Posts @IPDRS

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) se reunirá especialmente en Caracas, el fin de semana, para evaluar medidas que permitan seguir superando la desigualdad social en el continente, dijo hoy el canciller de Uruguay, Luis Almagro.

El jefe de la diplomacia reveló que se aprovechará la I Cumbre de Jefes de Estado de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC) para que Sudamérica aborde respuestas económicas a las situaciones de la crisis financiera internacional.

Recordó que los ministros de Economía y Finanzas de la UNASUR se reunieron en ocasiones anteriores para impulsar la concertación de políticas que ofrezcan respuesta a los temas de desigualdad social.

En esta reunión se hará una evaluación de las discusiones y las principales medidas adoptadas por los países. También en la capital de Venezuela habrá encuentros entre los presidentes del Mercosur (Uruguay, Paraguay, Argentina y Brasil) y, según Almagro, su país llevará propuestas para dialogar con otros gobernantes, aunque el presidente, José Mujica, no agendó reuniones bilaterales.

Mujica viajará el jueves hacia Caracas para participar en la cumbre de la CELAC a realizarse entre el viernes y el sábado, con la participación de 33 jefes de Estado de América Latina y el Caribe.

Allí se recogerán los asuntos tratados en las reuniones realizadas durante 2010 y 2011 y que convergerán en un documento final que "tomará los grandes temas que preocupan a los países de Latinoamérica y el Caribe y que incluyen la situación energética, la educación, el comercio y la defensa de los derechos humanos, entre otros", informó una nota oficial de la presidencia de Uruguay. Según la posición de Uruguay, la naciente CELAC "busca ser una pieza clave en la integración regional y en la arquitectura del continente latinoamericano y las naciones del Caribe".

Los trabajos de creación de la CELAC "pondrán fin al proceso de unidad e integración cuyo origen se remonta a 1824 con la convocatoria de Simón Bolívar al Congreso de Panamá para crear una federación de las recién independizadas repúblicas latinoamericanas".

www.elcomercio.com/mundo/Unasur-realizara-reunion-especial-Caracas_0_599940080.html

Fue horas antes de que una delegación -liderada por el vice del MEF- se embarcara rumbo a Brasil al encuentro de autoridades del gobierno de Dilma Rousseff con la intención de excluir al país de las medidas proteccionistas sobre el comercio automotriz. Porto, junto al director nacional de Industria, Sebastián Torres, y el director de Integración y Mercosur de Cancillería, Álvaro Ons, plantearán hoy a Brasil excluir a Uruguay del cobro de 30% a las importaciones de automóviles, que afecta al menos a tres industrias locales (Effa, Chery y Nordex).

El gobierno entiende que todas las previsiones de gravedad de la crisis internacional son aún mayores al tener en cuenta los desequilibrios comerciales y el descontrol del sistema financiero mundial. En su informe ante el presidente y los ministros, Porto repasó los hechos en las economías mundiales y los impactos en la región, los cuales pueden afectar la economía uruguaya. "Brasil intentó frenar la subida del dólar, lo que significa que está preocupado porque este proceso devaluatorio no se profundice demasiado. Eso nos da elementos respecto de qué puede pasar a futuro con el Real. El Banco Central de Brasil está dispuesto a gerenciar no solamente el deterioro de la moneda, sino también su apreciación", apuntó el jerarca en el análisis.

En el mediano plazo -prosiguió Porto- "determinados rubros" están creciendo desde hace algunos años y "todo indica que lo seguirán haciendo", vinculado al crecimiento de China e India, y eso "ha generado en todas nuestras economías diferentes velocidades en los sectores". "En particular en Brasil ha habido un enlentecimiento del sector industrial frente a otros sectores de la economía que sí han tenido crecimiento", señaló.El dos del MEF explicó a Mujica que con ese marco Brasil decidió proteger su industria automotriz con el impuesto de 30%. La medida se incluye en el plan "Brasil Mayor", anunciado por Rousseff el 2 de agosto. Es por ello que el gobierno no observa como una medida "puntual" de proteccionismo que intenta "afectar" a países de la región el tributo a la importación de autos al país vecino. "Estamos visualizando un plan en Brasil para enfrentar las tendencias de mediano plazo y el virtual estancamiento de algunos de sus sectores", alertó Porto.

