Posts @IPDRS

Por Mario Osava*

El nuevo coronavirus llegó al extremo noroeste de Brasil, en la Amazonia profunda, sonando la alarma de su arribo a comunidades donde viven numerosos indígenas, en un temor común en los países latinoamericanos.

Después de más de 20 años de litigio, la Corte Interamericana de Derechos Humanos le dio la razón a la Asociación de Comunidades Indígenas Lhaka Honhat.

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) informó que más de cinco mil guardias indígenas vienen ejerciendo control territorial en diferentes puntos del departamento colombiano del Cauca para evitar la llegada del coronavirus COVID-19 a territorios indígenas.

La COICA formuló un conjunto de propuestas urgentes para ser implementadas por los gobiernos y apoyadas por la comunidad internacional en el contexto del COVID-19.

Autoridades municipales y dirigentes campesinos indígenas de la región expresaron preocupación por el riesgo de la propagación del “coronavirus” en la Amazonía. Pese al equipamiento básico del que se dotó al personal médico de las capitales de Municipio, las condiciones estructurales, indefensión y falta de información en las comunidades campesinas e indígenas -que ya padecen por dengue y malaria- las hacen más vulnerables aún.