efectos del cambio climático que particularmente golpean a las zonas más vulnerables. Ya lo vimos en 2008 cómo el precio de los alimentos representó un crecimiento muy drástico en las condiciones de pobreza y vulnerabilidad en varias economías africanas y, con menor intensidad, en Centroamérica y el Caribe. Es un tema que está allí y se deben crear las alertas tempranas estableciendo políticas públicas y de cooperación".

Inserción latinoamericana
Alicia Bárcena hizo una relatoría de los resultados del informe sobre el panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe, el cual prevé una desaceleración en el ritmo de las exportaciones de la región debido a la crisis financiera europea y la caída en el ritmo de crecimiento de la economía estadunidense.

En el caso del comercio exterior mexicano se pronostica un crecimiento de 7.4 por ciento en sus exportaciones y de 5.3 en importaciones. Este cálculo se encuentra entre los porcentajes más altos de la media regional, pero muy alejado del 17.1 y 16.4 por ciento, respectivamente, registrados el año pasado.

"El comercio exterior de América Latina y el Caribe profundizará este año la desaceleración experimentada a partir del segundo semestre de 2011. El valor de las exportaciones de la región tendrá un crecimiento de 4 por ciento en 2012, mientras que las importaciones aumentarán 3 por ciento este año", dijo.

De acuerdo con los análisis y resultados del trabajo hecho por los especialistas de la Cepal, la región latinoamericana fue la que presentó el mayor crecimiento del volumen exportado en el último trimestre del año pasado y en el primer cuatrimestre del actual. Esto, a pesar de un contexto mundial de desaceleración del comercio. "Sin embargo, la crisis europea y la aversión global al riesgo han afectado su desempeño exportador en los meses posteriores. Esta desaceleración ha afectado a los intercambios con todos los principales socios comerciales de la región, especialmente a la Unión Europea, que cayeron 5 por ciento en el primer semestre de 2012 respecto de igual periodo de 2011", señala el informe.

PIB mexicano
En el mismo foro de presentación del estudio, Hugo Beteta, director de la Cepal en México, dijo que el organismo mantiene su estimado de crecimiento económico para México este año en 4 por ciento, no obstante la desaceleración que se observa hacia el segundo semestre.

"Nosotros mantenemos las proyecciones de crecimiento que es de alrededor de 4 por ciento", dijo en respuesta a una pregunta expresa. 

El aumento de los precios de los alimentos en América Latina y el Caribe fue del 0,5 por ciento en julio, con una tasa de inflación anual del 8,9 por ciento, informó hoy la Oficina Regional de la FAO.

  Datos de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura señalan que el índice anual reportado es igual al del mes anterior, muestra de que aun la región no es alcanzada por los efectos de la sequía en Estados Unidos y por el alza internacional de los precios de los alimentos.

El Índice de la FAO para los precios de los alimentos se disparó un seis por ciento en julio, después de tres meses de descensos.

Tal indicador mostró en agosto que los precios internacionales de cereales, aceites y grasas apenas variaron, pero los precios del azúcar cayeron bruscamente, compensando el aumento de la carne y los productos lácteos.

A pesar de la relativa estabilidad en la tasa anual de inflación de alimentos en la Latinoamérica, la Oficina Regional de la FAO no descarta futuros aumentos, como consecuencia de las tendencias alcistas internacionales.

El representante de esa oficina, Raúl Benítez, aclaró que si bien el mundo no está en medio de una crisis de alimentos, similar a la ocurrida en 2007-2008, 

los gobiernos deben estar atentos a la evolución de los factores que pueden afectar los niveles y la volatilidad de los precios de los alimentos.

Tales movimientos, especialmente en los cereales, representan simultáneamente oportunidades y riesgos para los países de la región según su posición comercial, apuntó Benítez.

Para Argentina y Brasil, por ejemplo, que responden en conjunto por el 15 por ciento de las exportaciones a nivel mundial de maíz, significan una oportunidad para incrementar los ingresos por sus exportaciones. Mientras en el caso las naciones centroamericanas y México podría representar un deterioro más profundo de su balanza comercial de alimentos, si se toma en cuenta de que más del 75 por ciento de las importaciones de maíz y trigo de estos países provienen de EE.UU.

En relación con la inflación, la Cepal señaló comportamientos heterogéneos en el mes de julio: Brasil y Chile se anotaron leves repuntes, mientras que en Aruba, Colombia, Guatemala, Honduras y Venezuela se desaceleró en los últimos tres meses.

El Salvador y Paraguay son los únicos países de la región en los que la variación en los índices de precios de los alimentos fue negativa con respecto al mismo mes del año pasado. 

Diputados, senadores y asambleístas se reunirán en Guatemala para combatir el hambre, junto a representantes de organizaciones de la sociedad civil de la región.

Más de 60 parlamentarios y miembros de la sociedad civil se reunirán en Ciudad de Guatemala para debatir y conocer las experiencias legislativas que buscan facilitar el acceso de la población a una alimentación adecuada en los países de la región.

El III Foro del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe se realizará entre el 30 y 31 de agosto, y en él se analizará el rol de la sociedad civil en el desarrollo de leyes para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional y llevar a cabo la lucha contra el hambre. En la ocasión se abordarán vías para lograr un mayor acercamiento entre los actores públicos y sociales en la discusión de las normas y estatutos legales.

"La lucha contra el hambre debe ser una política de Estado. Para que esto sea una realidad y se mantenga en el tiempo es necesario un fuerte compromiso del ejecutivo, los parlamentarios y la sociedad civil. Las organizaciones sociales y comunitarias tiene un rol importante que jugar en el desarrollo de legislaciones para reducir el hambre y la malnutrición, a través de sus puntos de vista y experiencia", señaló Guadalupe Valdez, diputada de República Dominicana y coordinadora del Frente Parlamentario contra el Hambre.