Eso último, justamente, es el segundo deber que llevan las autoridades uruguayas para despejar en la reunión junto al gobierno brasileño. Porto anunció que intentará explicarle a su par de Brasil, Nelson Barbosa, los prejuicios que conlleva a la industria uruguaya la medida proteccionista. Recordará los tratados firmados y en todo momento invocará la intención del gobierno para "profundizar" el proceso de integración regional. También en su intervención dentro del gabinete, Porto detalló otros impactos de la crisis europea.

"En las últimas semanas toda esta incertidumbre sobre la eventual salida de la situación en Europa está generando que muchos inversores del sistema financiero tengan una predisposición a invertir en activos líquidos de renta fija, y como la región en general no ofrece ese tipo de instrumentos, entonces se están deshaciendo de las monedas regionales para tratar de invertir en ese tipo de activos, y eso es lo que ha provocado la suba del dólar en nuestros países", indicó.MERCOSUREl canciller interino Roberto Conde salió a reivindicar ayer la intención del gobierno uruguayo dentro del bloque comercial fundado a inicios de 1990. Aseguró que sentía la necesidad de "aclarar" la postura del país ante especulaciones de los últimos días que, en todo caso, echó a correr el presidente José Mujica por canales oficiales.

 "Quiero reafirmarlo de forma definitiva y categórica", anunció el jerarca en rueda de prensa. "Uruguay seguirá integrando el Mercosur con su estatus actual (miembro pleno), y buscará la profundización, para cumplir con la agenda de San Juan (Argentina)", dijo. "Estamos convencidos de que este es el camino. Tenemos que lograr en este proceso la complementación económica. Por lo tanto, más integración y profundización del Mercosur. Estamos absolutamente convencidos de que este es el camino", agregó. El pronunciamiento, sin embargo, surge a partir de una salida del presidente, quien publicó el viernes en el sitio de Presidencia un mensaje con forma de declaraciones donde manejó la posibilidad de aplicar medidas "defensivas" en el Mercosur y, en caso de no tener respuesta de Brasil a sus pedidos, repensar, en consulta con los actores locales, la participación del país en el bloque. Mujica, además, se quejó del "error político" del gobierno de Rousseff y señaló que las medidas proteccionistas afectan la integración.Niegan exoneración a DefensaEl presidente de la República José Mujica, le negó al Ministerio de Defensa Nacional la exoneración de impuestos a una importación de calzado para el personal de la Fuerza Aérea.

 La secretaría de Estado había solicitado por medio de una resolución que se exonerara de recargos y gravámenes al calzado para su adquisición. En el documento con fecha 21 de setiembre que lleva el membrete del Ministerio de Economía y Finanzas, el gobierno explica que, si bien los organismos gozan de "inmunidad impositiva" por los bienes, la legislación actual permite al Poder Ejecutivo negar la exoneración cuando la compra implique un "trato discriminatorio para los bienes de producción nacional ofrecidos en plaza con respecto a los importados". En efecto, la Dirección Nacional de Industrias, del Ministerio de Industria, Energía y Minería, entendió que los bienes a importar por Defensa "son competitivos" de la industria nacional. El calzado uruguayo aporta apenas 4,4% de las unidades que ocupan las montañas de cajas que se apilan en las zapaterías.

www.entornointeligente.com/articulo/1178796/URUGUAY-Mujica-ve-riesgo-de-que-llegue-a-Uruguay-oleada-de-la-crisis

El propio vicepresidente Danilo Astori ha expuesto duras críticas, al proyecto por entender que puede afectar el clima de negocios, y advirtió que el país se puede exponer a demandas de empresas con las que hay contratos por grandes emprendimientos, pero, por lealtad al presidente, reclamó a la bancada de legisladores oficialistas que mantengan la unidad partidaria en el debate parlamentario.

