Posts @IPDRS

Parlamentarios de 18 países asistieron ayer al III Foro Parlamentario Contra el Hambre de América Latina y el Caribe, en el que se busca discutir mecanismos para fortalecer los presupuestos destinados a combatir el hambre.

René Benítez, representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), explicó que el problema que se vive a nivel mundial es la falta de compromisos políticos en este flagelo. Informó que en América Latina hay 50 millones de personas con inseguridad alimentaria.

El panorama local no cambia, según datos proporcionados por la Secretaría de Seguridad Alimentaria (Sesan), uno de cada dos niños padece desnutrición crónica; en palabras de Luis Enrique Monterroso, secretario esta dependencia, mil niños nacen diariamente en el país y la mitad tiene ese riesgo.

Un estudio presentado en septiembre de 2011 por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) da cuenta de que Guatemala es el primer país de América Latina y El Caribe, y el sexto a nivel mundial, con mayor porcentaje de niños desnutridos menores de 5 años. 

Se cita, además, la desnutrición crónica que padecen 1 millón 300 mil niñas y niños guatemaltecos menores de 5 años.

Benítez precisó que, a nivel local, la agricultura familiar es una parte importante, debido a la configuración del país. "La población rural está en posición de inseguridad alimentaria; es una buena salida, inclusiva y herramienta muy adecuada", precisó.

Recursos mal empleados 

Agregó, respecto a la cooperación internacional que ha llegado al país, que muchas veces "está la plata y no se hace lo que se tiene que hacer".

Gudy Rivera, presidente del Congreso, expuso que el Ejecutivo trabaja en incrementar los recursos que van destinados al programa Hambre Cero, desde el Congreso, a través de la Comisión de Finanzas, puesto que se analizan  las medidas para aprobar los recursos necesarios. "Se debe reconocer el derecho fundamental a la alimentación", explicó.

 

 

El ex canciller chavista Alí Rodríguez sucederá en la secretaría general a la colombiana María Emma MejíaSantos será el anfitrión del evento, que contará con la presencia de Lugo, presidente pro tempore del bloque.

La ceremonia de traspaso se realizará este lunes 11 de junio en la Casa de Nariño, sede el Ejecutivo colombiano. Además del mandatario local y del paraguayo, participarán del evento los cancilleres de Argentina, Héctor Timerman; Brasil, Antonio de Aguiar; Chile, Alfredo Moreno; Ecuador, Ricardo Armando Patiño; Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett; Surinam, Wiston Guno, y Venezuela, Nicolás Maduro.

Participarán también los viceministros de Relaciones Exteriores de Bolivia, Juan Carlos Alurralde, y Perú, José Rafael Beraún, mientras que por Uruguay asistirá el embajador itinerante, Julio Baraibar.

Según informó la cancillería colombiana, además de la asunción de Rodríguez, la agenda del encuentro abordará la institucionalidad de la Unasur, la revisión del reglamento y el presupuesto del Instituto Suramericano de Gobiernos del bloque.

La secretaria general saliente, la colombiana María Emma Mejía, aseguró que la integración energética será el gran reto de su sucesor. Por la experiencia de Rodríguez "en recursos naturales, ese es el campo estratégico para Unasur. Hay que empezar a pensar en la gobernanza de esos recursos que nos convierten en potencia y donde hay un gran activo para el futuro suramericano", dijo la ex canciller colombiana a la revista local Semana.

Rodríguez fue canciller de Venezuela, ministro de Finanzas y de Energía Eléctrica. También presidió la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y ocupó la secretaría general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). También participó en grupos guerrilleros durante la década de los 60 y 70.

Mejía y Rodríguez fueron elegidos en 2011 para ocupar de manera sucesiva, cada uno por un año, la secretaría general de Unasur tras la muerte en octubre de 2010 de su primer titular, el ex presidente argentino Néstor Kirchner.

 

Un foro debate vinculado a espacios de reflexión para que las posiciones de los gobiernos tengan mayor participación de especialistas y la población en temas medioambientales, con vistas a la Cumbre de Río + 20, sesionó hoy en esta capital.

La cumbre de presidentes terminó sin un documento final.Según el presidente de Colombia, "los temas de Cuba y las Malvinas impidieron un consenso", por lo que no hubo una declaración conjunta.

Tal vez no haya sido el mejor encuentro regional de todos. A la ausencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se le sumó el repudio de su par ecuatoriano, Rafael Correa, a la exclusión de Cuba de la reunión, el escándalo de los custodios del mandatario estadounidense, Barack Obama, y el desaire de las últimas horas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que se retiró antes de tiempo, tras ver frustrada su intención de que se plasmara en un documento final el apoyo de los países de la región a los reclamos argentinos por las Islas Malvinas.

Apenas terminada la Cumbre de las Américas, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reconoció que "los temas de Cuba y las Malvinas impidieron un consenso", por lo que no hubo una declaración final de los 31 jefes de estado reunidos en Cartagena de Indias.

