Posts @IPDRS

El Ministro de Agricultura de Argentina ha anunciado dos medidas para mejorar la situación de crisis que atraviesan los productores de trigo. Una de las medidas es liberar un millón de toneladas de cereales para la exportación y la otra, es el compromiso, por parte de la industria de la molinería, de adquirir 1,5 millones de toneladas de cereal en un plazo de 40 días. En contrapartida, los molinos se beneficiarán de créditos bonificados a 3,5 % de interés en 6 meses, que entrarán en vigor en un plazo máximo de 180 días.

Estos anuncios los realizó el Ministro durante su reunión con la Mesa de Enlace (mesa que agrupa a los representantes del sector), en la que se puso en Marcha la Mesa Nacional del Trigo, que de momento solo estará compuesta por los representantes oficiales de las provincias trigueras y contando con el apoyo de la industria molinera, la administración provincial, las firmas exportadoras y autoridades del Banco Nación. Los representantes nacionales de los productores de trigo están todavía valorando su incorporación a la Mesa del Trigo.

La semana pasada, la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández, anunció otra medida para el sector del trigo. Se trataba de una línea de financiación para que los pequeños y medianos productores de trigo puedan retener el cereal. Dicha línea de financiación son créditos bonificados, en los que el Ministerio financia el 50% de la tasa de interés. Los créditos serán a 180 días, al 3,5% de interés y por un 70% del valor de la mercadería.

 

Celebrando el éxito del I Foro Social y la I Feria Mundial de Economía Solidaria, que concluyó ayer en Santa María, Rio Grande do Sul, la coordinadora del proyecto Esperança Cooesperança, hermana Lourdes Dill, hizo un balance positivo de los dos eventos. Expresó que tanto el foro como la feria son repuestas efectivas para aquellos que todavía no creen en la consolidación de la Economía Solidaria.

La feria fue clausurada con una gran "mística", al terminar decenas de talleres y seminarios temáticos que se realizaron a lo largo del día. La apreciación de la hermana Lourdes es que más de 150 mil personas pasaron por los stands que mostraron gran variedad de productos solidarios, en el Centro de Referencia de la Economía Solidaria Don Ivo Lorscheiter.

"Como un evento que está integrado en las celebraciones de 10 años de proceso del Foro Social Mundial, que va a desarrollarse en más de 40 regiones en todo el mundo, pensamos que el evento cumplió bien su papel, con mucho debate y con la participación de muchos emprendimientos", afirmó.

La propuesta era que al terminar el evento, los emprendimientos se reuniesen y saliesen en nueva caravana, esta vez camino de Porto Alegre, donde participarán de la décima edición conmemorativa de los 10 años del Foro Social Mundial, que comienza hoy (25) y continúa hasta el día 29.

La Secretaría de Integración regional, articuladora de la realización de ambos eventos, a través de su titular Jorge Pozzobom, informó que Santa María se transformó en estos días en la capital mundial de la economía solidaria. "Es un evento que congregó al pueblo, que respetó la diversidad de la población brasileira, que acogió a la gente de otros países. Un momento de integración", dice.


Economía Solidaria en julio

Hna. Lourdes Dill anunció la realización de la sexta feria de Economía Solidaria del Mercosur y la 17ª Feria Estadual de Cooperativo (Feicoop) para los días  9,10 y 11 julio. Los eventos, inicialmente programados para el año pasado, tuvieron que ser cancelados por orden judicial, en razón de la alta incidencia de la gripe A en la región Sur.

Las expectativas continúan positivas. Según hermana Lourdes, el evento de julio ya recibió 400 inscripciones y tiene todas las condiciones para repetir la buena aceptación de os eventos que se realizan ahora.

En julio de 2010 acontecen también la 10ª Muestra de la Biodiversidad y la Feria de Agricultura Familiar, el 6º Seminario Latinoamericano de Economía Solidaria y la 6ª Caminada Internacional y Ecuménica por la Paz.

Mas informaciones en: www.esperancacooesperanca.org.br

Traducción: Ricardo Zúniga

La flamante ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemecia Achacollo, dijo el domingo que trabajará en coordinación con las organizaciones campesinas para acelerar la mecanización del agro y mejorar la producción alimentaria del país.

"Vamos a trabajar con las organizaciones que son los entes matrices y quienes van a enfocar este tema (..) porque no solamente requieren tractores, sino un equipamiento completo", dijo en el programa dominical El Pueblo es Noticia, de la radio y televisión estatal.

Achacollo, de padres aymaras y nacida en Santa Cruz, señaló que prestará mayor atención al occidente del país, donde la mecanización del campo está en desventaja en comparación con el oriente.

"En occidente yo creo que es muy poquito, no hay; la gran parte está en el oriente", anotó.

Achacollo aclaró que mecanizar el proceso de siembra, cultivo y cosecha en el campo no se reduce simplemente a dotar de tractores agrícolas a los productores sino que demanda realizar más inversiones.

"De qué sirve que yo le entregue un tractor un hermano campesino si va comenzar a arrastrar, a sembrar y después no tiene fumigadora, porque ya no se necesita mochila, sino una fumigadora grande, después una cosechadora", explicó.

En ese contexto, Achacollo dijo "es un equipamiento completo que tenemos que darles para apoyar la producción agrícola incluyendo el transporte para llevar sus productos a los mercados nacionales y del exterior.