A la reunión también asistirán representantes de varios gobiernos de la región y parlamentarios de otros continentes.

"Esta reunión es una muestra del creciente involucramiento de los parlamentarios de la región en la lucha contra el hambre. Es una experiencia que ya genera interés en otras regiones", dijo Raúl Benítez, Representante Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

Guatemala comprometida

En Guatemala el tema de seguridad alimentaria y nutricional está bien posicionado en la agenda de país, prueba de ello es el lanzamiento del pacto Hambre Cero, que busca reducir la desnutrición crónica un 10 % en los próximos 4 años. 

Asimismo, el pasado mes de julio, diputados guatemaltecos lanzaron el Frente Parlamentario Contra el Hambre de Guatemala, con el fin de sensibilizar sobre la problemática del hambre, desarrollar y reformar legislaciones y fortalecer el presupuesto nacional en materia de seguridad alimentaria y nutricional.

Unidos contra el hambre

El Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y Caribe es una red creada el año 2009, que reúne a legisladores regionales, subregionales y nacionales interesados en combatir la subnutrición y la malnutrición, junto a representantes de la sociedad civil.

A su vez, es el marco bajo el cual se han ido creando frentes nacionales contra el hambre en trece países: Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

 El frente regional y los capítulos nacionales forman parte integral de la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre,  un compromiso político de todos  los países de la región cuyo fin es erradicar el hambre en la región antes del año 2025.  

Dicha labor cuenta con el apoyo de FAO, que los asiste, facilitando la coordinación de los actores y entregando ayuda técnica.

 

 

 

 

La inflación de los alimentos en América Latina y el Caribe alcanzó en junio el 8.9 por ciento en comparación con el mismo mes del 2011, lo que supone el nivel más alto en lo que va del año, según informó ayer la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Ese aumento estuvo influido por alzas en las tasas anuales en Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador y México, mientras que la inflación se redujo en El Salvador y Paraguay, según el informe mensual de la Oficina Regional de la FAO, con sede en Santiago de Chile.

Por su parte, la inflación anual general en la región mantiene su trayectoria descendente y entre enero y junio se redujo del 6.9 por ciento a 6 por ciento.

"La brecha entre la inflación anual de los alimentos y la inflación anual general se amplió a casi 3 puntos porcentuales, un nivel no observado desde abril del 2009", explicó Raúl Benítez, representante regional de la FAO.

Por tanto, la incidencia de la inflación de los alimentos en la inflación general también se incrementó, al pasar de 32 por ciento al cierre del 2011 al 38 por ciento en junio del 2012.

México fue el país de la región que registró el mayor incremento: en junio esa tasa superó el 8 por ciento, algo no observado desde octubre del 2009, mientras que en Costa Rica (5.7 por ciento) y Panamá (9.4 por ciento) también se elevó la inflación alimentaria.

En El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua las inflaciones anuales, tanto general como de alimentos, han reducido su ritmo de crecimiento.

En Sudamérica, Argentina, Bolivia y Ecuador mostraron ligeros movimientos al alza en ambos casos.

En cambio, se registraron cambios a la baja en Chile, Colombia, Uruguay y Venezuela.

En Paraguay, por su parte, por cuarto mes consecutivo se observa una tasa anual negativa en la variación de los precios de los alimentos (-1.6 %).

En Aruba, Haití y República Dominicana se observaron señales de desaceleración en sus respectivas tasas anuales de inflación general y de alimentos.

En estos países, la inflación anual de alimentos se encontraba por debajo del 5 por ciento, algo no visto en estos países desde el último trimestre del 2010.

Trinidad y Tobago se encuentra en la situación contraria: su inflación alimentaria anual alcanzó 28.3 por ciento en junio, lo que no se observaba desde finales del 2010.

Si se consideran solo los países con aumentos en la inflación alimentaria, destaca la incidencia de la carne de pollo, el tomate y la cebolla.

La carne de pollo fue el producto de mayor incidencia en República Dominicana, donde aumentó 14 por ciento, y el tercer producto con mayor incidencia en Nicaragua.

 

 

La suspensión de Paraguay del Mercosur y la intención de incorporar al bloque a Venezuela representan una amenaza al proceso de integración regional, expresa la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM), que está reunida en Santiago de Chile.

En la XXIII Reunión del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), que reúne a ministros de Agricultura de la región, se presentó la opinión de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM) sobre la situación institucional del Mercosur.

Menciona que las decisiones políticas del Mercosur de suspender a Paraguay, miembro fundador del bloque, como también la intención de incorporar a Venezuela al actual escenario político representan una amenaza al proceso de integración regional en el que los países del mencionado grupo rural tienen invertidas dos décadas de esfuerzo.

"La FARM entiende que el buen relacionamiento entre las naciones depende del respeto a las decisiones soberanas asumidas por cada país, bajo el principio de no intervención y la libre determinación de los pueblos, siempre y cuando se observen normas constitucionales vigentes", expresa parte de la posición del grupo.

Menciona que en los últimos días, miembros de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur se hicieron presentes en la República del Paraguay con el objeto de informarse sobre la situación política institucional por la que atraviesa nuestro país. "En la ocasión, pudieron constatar que en el territorio paraguayo reina un ambiente de calma, rige el estado de derecho así como las libertades públicas".

"Desde la FARM manifestamos a este pleno de ministros la profunda preocupación del sector privado agropecuario por la situación institucional del Mercosur. Al mismo tiempo instamos a los gobiernos a no escatimar esfuerzos en la búsqueda de mecanismos que permitan restablecer la armonía en el relacionamiento entre los países del bloque, de manera a consolidar nuestra posición como potencia proveedora de alimentos para el mundo", expresan también.