Santos reveló durante la conferencia de prensa final que, cuando terminó su discurso inaugural, el único que fue transmitido durante toda la cumbre, Fernández de Kirchner se le acercó y le dijo: "Te olvidaste de Malvinas". Sin embargo, trató de quitarle trascendencia a la partida anticipada de la Presidenta, al precisar que le había expresado que "tenía unos asuntos que atender" en el país.

De todas maneras, el tema Malvinas no fue el único que provocó divergencias entre los dirigentes latinoamericanos. La histórica ausencia de Cuba, que otra vez no fue convocada, se impuso en las reuniones, más allá de lo digitado por agenda.

La presión que ejercen desde hace años países como Venezuela o Ecuador por el ingreso de Cuba a las cumbres ganó fuerza en el encuentro realizado en el puerto caribeño de Cartagena, donde el anfitrión, el colombiano Juan Manuel Santos, pidió que ésta sea la última cita sin Cuba, un reclamo apoyado por el resto de los países latinoamericanos y caribeños.

Visión argentina. Antes de volver al país, la Presidenta posó junto al resto de los mandatarios de la región en la tradicional "foto de familia". Contrariamente a las primeras informaciones sobre el alejamiento temprano de CFK, el ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, dio su versión del encuentro. De acuerdo con el canciller, l

La delegación nacional prefirió destacar la reunión entre la mandataria y Obama, quien prometió que "las pequeñas diferencias comerciales" entre ambos países "no serán el centro de la relación". Días atrás, el jefe de Estado había expresado su intención de ser "buenos amigos" con Argentina, aunque horas atrás ratificó la neutralidad de su país en el reclamo por la soberanía en Malvinas.

"Debemos seguir trabajando juntos, manteniendo este diálogo directo entre nosotros y, si existiesen pequeñas diferencias comerciales entre ambos países, de ninguna manera serán el centro de la relación", dijo Obama a la Presidenta, contó el canciller Héctor Timerman a los periodistas en Cartagena.

El ministro sostuvo, en un encuentro con la prensa en Cartagena, que el balance de la cumbre es "muy positivo" para el gobierno argentino y destacó "el diálogo sincero, abierto y franco" entre los jefes de Estados del continente.

Foto; Telám

Las organizaciones sociales y populares del Continente, reunidas en la V Cumbre de los Pueblos, la verdadera voz de las américas, realizada entre el 12 y 14 de abril en Cartagena de Indias en forma simultánea a la VI Cumbre de las Américas, señalamos que:

Rechazamos enérgicamente la insistencia del gobierno de Estados Unidos de imponer su agenda y decidir sobre el rumbo de las deliberaciones de estas Cumbres. Son prueba de ello su veto a la participación de Cuba y su estrategia de militarización, que utiliza como pretexto la fracasada guerra contra las drogas, la atención a desastres naturales y el control a la migración, como forma de mantener su hegemonía. Un componente fundamental de esta estrategia es la criminalización de las luchas sociales.

Su política imperialista se expresó en el apoyo al golpe de Estado en Honduras y su respaldo al régimen ilegítimo de Porfirio Lobo, los intentos de desestabilizar a Haití, el mantenimiento del bloqueo económico a Cuba y la continuidad de la base militar de Guantánamo así como, la oposición a la soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas.

Ha sido ostensible, después de la Cumbre de Trinidad y Tobago, el incumplimiento por parte del gobierno de Obama de la oferta de construir un nuevo tipo de relación con América Latina. A pesar de su derrota en la propuesta del ALCA, el gobierno estadounidense, para sortear la aguda crisis económica que afronta desde 2007,se empeña en promover los tratados de libre comercio y el conjunto de la agenda neoliberal que son un obstáculo para la integración regional y han sumido en el atraso y la miseria a la mayoría de los países del Continente.

Por su parte, el gobierno canadiense ha promulgado una política de tratados de libre comercio e industria mega minera y de extracción de recursos naturales y energéticos en toda América Latina. Sus empresas están causando daños irreversibles al ambiente y la biodiversidad, violando los derechos de los pueblos a sus territorios. Los conflictos sociales y ambientales se multiplican en la región como resultado de este modelo depredador.

Reconocemos los avances en los esfuerzos de integración regional autónoma, como los planteados en el ALBA, UNASUR y la Comunidad de Estados de Latinoamérica y del Caribe, CELAC.Sin embargo, la construcción y afianzamiento de gobiernos democráticos, progresistas y de izquierda debe avanzar hacia la superación del modelo basado en el extractivismo, la monoproducción agroexportadora y el acaparamiento de las tierras. Esto vulnera derechos esenciales como el consentimiento previo, libre e informado e impide el despliegue de toda la capacidad del movimiento socialcomo fuerzas capaces de profundizar los cambios.

