Artículos de opinión

Posts @IPDRS

Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas debe resolver sobre adopción del texto.

Tras más de diez años de negociaciones está cada vez más cerca de adoptarse la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales”. El Consejo de Derechos Humanos que sesiona actualmente en Ginebra votará la adopción de este documento en la jornada de este viernes 28 de setiembre.

Una buena noticia en estos tiempos tan duros de regresión política y social en America Latina debe ser siempre celebrada e impulsarnos a las buenas luchas.

La noticia viene de Paraguay, donde se inicia un nuevo gobierno nacional bajo el Partido Colorado. En 17 de septiembre se aprobó la Ley Marco de Soberanía, Seguridad Alimentaria y Derecho a la Alimentación, después de casi 5 años de discusiones, y fue remeitida al ejecutivo.

La reunión entre corregidores del Territorio Indígena Multiétnico (TIM-1) y autoridades del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), Viceministerio de Tierras y Ministerio de Gobierno acordó este sábado titular las tierras de los pueblos indígenas mojeño, chiman, yuracaré y movima que eran parte de concesiones hasta 2011.

Los corregidores del TIM-1 se reunieron el viernes con funcionarios del Gobierno en Santa Rosa del Apere, cerca de San Ignacio de Moxos, para coordinar acciones en defensa de su territorio, pero no arribaron a ningún acuerdo.

Cerca del 30% de las comunidades indígenas tiene problemas con la tenencia de tierras.

El reciente caso de la comunidad indígena de Tacuara´i ubicada en el Departamento de Canindeyú, dejó al descubierto la realidad que atraviesan los pueblos indígenas en medio del avance del agronegocio en el campo paraguayo. Las tierras en conflicto, ubicadas en la frontera nordeste con el Brasil pertenecen ancestralmente al pueblo Avá Guaraní y son ocupadas irregularmente por un terrateniente brasileño.

Las últimas semanas estuvieron marcadas por graves episodios de violencia contra la comunidad indígena de Tacuara’i, primeramente un ataque de civiles armados que dejó heridos entre las más de 100 familias Ava Guaraní que permanecen en unas 1.500 hectáreas de tierra y luego la desaparición de otros dos indígenas, que según la comunidad fueron asesinados por los mismos matones del terrateniente.

Hace un par de semanas, en un comprometido encuentro y conversa en el IPDRS entre diversos actores motivados por la  investigación desarrollada en el marco del proyecto Sustentabilidad alimentaria en Bolivia de la Universidad de Berna, sobre el incremento de la importación de plaguicidas en Bolivia, parte del equipo investigador recogió sugerencias, surgidas en el debate, a fin de fortalecer los argumentos desde otras miradas y experiencias de investigación sobre el tema.