El propio vicepresidente Danilo Astori ha expuesto duras críticas, al proyecto por entender que puede afectar el clima de negocios, y advirtió que el país se puede exponer a demandas de empresas con las que hay contratos por grandes emprendimientos, pero, por lealtad al presidente, reclamó a la bancada de legisladores oficialistas que mantengan la unidad partidaria en el debate parlamentario.

Las entidades gremiales agropecuarias rechazaron el proyecto y criticaron a Mujica por cambiar las reglas de juego pese a que durante el verano se había comprometido a no hacerlo. La Asociación Rural dijo que el país captó para la producción agrícola mucha inversión extranjera atraída por las reglas de juego locales. Eso comprende a gran cantidad de productores argentinos que explotan negocios sojeros y ganaderos, y a brasileños dedicados al arroz.

La oposición rechaza el impuesto y el líder del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, denunció ayer que el gobierno tiene un contrato reservado con el consorcio finlandés-chileno Montes del Plata que lo deja fuera de la cobertura del impuesto. Esta empresa es la que construye la segunda planta de celulosa y tiene grandes extensiones de campo forestado.

El planteo de Mujica había surgido en mayo pasado, pero demoró en concretarse por la persistente oposición de Astori y de todos los ministros involucrados en el caso.

El presidente uruguayo planteó a su gabinete que pretendía que todos acompañaran con su firma, pero también aclaró que comprende que los legisladores lo discutan sin que tengan presión para votarlo a libro cerrado.

El proyecto enviado al Parlamento propone crear el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales y grava los predios que superan las 2000 hectáreas con un índice que mide la capacidad productiva de la tierra. Al respecto establece tres franjas. Los que tengan campos de dos mil a cinco mil hectáreas pagarán un impuesto en pesos (ajustados por inflación) que a la cotización actual equivale a ocho dólares por hectárea. Los propietarios de tierras de 5000 a 10.000 hectáreas pagarán doce dólares por hectárea, mientras que los que estén en la franja superior, con campos más grandes, abonarán 16 dólares por hectárea.

El presidente uruguayo, José Mujica, se reunirá hoy con su gabinete ministerial para definir la aprobación del proyecto que crea el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR).

  El jefe de Estado aseguró que se han ido incorporando a la futura normativa los criterios de los ministros.

"Pero después en el Parlamento todo estará en manos de la fuerza política", señaló Mujica.

Hasta ahora nueve ministros han manifestado su respaldo a la propuesta con la cual se busca aplicar un gravamen a los propietarios que cuenten con más de dos mil hectáreas.

En entrevista ayer domingo con el diario La República, Mujica subrayó que no buscará que los legisladores del Frente Amplio, coalición gubernamental, cierren fila a favor del proyecto.

Lo importante, dijo el gobernante, es la "libertad de opinión", y que cada cual emita su juicio porque es un tema discutible.

Más allá del proyecto de ley, refutó, hay una división en el país entre la ciudad y el campo que "afecta al entramado social".

El mandatario recordó que "ha existido toda la vida", y es algo que "se ha venido arrastrando desde tiempos inmemoriales".

A fines de mayo, Mujica anunció el proyecto con el cual se aumentaría en "tres o cuatro dólares más por hectárea" el impuesto a los propietarios que tengan grandes concentraciones de tierras productivas.

La medida que involucrará a mil 500 productores de los 50 mil que tiene el país, permitirá recaudar 60 millones de dólares anuales más, los cuales servirán para la construcción obras de caminería, puertos y vías férreas, de acuerdo con Mujica.

El Partido Comunista reclamó una vez más al gobierno que tome medidas legislativas para limitar la extranjerización de la tierra. Mientras tanto, se sigue dilatando la presentación del impuesto al agro.

El presidente José Mujica sigue sin presentar el texto del impuesto anunciado en mayo para limitar la concentración de tierras. En tanto, un grupo de legisladores oficialistas que trabaja en otra propuesta para evitar la venta de campos a extranjeros, aún no tiene listo el proyecto de ley.