 


Con el inicio del 2010 a la par se cierra la primera década del siglo XXI, que ha sido un ciclo importante en la vida del Ecuador.

Al inicio mostraba un país confuso y pesimista, mas al concluirlo presenta un país inserto en una tendencia de renovación, aunque con fragilidades, pero con la vitalidad de debates sociales y políticos de trascendencia regional y continental.

La década estuvo marcada por la búsqueda de caminos alternativos. 

La componenda entre los partidos Social Cristiano, democracia cristiana y social democracia, expresada en la Constitución de 1998, se desmoronó como castillo de naipes. El proyecto de hegemonía se quebró.

Recordemos los primeros meses del 2000, marcado por las secuelas de una de las peores crisis, quiebra bancaria y éxodo al exterior, tanto que el 21 de enero el Parlamento era tomado por una movilización indígena, que horas después pactaba con un sector de militares, provocando la caída de Jamil Mahuad.

Cada año fue afirmando una corriente creciente y profunda de la sociedad ecuatoriana, de sus clases y capas populares, también de sus estratos medios e incluso parte de la élite, por dejar atrás las modalidades oligárquicas de reproducir la economía y la política, así como la constatación del agotamiento del recetario neoliberal.

La singularidad y fortaleza del proceso ecuatoriano provinieron de los sectores que habían sido excluidos durante siglos, desde la época colonial hasta la republicana, los pueblos y nacionalidades indígenas, que mantienen con fuerza las demandas de plurinacionalidad, multiculturalidad, y exhiben una filosofía de vida, reconocida como cosmovisión, con muchas potencialidades, frente a la crisis de las formas especulativas y destructivas.

También tuvieron rol destacado los planteamientos de los movimientos de mujeres, el discurso crítico de las corrientes ecologistas y de derechos humanos. Y la resistencia de los diversos sindicatos, especialmente de los servicios públicos, por los derechos de los trabajadores y la soberanía nacional.

Fue destacada la labor de síntesis y sistematización de una intelectualidad atenta y comprometida con estos movimientos sociales y culturales.

Tales componentes abrieron paso a corrientes de cambio; cuestionando al  Estado nación y reconociendo la plurinacionalidad; cuestionando el monoculturalismo e impulsando la interculturalidad; cuestionando la dependencia y defendiendo las soberanías; cuestionando la desigualdad y  promoviendo las equidades; reconociendo la pluralidad en los sujetos sociales;  recuperando como horizonte el sumak kawsay (buen vivir); impugnando los mecanismos de despojo de los recursos naturales y fomentando los derechos de la naturaleza y el agua.

Esta propuesta hoy es la columna vertebral de la nueva Constitución, el gran aporte de la década y el desafío enorme para el conjunto del país, mandato político para la élite gobernante, programa de lucha y derechos para las clases populares.

Esto implica enfrentar asignaturas pendientes del proceso histórico ecuatoriano: la primarización productiva, la restricción de la democracia y la inequidad en el acceso a los recursos.

 

Francisco Hidalgo Flor es Investigador Social

(Publicada en el diario "El Telégrafo" edición 9 de enero del 2010 )

 

La producción agrícola en general y la cría de ganado son las actividades económicas más importantes de nuestro país de acuerdo con la percepción de la población, revela una encuesta impulsada por la UGP. Itaipú y Yacyretá aparecen como la tercera fuente económica.

 

El 98% de las personas cree que la agricultura es la actividad de mayor importancia para la economía del país, según una encuesta realizada por la firma COIN, cuyos resultados dio  conocer ayer el ingeniero agrónomo Héctor Cristaldo, titular de la Unión de Gremios de la Producción (UGP).   

El dirigente comentó que el sondeo confirma la hipótesis de muchos, que el trabajador del campo no tiene tiempo para otra cosa que labrar la tierra, y que ese es su mejor marketing.   

Cristaldo reveló que la encuesta demostró también que las otras actividades productivas con mayor relevancia para el Paraguay son la ganadería y los fondos recibidos de las hidroeléctricas Itaipú y Yacyretá juntas.   

Con respecto al prestigio de la producción ganadera, dijo que es similar a la agricultura, que se debe al esfuerzo del sector.   

Sin embargo, en el caso de las hidroeléctricas, Cristaldo destacó que la importancia dada por las personas se debería más al trabajo propagandístico desarrollado por estas, antes que a la proporción real de su importancia en nuestra economía, hecho que debe ser analizado por los economistas.

En relación a Itaipú y Yacyretá, la población también percibe que están muy relacionados a hechos de corrupción y a exagerados sueldos de sus funcionarios.   

En cuanto a los rubros agrícolas específicos, la opinión de los encuestados indica que la soja y el trigo son los renglones más determinantes de la economía.   

El 65% de ellos consideró que la soja es muy importante, mientras que al trigo se le adjudicó la misma categoría, en un 57%.   

El algodón sigue en la memoria de los paraguayos, el 48% considera que su cultivo es importante para nuestro país, pero este año solo se sembraron 18.000 hectáreas de las 550.000 hectáreas que había hace 19 años. El sésamo no fue mencionado.   

Los resultados de la encuesta también revelan que la población percibe que la agricultura está relacionada con actividades que pueden contaminar el ambiente. Otro aspecto encontrado fue el gran desconocimiento sobre la biotecnología y los transgénicos.   

En la encuesta saltó también  que la gente opina más acertadamente en relación a nuestros recursos económicos, cuanto más elevado es su nivel socioeconómico.