Posts @IPDRS

Representantes oficiales de la Unión Europea y de los países miembros del Mercosur iniciaron en Bruselas (Bélgica) la segunda ronda de negociaciones en procura de un Acuerdo de Asociación Interregional.

Las conversaciones se dan en el marco del Comité de Negociaciones Birregionales (CNB), se extenderán hasta el viernes, y son una continuidad de las tratativas activadas en junio en Buenos Aires, tras una suspensión de seis años debido a la paralización de las negociaciones para liberalizar el comercio mundial, en el marco de la ronda de Doha.

Voceros de la reunión bilateral citados por agencias internacionales indicaron que el objetivo es "diseñar un calendario de trabajo que podría fijar la presentación de las primeras ofertas concretas hacia diciembre".

El Mercosur procura un mayor acceso al mercado europeo para sus productos agrícolas y derivados alimenticios, lo que implicaría para varios países del viejo continente abandonar sus políticas proteccionistas para los productores del sector.

La industria europea, en tanto, resultaría favorecida con el tratado, y aspira a poder participar activamente como proveedora de los estados miembros del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay).

El cumplimiento de este objetivo requiere el acuerdo de los 27 países de la Unión Europea (UE) y al menos una decena de sus integrantes, encabezados por Francia, se oponen férreamente al denunciar una amenaza para sus intereses agrícolas.

El Comité de Seguridad Alimentaria (CSA), impulsado por la ONU como la plataforma mundial más importante en la lucha contra el hambre, celebra desde hoy hasta el próximo sábado (Día Mundial de la Alimentación) su reunión anual con el fin de debatir sobre la volatilidad de los precios de los alimentos en los mercados de productos básicos y estudiar una regulación de la apropiación de tierras a gran escala.

Esta reunión, que tiene lugar en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en Roma (Italia), se produce pocos días después de que este organismo de la ONU haya dado a conocer en un informe que alrededor de 925 millones de personas pasan hambre en el mundo.

El CSA fue reformado a finales del año pasado con el fin de que sea la mayor plataforma mundial en la lucha contra el hambre. Entre sus miembros están las tres agencias de la ONU dedicadas a la seguridad alimentaria: la FAO, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Además, el CSA incluye a la sociedad civil y a ONG, especialmente las que representan a pequeños agricultores, pescadores, ganaderos, campesinos, población urbana pobre, trabajadores del sector agrícola y alimentario, mujeres, jóvenes y población indígena. Entre sus miembros también están el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), bancos regionales de desarrollo y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El director general de la FAO, Jacques Diouf, dijo en el discurso inaugural de la reunión del CSA que "los problemas globales (como el hambre) necesitan tanto soluciones globales como locales. El renovado CSA constituye la plataforma necesaria para debatir los complejos problemas del mundo y alcanzar soluciones consensuadas".

"Esta semana marca el lanzamiento de un esfuerzo coordinado estratégicamente a nivel mundial para hacer uso de las fuerzas combinadas de todas las partes implicadas en la lucha contra el hambre en el mundo", aseguró la directora ejecutiva del PMA, Josette Sheeran.
Por su parte, la vicepresidenta del FIDA, Yukiko Omura, subrayó que "invertir en los pequeños campesinos, mejorar su acceso a la tierra, a la tecnología apropiada, a servicios financieros y a los mercados y responder a sus demás necesidades es la forma más eficaz de generar un amplio movimiento para salir del hambre y la pobreza".

El relator especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, destacó que la reunión de esta semana intentará alcanzar "un consenso internacional sobre cuestiones tan delicadas como la apropiación de tierras o la especulación de los productos básicos agrícolas".

De Schutter defendió que los pequeños agricultores independientes puedan utilizar las tierras sin utilizar antes de que éstas sean objeto de una apropiación a gran escala, al tiempo que responsabilizó a los mercados financieros del aumento de los precios básicos de los alimentos.

América del Sur es la región en que se ha producido la mayor pérdida de bosques y en todo el mundo la biodiversidad forestal corre peligro debido a la elevada tasa de deforestación, advirtió hoy la FAO.

En el reporte "Evaluación de los recursos forestales mundiales", el organismo destacó, sin embargo, que se observa una tendencia positiva constante de conservación de la biodiversidad forestal en zonas específicamente designadas para esta finalidad.

El informe, que representa la evaluación más completa de los bosques del mundo, fue publicado para la inauguración del periodo de sesiones del Comité Forestal y la Semana Forestal Mundial en la sede de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Roma.

Subrayó que en todo el mundo entre 2000 y 2010 se convirtieron al año a otros usos, como la agricultura, unos 13 millones de hectáreas de bosques, o se perdieron por causas naturales, en comparación con los 16 millones de hectáreas al año del decenio de 1990.

Dijo que más de una tercera parte de la superficie forestal está clasificada como bosque primario, es decir aquel que no presenta indicios visibles de intervención humana.

"Los bosques primarios, en particular los pluviales tropicales, contienen algunos de los ecosistemas más diversos del mundo", resaltó.

Según el informe, en todo el planeta los bosques primarios ocupan el 36 por ciento (mil 400 millones de hectáreas) de la superficie forestal, pero ésta se ha reducido en más de 40 millones de hectáreas, o 0.4 por ciento anual en los últimos 10 años.

Dijo que esto no significa necesariamente que estos bosques hayan desaparecido, más bien, en muchos casos se han reclasificado debido a la explotación selectiva o a otras intervenciones humanas en el periodo de la evaluación.

La FAO resaltó que en América del Sur se ha producido la mayor pérdida de bosques primarios, seguida de África y Asia.