El senador Enrique Rubio (Vertiente Artiguista), que integra el grupo de trabajo junto a los legisladores Yerú Pardiñas (PS) y Ernesto Agazzi (MPP), dijo a El País que aún no está finalizada la redacción del proyecto. "Estamos esperando para tener un mapa más detallado del lugar en que estamos parados, queremos contar con datos del censo agropecuario para definir el contenido del proyecto", explicó Rubio.

Además, el senador señaló que "no se está trabajando específicamente sobre la venta de tierras a extranjeros en zonas de frontera".

Comunistas. Por su parte, el Partido Comunista volvió a reclamar al gobierno que se tomen medidas para frenar la extranjerización de la tierra. En un documento elaborado por el Ejecutivo del sector y entregado ayer a la Mesa Política del Frente Amplio se plantea la necesidad de aprobar una ley que limite la cantidad de tierra que pueden comprar extranjeros.

Según se explica, Uruguay "no tiene instrumentos legales para protegerse y darle un rumbo a la llegada de capitales que se adueñan de un recurso finito, irreproducible y estratégico como la tierra". Como ejemplo se cita la legislación que adoptaron Brasil y Argentina y que prohíbe la venta de más de 1.000 hectáreas a extranjeros.

Además, se propone a los demás sectores que integran la coalición de izquierda hacer un "gran debate nacional sobre la tierra". En tanto, se solicita aumentar los recursos destinados a la compra de tierras para el Instituto Nacional de Colonización.

En el marco del reclamo que hacen al gobierno, los comunistas apelaron a una frase que dijo Mujica cuando era ministro de Ganadería. "El 2005 fue dramático; fue el año en que se vendieron más tierras a las transnacionales y no pude hacer un carajo. Pero si me queda un aliento más voy a poner un palo en la rueda del proceso", señaló Mujica en el año 2006.

Programa. Si bien los comunistas reconocen que se avanzó en el marco regulatorio de la compra de tierras al aprobar la ley de Sociedades Anónimas, se recuerda que esa misma norma, "abre una ventana para eludir la declaración nominativa previendo que los grandes emprendimientos puedan ser exceptuados de hacerlo".

Asimismo, se explica que de aprobarse la ley que encargó Mujica a legisladores oficialistas para limitar la compra de tierras "se avanzaría, pero no lo suficiente". Según explican, el Instituto de Colonización por falta de recursos, tan solo pudo adquirir 6.000 hectáreas de las 250.000 hectáreas que debería comprar en el quinquenio. Por lo que concluyen: "estamos muy lejos de cumplir el programa del FA; la compra de tierra ha sido testimonial".

Campeones. Según el documento del PCU, el 25,6% de las tierras del país estaría en Emanos extranjeras. Lo que equivale a decir que más de 4 millones de hectáreas "pertenecen a otros Estados".

"Somos campeones mundiales en materia de extranjerización. Le ganaríamos lejos a los argentinos que tienen el 3,4% en manos extranjeras, a los australianos (3%), a Estados Unidos (1,7%) y a Brasil (1,2%)", indica el PCU.

El 80% de los campos que se vendieron en el 2010 fue comprado por inversores extranjeros (33% europeos, 23% brasileños, 17% argentinos y 4% estadounidenses), según cifras del Instituto de Colonización.

Como ejemplos, se cita a ocho empresas forestales que poseen 720.000 hectáreas, entre las cuales se encuentran Montes del Plata y UPM.

El PCU afirma que las operaciones de compra-venta sumaron 6.280.000 hectáreas en lo que va del siglo XXI, lo que equivale al 39% del total de tierras que posee Uruguay. Los comunistas sostienen que "a la cabeza del proceso de compra de tierras se encuentran las empresas de agronegocios internacionales, los bancos de inversión, los hedge funds, los fondos de deuda soberana y fondos de pensiones, así como empresas y particulares atraídos por el potencial especulativo de las tierras". Advierten que de no tomarse medidas "el proceso de extranjerización continuará profundizándose".