La confluencia de estas corrientes gubernamentales con los movimientos sociales y políticos, puede preservarse en la medida en que los pueblos profundicen la unidad, la movilización social y política y no renuncien a su autonomía y a su derecho de fiscalización. Registramos con satisfacción que las luchas populares se mantienen y se fortalecen en resistencia pacífica al modelo neoliberal.

A esta V Cumbre de los Pueblos, la Verdadera Voz de las Américas, acudieron miles de luchadores y luchadoras, de organizaciones de mujeres, sindicales, estudiantiles, campesinas, indígenas, afros, pequeños productores y sectores de iglesias y ecuménicos del hemisferio. Deliberamos sobre los problemas que consideramos verdaderamente fundamentalespara nuestros pueblos y avanzamos en la construcción de propuestas y por ello, entre otras demandas, exigimos:

- La eliminación de las bases militares extranjeras, el fin del colonialismo, la cancelación de ejercicios y entrenamientos militares y policiales conjuntos, el cierre de la Escuela de las Américas y la eliminación del Sistema Interamericano de Defensa y el cese del despliegue de la IV flota sobre nuestros mares.

- El fin de la militarización so pretexto de la guerra contra las drogas, y su reemplazo por una política integral, multilateral y con énfasis en las medidas de salud pública.

- El fin de la militarización de funciones civiles como la asistencia humanitaria, la atención a desastres y el control migratorio.

- El cese de la criminalización de la lucha social, del uso de los territorios indígenas,afros y campesinos como escenarios de guerra: no a los reclutamientos forzados, al uso de las mujeres como botín de guerra y a los desplazamientos forzados. En el caso de Colombia, en donde persiste el conflicto armado interno, la militarización ha puesto al borde de la extinción a estos pueblos.

- La supresión de los tratados de libre comercio e inversión que profundizan la pobreza, la exclusión social y la inequidad, que afectan particularmente a las mujeres.

- El cese a la promoción indiscriminada de la inversión extranjera, buscando en cambio relaciones de cooperación y beneficio recíproco y profundizando en los procesos de integración autónoma. Los derechos de los inversionistas no pueden estar por encima de los derechos de los pueblos y la naturaleza. Es preciso condenar a las trasnacionales como actores principales del modelo.

- Una nueva arquitectura financiera regional, que incorpore: Banco del Sur, Fondo de Reservas Latinoamericano y ponga fin a la empobrecedora política de endeudamiento.

- Soluciones reales a la crisis ambiental y climática que apunten a sus causas estructurales a través de un El replanteamiento de la arquitectura financiera cambio en el modelo de desarrollo. Defendemos la vida y los bienes comunes frente a la mercantilización de la naturaleza impulsada por las instituciones financieras multilaterales y los países del norte.

- Respeto al derecho de los pueblos a decidir sus políticas agrarias y asegurar su soberanía alimentaria, conservar y consumir sus productos nativos. Todos estos amenazados por los monocultivos, los agrocombustibles, los transgénicos y la gran minería.

- Que se priorice la generación de trabajo digno para todos y todas, la garantía a la libertad sindical y la negociación colectiva y el fin de la violencia contra trabajadores rurales y urbanos del continente.

- Cambios efectivos en los sistemas educativos que aseguren el pleno acceso a la educación, con participación democrática de los estamentos educativos y en contra de la privatización y mercantilización de la educación. En defensa del derecho a la educación, apoyamos la demanda del movimiento estudiantil del continente por su gratuidad y universalidad.

- Restablecer el derecho de Cuba a pertenecer al sistema multilateral. Exigir a EE.UU. el cese del bloqueo a Cuba y el cese de la hostilidad hacia los gobiernos que no siguen sus dictados.

- La profundización de los procesos de integración autónomos sin injerencia del gobierno de Estados Unidos y la construcción de amplios procesos de integración desde los pueblos, con respeto, reconocimiento e incorporación de los aportes de la comunidades a una sociedad basada en la cooperación y el Buen Vivir y la construcción de una cultura de paz. - Los pueblos hermanos del continente, apoyamos a Colombia en la búsqueda de una solución negociada y pacífica al conflicto armado.

Lamentamos que la bella ciudad de Cartagena sea al mismo tiempo ejemplo de inequidad y pobreza. Hoy de militarización con ocasión de la Cumbre oficial de presidentes.

Hacemos un llamado a todos los sectores sociales del Continente Americano, para que de manera unitaria emprendamos las luchas que reivindiquen los principios y aspiraciones recogidos en esta declaración, invitándolos a acompañar la movilización masiva, pacífica y civilista para el logro de los fines propuestos.

Finalmente consideramos que la Cumbre oficial de las Américas no puede seguir siendo un escenario excluyente, de subordinación al imperio y simulación de falsas armonías. Esta es nuestra voz, la verdadera voz de los pueblos de las américas, y así lo proclamamos ante el mundo.