Indicó que otras amenazas para la biodiversidad forestal son la gestión forestal insostenible, el cambio climático, los incendios, las plagas de insectos y las enfermedades, las catástrofes naturales y las especies invasoras, todo lo cual produce graves daños en algunos países.

"A la vez, la superficie forestal destinada a la conservación de la biodiversidad ha crecido más de 95 millones de hectáreas desde 1990, y la mayor parte de esta superficie (46 por ciento) se designó entre 2000 y 2005", reveló el estudio.

Subrayó que actualmente 12 por ciento de los bosques del mundo (más de 460 millones de hectáreas) están designados para conservación de la biodiversidad.

El informe contiene datos de 233 países y zonas que cubren diversos temas generales: extensión de los recursos forestales; biodiversidad; salud forestal; funciones productiva, protectora y socioeconómica de los bosques, y el marco jurídico, normativo e institucional que orienta su ordenación y uso.

Contribuyeron al informe más de 900 expertos de 178 países, resultado de cuatro años de trabajo.

El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, inició hoy un viaje a Argentina y Brasil para impulsar el desarrollo de las negociaciones comerciales de la Unión Europea (UE) con Mercosur y el aprovechamiento de las oportunidades de exportación en estos mercados.

El comisario se ha desplazado a Brasil -país que preside el bloque Mercosur-, donde se reunirá mañana con el ministro de Asuntos Exteriores, Celso Amorim, y el ministro de Comercio, Miguel Jorge, según informó la Comisión Europea (CE), en un comunicado.

El miércoles, 15, en Argentina, el representante comunitario se entrevistará con el canciller Héctor Timerman y con la ministra de Industria, Deborah Giorgi.

En ambos países, De Gucht abordará el proceso de negociación actualmente en curso para un acuerdo de asociación de la UE y el Mercosur, así como otras cuestiones comerciales bilaterales de importancia.

El comisario De Gucht afirmó, en el comunicado, que el crecimiento económico del Mercosur (integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), supone "oportunidades importantes en esta región para los exportadores y los inversores de la UE en los próximos años".

A juicio del comisario, un acuerdo de libre comercio "equilibrado y ambicioso" entre la Unión y el bloque latinoamericano podría aportar beneficios económicos "sustanciales" a ambas partes y contribuir a la recuperación económica.

La UE y Mercosur acordaron en mayo de 2010 reabrir las negociaciones, que habían estado interrumpidas desde 2004 por falta de consenso y discrepancia, para un acuerdo de asociación sobre todo en cuestiones agrícolas.

Desde entonces, en junio se celebró una ronda de negociaciones en Buenos Aires, y la próxima sesión entre ambas partes está prevista en octubre, en Bruselas.

Entre los asuntos más difíciles de estas tratativas figura la agricultura, pues dentro de la UE muchos países y el sector temen la amenaza que puede suponer un incremento de las concesiones al bloque latinoamericano, entre los que hay países líderes en la exportación de carnes, por ejemplo.

La UE, por su parte, tiene ambiciones en cuanto a su expansión en sectores industriales y de servicios en Mercosur.

La CE ha afirmado hoy, en un comunicado, que el acuerdo debe extender el alcance de los productos y servicios liberalizados y tener en cuenta los puntos "sensibles" para ambas partes.

Mercosur es un socio comercial cada vez más importante para la UE y hasta que llegó la crisis financiera, las exportaciones comunitarias a esos cuatro países crecían un 15% anual, según la misma fuente.

Las inversiones de la UE en Mercosur alcanzan 165.000 millones de euros, cifra superior a las que mantiene en China, India y Rusia juntas.

La organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha recomendado el uso de aguas residuales urbanas en la agricultura para mitigar la escasez y reducir costes.

   El organismo de la ONU, según el informe 'La riqueza de los residuos: economía del uso de las aguas residuales en la agricultura', ha indicado que reciclar las aguas residuales urbanas y usarlas para los cultivos agrícolas "puede ayudar a mitigar los problemas de escasez de agua y reducir la contaminación en esta", y ha advertido de que es una práctica que "no está tan extendida como debiera".

   En este sentido, han explicado que el uso de aguas residuales tratadas en la agricultura "se practica en cerca de medio centenar de países y ocupa una superficie que asciende al 10 por ciento del total de tierras cultivadas a nivel mundial".

   No obstante, han destacado que a escala global "tan solo una pequeña parte de las aguas residuales tratadas se utilizan para la agricultura". En todo caso, han resaltado que "esta práctica atrae cada vez mayor interés en todo el mundo, y en algunos países como España y México, un porcentaje elevado de las aguas tratadas se destinan al riego".

   El director Adjunto de la División de Tierra y Aguas de la FAO, Pasquale Steduto, ha manifestado que "los estudios de casos incluidos en el informe indican que una gestión segura de las aguas residuales en la producción alimentaria supone una forma de aliviar la competencia entre las ciudades y la agricultura por el agua en regiones en la escasez va en aumento", y ha añadido que "en un contexto adecuado puede ayudar también con el tratamiento de las aguas residuales y la consiguiente contaminación de los ríos".

   Asimismo, han constatado que "los campesinos también podrían ahorrarse parte del coste de bombear aguas subterráneas, al tiempo que los nutrientes presentes en las aguas residuales reducen el gasto en fertilizantes". Steduto ha asegurado que "tratada de forma adecuada y reciclada en forma segura, el agua puede ofrecer potencialmente un 'triple dividendo' a los usuarios urbanos, los campesinos y el medio ambiente".